pROGRAMA ADO EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE RÍO

Las 18 apuestas (e incógnitas) españolas en Río: radiografía de las becas ADO

El programa ADO es una oportunidad para los deportistas españoles de despegar en su disciplina. Analizamos unas ayudas sin las cuales muchos no llegarían a los Juegos

Foto: Ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
Ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Al deportista más veterano de estos Juegos Olímpicos no le cogió por sorpresa la clasificación. “He luchado mucho, todavía me muevo rápido”, responde desde Río de Janeiro el jugador de tenis de mesa He Zhi Wen, rebautizado al español como Juanito. Serán sus cuartos Juegos, aunque nunca logró un gran resultado. Por eso vuelve confiado en superar las primeras rondas. “Puede ganarle a cualquiera”, dice Enrique Pérez, director de su equipo, el UCAM Murcia. No es el mismo que llegó a ser campeón del mundo por equipos con China en 1985, pero desde que llegó a la Villa Olímpica hace ya una semana, Zhi Wen solo entrena.

El pasado viernes se subía en el mismo avión rumbo a Brasil Hugo González de Oliveira, al que le separan casi cuatro décadas de Juanito. El más joven de la expedición llega a Río con 17 años y una marca que rebaja en un segundo la mínima olímpica. “Lleva el objetivo de siempre, bajar sus tiempos”, señala su padre Juan Miguel, que apenas ha intercambiado un par de 'whatsapps' con su hijo desde su llegada a Brasil: “Está muy motivado y concentrado”. Es el primer gran desafío de su carrera desde que se zambulló en las piscinas del Centro de Tecnificación Deportiva de Madrid a los siete años, donde sigue entrenando varias horas al día.

Los Juegos Olímpicos no pueden simplificarse en un medallero. Es también el escaparate para aquellos que sin aspirar a grandes hazañas quieren financiar su carrera deportiva y mejorar sus marcas. El nadador Hugo González y el palista He Zhi Wen son dos de la veintena de olímpicos que, sin haber conseguido una marca relevante en 2015, acuden a Río con una beca de la Asociación Deportes Olímpicos (ADO) bajo el brazo.

Tras analizar los datos publicados por el programa ADO durante el último ciclo Olímpico (2013-2016), El Confidencial ha extraído que 18 de los más de 300 participantes españoles son la 'gran' apuesta de futuro o bien destacan en deportes minoritarios. Ninguno ha logrado medallas o diplomas con el equipo nacional durante sus participaciones en Juegos y Mundiales. “Las federaciones pactan con el ADO qué atletas tienen opciones de triunfar. Es un criterio subjetivo”, explica un portavoz de la Real Federación Española de Atletismo. La asociación les incluye como futuribles perceptores de las bolsas, pendientes de su actuación en Río

Una de las principales bazas sobre el tartán es Orlando Ortega, primero del ránking mundial en los 110 metros vallas. La federación asegura que el atleta cubano, nacionalizado español este año, “tiene fácil lograr la beca”. Al pronóstico le respaldan los tres récords nacionales que batió durante 2016, convirtiéndose en serio aspirante al medallero junto a Ruth Beitia y, en menor medida, Bruno Hortelano.

El flamante campeón europeo de los 200 metros lisos “no había tenido marcas importantes hasta este año”, indica el portavoz de Atletismo, “lo que le impide haber entrado a tiempo en la terna de becados del ADO para 2016”. Tras romper en la Diamond League un nuevo récord de España ante la presencia de Usain Bolt, el plusmarquista cuenta con opciones de hacerse con la bolsa económica a partir de los Juegos.

“Pese a no contar con resultados en 2015, ha conseguido clasificarse para Río y por eso percibirá una beca este año”, confirma el ADO. Además de Hortelano, otros 177 deportistas disputarán los Juegos sin figurar, a día de hoy, en el listado de becados de la asociación.

Los altibajos del programa ADO

El programa ADO se financia a través de donaciones de empresas públicas y privadas. Comenzó en 1988 con Barcelona 1992 como objetivo y, en los cuatro años siguientes, las bolsas económicas apoyaron el desarrollo de los atletas para fortalecer el hasta entonces débil medallero español. Las 22 preseas confirmaron el éxito del proyecto, que se mantiene casi treinta años después pese al drástico recorte presupuestario durante la última década. El actual ciclo olímpico, entre 2013 y 2016, es el período en el que menos fondos se han invertido en la formación de deportistas.

El plan ADO para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro se marcó como prioridad “conseguir el mayor número posible de medallas y finales”. Para ello destinó, hasta la fecha, 22,54 millones de euros repartidos en 1.284 becas. Las principales cuantías se otorgan a los medallistas en Juegos y Mundiales, seguidos por diplomas en estas competiciones y medallas en campeonatos de Europa. El resto se las reparten los demás participantes en los Juegos, aquellos que entran por ránking en su deporte y los clasificados en la categoría “especiales”, las apuestas deportivas en las que entran atletas como Orlando Ortega y Hugo González de Oliveira.

 

Por federaciones, el reparto también es desigual. La natación percibió durante este ciclo olímpico una de cada cinco becas entregadas por el programa, del que se beneficiaron más de 80 deportistas por año. El 10% se fue a la Federación de Balonmano, que solo contará con el equipo femenino en Río tras hacerse con la medalla de bronce en Londres.

Varios de los olímpicos becados en el plan especial contaron previamente con las becas Podium, con patrocinio privado y destinadas a deportistas más jóvenes. El propio Hugo González fue uno de ellos, e invertía el dinero en la adquisición de nuevo material. Para la triatleta Miriam Casillas, sin embargo, el apoyo de las Podium fue indispensable para llegar a Río.

“La Federación no podía abonar todo y el año pasado tuvimos que pagarnos la mayoría de viajes y estancias. Sin las becas Podium habría sido imposible”, reconoce la joven extremeña, que firmó la cuarta plaza del equipo español en la Serie Mundial de Yokohama, donde finalizó vigésimo tercera. Será la primera deportista del Club Triatlón Ferrol en participar en unos Juegos. “Es comprometida con todo lo que hace, entrena duro. Prometía desde pequeña”, confiesa Cali Formoso, presidente de la entidad. El laureado triatleta ferrolano Gómez Noya, que no estará en Río por lesión, también felicitó a la joven “tras pasar los dos últimos años dando vueltas al mundo”.

Casillas firmó su inclusión en el equipo olímpico pese a incorporarse tarde a las World Series que daban opción a clasificarse para Río. “Estar ya es un premio. Pero los deportistas somos siempre muy ambiciosos y mi objetivo es estar delante en los tres segmentos de la prueba”, anuncia ilusionada.

"Algunos se han ido al verse sin bolsa"

El recorte en la dotación de las becas ADO durante la última década provocó que se estableciese una nueva cláusula para el último ciclo olímpico: “En el momento en el que se pierdan las posibilidades de clasificación o de participación en los Juegos, se suspenderán las ayudas”. Atletas como Javier Gómez Noya perderán su derecho a bolsa económica tras la lesión sufrida el mes pasado. Una situación similar viven Tamara Echegoyen, Sofía Toro y Ángela Pumariega, que lograron el oro en los Juegos Olímpicos de Londres, pero se les retiró la beca por cambiar de modalidad y no lograr la clasificación para Río.

Además, la nueva restricción hace peligrar el futuro del equipo que mayores glorias ha dado a la delegación española en los últimos años. La natación sincronizada se colgó la medalla de plata en Pekín 2008 y la de bronce en Londres 2012, pero la tormenta mediática que desembocó en la destitución de la seleccionadora Anna Tarrés coincidió con el fracaso de las nadadoras. La inesperada ausencia en los Juegos se traduce en una decepción deportiva, pero también en la pérdida de becas ADO.

Este año habrá 34 deportistas que dejarán de percibir la beca tras perderse los Juegos de Río

“Algunas se plantean dejarlo. Varias compañeras ya se han ido tras el preolímpico al ver que no contaremos con la bolsa”, mantiene Clara Camacho, plata en el Mundial de Barcelona 2013. Sometidas a más de diez horas de entreno diarias, las nadadoras no tienen tiempo para encontrar otros trabajos. “No cobramos por lo que hacemos, la beca era una recompensa”, lamenta la madrileña, que en los últimos años vio como miembros del equipo debían desplazarse 40 kilómetros diarios para acudir a los entrenamientos.

“Antes había más opciones de negociar las partidas”, recuerda Ramón Cid, director técnico de la Federación de Atletismo. “Cuando el ADO vio que tenía casi todo su presupuesto comprometido, se vio obligado a cambiar la normativa. Ahora es más estricta”, continúa. Este año habrá 34 deportistas que dejarán de percibir la beca tras perderse los Juegos de Río.

A los nuevos obstáculos de la normativa se suman los plazos burocráticos para la obtención de las bolsas. El programa ADO realiza el pago de la beca a las correspondientes federaciones para que estas remitan el importe a los deportistas. En el caso de Miriam Casillas, que igual que otros olímpicos reconoció a este diario desconocer que su nombre figuraba en la relación de becados, la Federación de Triatlón expidió el 'compromiso de aceptación' de la atleta fuera de plazo, según explicó la asociación. La demora en la entrega pospone hasta septiembre el ingreso de la bolsa.

La sombra del dopaje en el programa ADO

No todo son luces en el deporte español, y tampoco en el programa ADO. En la última década, cinco de los becados han sido suspendidos por dopaje tras haber recibido la asignación económica prevista. Solo David Meca recibió una beca tras ser suspendido por nandrolona en 1999. En este sentido, la normativa es bastante laxa ya que una vez cobrado el importe de la ayuda no hay forma de castigar a los atletas que se saltan las normas.

 

La normativa actual establece que "se suspenderá cautelarmente la beca del deportista que tenga un resultado positivo en un control de dopaje, excluyéndole definitivamente del Programa ADO cuando la sanción sea firme". En cambio, no se establece que el deportista sancionado tenga que devolver las cantidades cobradas antes del resultado positivo en sustancias prohibidas.

¿Cuánto dinero supone una beca ADO?

Las cuantías que perciben los deportistas por una beca ADO varían en función de los logros (medallas, diplomas) que realizan a lo largo de un año. Existen diferentes tipos de becas cuyos emolumentos se dividen en una parte fija y otra variable.

Además, en función del deporte, las cuantías varían también de forma significativa. De esta forma, y dependiendo de los resultados, un deportista español puede obtener entre 5.000 y 60.000 euros. En el presente año, la nadadora Mireia Belmonte es la becada que más dinero ha recibido (60.000 euros) gracias a sus actuaciones en las diferentes competiciones.

Puede consultar en el Anexo de los Criterios Generales ADO 2016 la distribución de las becas según las marcas que atesora cada deportista.

Juegos Olímpicos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios