liderazgo, gestión del éxito, motivación...

La charla de Scariolo que un deportista y cualquier profesional debería escuchar

Es italiano, pero también seleccionador español de baloncesto, un deporte al que siempre hace referencia, aunque su manual va mucho más allá, tanto que hasta da conferencias

“¿Qué me enamoró de Sergio? Su honradez y seriedad. Es muy honesto y solidario. Su confianza social. Son valores que enamoran más que un físico”. Quien así se expresa es la exjugadora de baloncesto Blanca Ares y el Sergio del que habla no es otro que Sergio Scariolo (Brescia, Italia, 1 de abril de 1961), su marido y actual selecciondor español del baloncesto, un equipo al que ha llevado a ganar tres campeonatos de Europa (2009, 2011 y 2015) y ser subcampeona olímpica en Londres 2012, y un deporte que ella conoce porque también fue internacional. 

Ahora, en los Juegos que se disputan en Río, el técnico italiano vuelve a ser el encargado de liderar a los Pau Gasol, Sergio Rodríguez y Rudy Fernández. Un liderazgo que no sólo está basado en sus conocimientos de un deporte que le apasiona, sino también en un auténtico manual que Scariolo comparte con los lectores de El Confidencial. En una charla con el seleccionador español es imposible que el baloncesto no esté presente, aunque su perfil poliédrico permite hablar con él del liderazgo, del compromiso, de la gestión de grupos y del éxito, del aprendizaje o de la presión y hasta de la comunicación, cuestiones todas que se pueden aplicar al mundo empresarial o profesional. De hecho, Sergio da conferencias que nada tienen que ver directamente con el deporte, aunque los valores de éste siempre son una referencia para él y sus mejores puntos de apoyo.

Recuerdo actuaciones de las que años después me he avergonzado y deseado que mis hijos no las vean y piensen cuál es mi profesión

"El deporte de alta competición se lleva bajo presión. Se toman decisiones en fracciones de segundo que conlleva que uno no siempre pueda seleccionar cuál es el mejor comportamiento. Yo recuerdo actuaciones de las que años después he podido avergonzarme y desear que mis hijos no las vean porque no es justo lo que quiero que piensen cuál es la profesión de su padre". Claro que si algo tiene claro Sergio es que "se aprende equivocándose y el error es precisamente darle demasiada importancia a los errores. No hay ninguna duda de que se tiende a magnificar el sentido de un éxito y de un fracaso, de una victoria, de una derrota, de una decisión tomada, de una no decisión tomada. Lo que he aprendido con los años es a relativizar", explica. 

Pensar que cuando se ha ganado todo se ha hecho bien, así que como cuando se ha perdido todo se ha hecho mal, es un gravísimo error

Además de sus triunfos con España, Scariolo también levantó trofeos en los que tres clubes españoles en los que ha entrenado. Así, con el Baskonia ganó una Copa, con el Real Madrid una Liga y con el Málaga una de cada. "No saber gestionar el éxito, ser incapaz de encontrar los puntos de mejora, lo que se ha hecho mal dentro de lo que ha salido bien, lo que se puede hacer mejor dentro de una experiencia deportiva o profesional que ha tenido éxito, posiblemente está sentando las bases para que ese éxito sea efímero, para que no se siga pudiendo ganar, porque los demás se están preparando como mínimo igual que tú para poder llegar a ese éxito, pensar que cuando se ha ganado todo se ha hecho bien, así que como cuando se ha perdido todo se ha hecho mal es un gravísimo error". 

La selección española que ganó el Europeo de baloncesto en Francia con Sergio Scariolo al frente. (Reuters)
La selección española que ganó el Europeo de baloncesto en Francia con Sergio Scariolo al frente. (Reuters)

A diferencia de muchos entrenadores, la mayoría inducidos malévolamente por los departamentos de (in) comunicación de sus clubes o federaciones, Sergio rompe moldes y asegura que él ve a los medios "como un trámite y no un interlocutor definitivo. Un puente con los aficionados, que tienen el derecho a tener más datos a través de los protagonistas, sobre todo si, como es ahora mi caso, entrenas a una selección, al equipo de todo un país". Scariolo es consciente de que no siempre se puede ni se debe dar toda la información, pero sí que hay que saber compartirla, precisamente para que las posibles críticas no sean fruto del desconocimiento, al menos de los hechos.

Quien no sabe gestionar el éxito, ver lo que se ha hecho mal dentro de lo que ha salido bien, está sentando las bases para que el éxito sea efímero

"La mejor manera de comunicar es hacer y dar ejemplo con tu forma de actuar y tu forma de vivir", afirma el italiano en su charla con El Confidencial, la cual, por motivos obvios, nos vemos obligados a reducir. Aunque cuando pone ejemplos no es fácil abstraerse del baloncesto, es evidente que todo lo que dice es aplicable a cualquier grupo de trabajo. "Hay que ser una referencia positiva para los demás e intentar tener dentro de tu equipo otros líderes que a su vez sepan contagiar a sus compañeros. Incluso de una forma más inmediata, es decir, comunicar sin tener que hablar demasiado. La gente que sabe transmitir con el ejemplo es una bendición", sentencia. 

¿Y el compromiso?, una palabra de la que tanto se habla, pero que no siempre se demuestra. "El compromiso es fundamental, empezando por uno mismo. En el momento de pensar en liderar a otra gente lo primero es el compromiso de ti mismo con los valores que considerar prioritario". En ese sentido, cabe destacar que Sergio preside la fundación que lleva el nombre de su padre, Cesare Scariolo, y que ayuda a los niños con enfermedades oncológicas. De ahí esa solidaridad y la confiaza social de la que hablaba Blanca Ares. 

Juegos Olímpicos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios