debut con victoria en los juegos de río

Carolina Marín, una seguridad que asusta

La doble campeona del mundo de bádminton debutó en los Juegos con una clara victoria ante la finlandesa Vainio. "Estoy mejor que nunca", afirmó la volantista onubense

Foto: Marín venció su primer partido en los Juegos en menos de media hora (Leonardo Muñoz/EFE)
Marín venció su primer partido en los Juegos en menos de media hora (Leonardo Muñoz/EFE)

Hay una diferencia entre Carolina Marín y la mayoría de deportistas españoles en los Juegos Olímpicos que no por obvia es menos importante. La onubense es la número 1 en lo suyo, el bádminton; ha ganado los dos últimos mundiales y los dos últimos campeonatos de Europa. En una clasificación de probabilidades de éxito antes de los Juegos, Marín habría aparecido por encima incluso de Rafa Nadal, que aterrizó en Brasil aún lesionado y tras dos meses sin competir, o la misma Mireia Belmonte, doble medallista. Eso, sin embargo, no la presiona. Todo lo contrario.

"Estoy mejor que nunca. En todos los aspectos físico, mental, técnico y táctico también"; afirmó después de debutar este jueves con victoria ante la finlandesa Nanna Vainio, a la que se impuso en menos de media hora "Una siempre está un poquillo nerviosa, sobre todo porque siendo el primer partido una sale para ver cómo se encuentra en la pista y sobre todo también para controlar el volante y para ver cómo va el pabellón", explicó la andaluza, contenta con la instalación montada en el recinto de Riocentro, al lado de la Villa Olímpica (ella no sufre por los traslados). "Es un pabellón que se adapta mucho a mi estilo de juego, no es muy grande y a mí eso me favorece", continuó.

El oro o nada

Hace cuatro días, en su primera rueda de prensa en Río de Janeiro, Marín ya dio muestras de una infinita seguridad en sí misma. "No firmo otra medalla que no sea la de oro", dijo. Esa confianza en ella misma no es sino el reflejo del lema "Puedo porque pienso que puedo", que ha presidido sus últimos entrenamientos antes de los Juegos. Si consigue ese oro, se convertiría solo en la segunda persona de fuera de Asia en proclamarse campeona en uno Juegos Olímpicos. El único precedente es el del Poul-Erik Høyer Larsen, medallista de oro en Atlanta 1996. 

"La gente normal ve la presión de manera diferente a como la ven los deportistas. Y por eso precisamente son campeones", explicó a El Confidencial antes de viajar a Río el entrenador de Marín, Fernando Rivas. En los Juegos, todos estarán mirando a la onubense. "La verdad es que sí que los siento. Sobre todo tengo también a seis ojos ahí en la grada, que son mis padres y mi pareja. Ese apoyo es bastante importante porque a veces uno necesita ese empujoncito porque se encuentra un poquito más nerviosa", comentó después de su victoria. ¿Eso le añade presión? "No, al revés. Para mí es un orgullo que estén ahí arriba apoyándome", responde. Sus padres y su novio no eran los únicos que estaban en la grada. En total había siete banderas de España y un cartel con la frase "Vamos Caro", un grito que va camino de convertirse en el nuevo "Vamos Rafa".

Carolina Marín está centrada en conseguir su objetivo. El siguiente obstáculo será la danesa Line Kjærsfeldt, contra la que jugará el sábado. Lo hará vestida amarilla, como este jueves, o de rojo, los dos colores que ha elegido para los Juegos. "Voy de amarillo porque es el color de España", dijo tras su primer partido. "Otro día iré de rojo, que es el otro color de España. Así que aquí no hay superstición. Aquí vamos a lo que vamos".

Juegos Olímpicos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios