SU NOVIA KATHY BOEHM LE ASISTIÓ EN TAILANDIA

Sergio García se lleva a la 'caddie' de casa para acabar entre los diez mejores

Sergio García coloca un título en sus vitrinas que junto a su regularidad y a la influencia de su novia, 'caddie' improvisada, le eleva hasta el top diez

Foto: Sergio García con el título del torneo celebrado en Tailandia.
Sergio García con el título del torneo celebrado en Tailandia.

Agotó su última bala para poder maquillar la temporada. Sergio García se llevó el título en Tailandia haciendo buena la ventaja de cuatro golpes con la que llegó a la jornada dominical. Seis 'birdies' y dos 'bogeys' permitieron al jugador castellonense firmar un 68 en su última tarjeta para poder acabar el año colocando un trofeo en sus vitrinas con la ayuda de una ‘caddie’ muy especial, su novia Kathy Boehm. Y es que Sergio García termina 2013 entre los diez primeros jugadores del mundo compensando su papel de eterno aspirante en las grandes citas de la temporada con regularidad… y sin olvidar la polémica mantenida con Tiger Woods.

Llegó a Tailandia sin ‘caddie’ profesional, pero con su musa particular al lado. Katharina Boehm, golfista amateur, prestó sus servicios de asistente eventual a su novio y éste mostró la mejor cara de la temporada. “Creo que sin ella hubiera acabado probablemente con 25 bajo” bromeaba Sergio García. Muchos señalan a la alemana como la principal causa del cambio que está experimentando el jugador español que se desenvolvió con superioridad sobre el césped. Tanto es así que el viernes, con el hierro 6 que le dio Kathy, deleitó a rivales y aficionados con un hoyo en uno: le dio tan bien que embocó de un solo golpe en ese par 3 de 180 metros aproximadamente.

“Vi la bola a la derecha del ‘green’ y empezó a rodar. Pensé que probablemente iba a terminar cerca del hoyo cuando, de repente, todo el mundo gritó. No pude ver el hoyo desde el ‘tee’ pero la sensación fue especial”. No exageraba Sergio García. Su victoria en Tailandia le vale para acabar el año entre los diez mejores a pesar de haber vuelto a pasar desapercibido en los grandes torneos. Fue octavo en el Masters Augusta de donde salió con la sensación de haber merecido un resultado mejor y su paso por el Open Británico, su preferido, estuvo marcado por el plantón a la prensa. Acabó 21º mientras que en el US Open finalizó en el puesto 45.

Sus discretas actuaciones han sido compensadas con una regularidad que ni la polémica mantenida con Tiger Woods pudo desequilibrar. No sólo alzó la voz para tacharle de mentiroso sino que aseguró que prefería no disputar las mismas citas que el americano porque “no nos caemos bien”. La tensión fue en aumento y tuvo su punto más álgido cuando el español le dedicó una frase que en Estados Unidos tiene tintes xenófobos: “Le invitaré a comer pollo frito”. Unas disculpas por escrito y un frío apretón de manos pusieron el punto final a la situación que más titulares ha generado un año en el que Sergio García no sólo acaba entre los diez mejores, también ha firmado la tercera victoria del golf español.

Golf
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios