máxima emoción en el WGC México Championship

McIlroy mete la directa, pero Jon Rahm y Sergio García resisten en México

Jon Rahm (-5) y Sergio García (-3) se han quedado atascados cuando ha llegado la hora de dar el salto y subirse al primer escalón. Eso sí, atascados pero muy vivos

Foto: Jon Rahm, durante el WGC Mexico Championship (EFE)
Jon Rahm, durante el WGC Mexico Championship (EFE)

Rory McIlroy (-9) ha tomado el liderato en el WGC México Championship con una de esas poderosas exhibiciones a las que nos tiene acostumbrados. Ha entregado una tarjeta de 65 y se ha colocado al mando del torneo con dos golpes de ventaja sobre Phil Mickelson, Justin Thomas y Ross Fisher. Ha sido una de esa rondas de Rory que te dejan con el sabor de boca de que podría haber puesto el torneo patas arribas. Sólo en los tres últimos hoyos se dejó por el camino dos muy buenas opciones de birdie en el 16 y 18 y tripateó para bogey en el 17. Hagan las cuentas. Si en lugar de ser líder de dos lo fuera de cinco, tampoco sorprendería a nadie. Jon Rahm y Sergio García, mientras, aguantan el tirón.

[Más noticias de golf]

McIlroy ha vuelto con fuerza a la competición. El parón por la fisura en la costilla producida en el Open de Sudáfrica el pasado mes de enero le ha sentado de maravilla. O más bien parece como si no hubiera ocurrido nada entre medias, pues en Sudáfrica ya disputó el desempate por la victoria... estando lesionado. El norirlandés ha desplegado hoy un juego soberbio, atacando de frente al revirado campo de Chapultepec. Ha sido el primero en tocar la corneta y poner las orejas tiesas. Él ha conectado el primer derechazo al torneo.

Rory va directo a por el número 1 del mundo, aunque Dustin Johnson (-6), que hoy ha hecho 66 golpes, no se lo va poner nada fácil. El norteamericano ha transmitido la misma impresión que McIlroy. Si hoy hubiera hecho tres o cuatro golpes menos tampoco habría sido una locura. Los dos son apisonadoras, pero no son despiadados. Hacen concesiones y ahí debe estar la esperanza del resto. Ay, si estos dos tuvieran el instinto asesino del Tiger Woods de antaño...

Jon Rahm, en acción (EFE)
Jon Rahm, en acción (EFE)

Grandes líos

Y en estas rendijas que van dejando es por donde querrán colarse los españoles este fin de semana. Ha sido un día áspero, feo, discreto, mate, pero con un final de esos que te cambia la película. Y no sólo por ellos, sino por cómo acabó también el líder. Jon Rahm (-5) y Sergio García (-3) se han quedado atascados cuando ha llegado la hora de dar el salto y subirse al primer escalón. Eso sí, atascados pero muy vivos. Mucho más con esos dos birdies finales de Sergio y Rahm en el 18. El vasco, por cierto, estuvo a punto de embocar desde la calle. Más que nada, por si a alguien se le había ocurrido descartarlo de la victoria...

Las vueltas de Rahm y Sergio han estado cortadas por el mismo patrón. No se han metido en grandes líos, aunque Sergio ha estado algo menos certero de tee a green que ayer. No obstante, sobre todo les ha faltado dejarse alguna opción de birdie más. Simplemente, hoy no las han dejado tan cerca. Eso, y algún putt más que podía haber entrado, obviamente.

Rory McIlroy, en acción en México (Reuters)
Rory McIlroy, en acción en México (Reuters)

Sabor amargo

En cualquier caso, están a cuatro y seis golpes respectivamente de McIlroy y dos y cuatro de la segunda plaza. Es decir, metidos de lleno en la pelea con 36 hoyos por delante. Rahm está en el top ten después de dos rondas en el primer WGC de su carrera. No nos cansaremos de repetirlo.

Rafa Cabrera Bello (-1) salió con la decisión de meterse arriba. Su inicio fue fantástico, con tres birdies en los primeros seis hoyos y un parcial de cuatro menos en los nueve. Ha sido una buena vuelta de 69 golpes, pero los nueve de vuelta, con un parcial de +2, deja un sabor un poco amargo y sobre todo mucho trabajo por delante en las dos rondas que restan para dejarse alguna opción el domingo. Mientras, Pablo Larrazábal (+4) tuvo el efecto contrario al de Rafa. Fue un día duro en la oficina (73), pero al menos acabó con dos birdies en los últimos cuatro hoyos para marcharse con una sonrisa y coger energías para los dos días que restan.

Más información en Tengolf

¿Se imaginan el golf narrado como un partido de fútbol?

BFIT, la nueva app de Bridgestone para encontrar tu bola ideal

Golf

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios