PIENSA EN LA JUGADA ANTES DE MEDIRSE A ARGENTINA

Robben está 'obligado' a liderar a Holanda para olvidar su obsesión con Iker Casillas

Han pasado cuatro años desde la antológica parada de Casillas a Robben en Sudáfrica. A día de hoy, el extremo reconoce que sigue pensando en esa acción

Foto: Arjen Robben celebra la clasificación de Holanda a las semifinales del Mundial.
Arjen Robben celebra la clasificación de Holanda a las semifinales del Mundial.

Minuto 61 de partido. Un balón llovido de Nigel de Jong es ganado por Wesley Sneijder ante un Sergio Busquets desubicado. El mediocentro holandés controla y se inventa un pase perfecto para Arjen Robben, al que deja mano a mano ante Iker Casillas. Silencio, momento de respirar hondo, el Mundial está en sus botas... El holandés decide tirar abajo, a la izquierda del portero, pero el meta del Real Madrid realiza una antológica parada para evitar el gol. Cincuenta minutos después, Andrés Iniesta hace el resto del trabajo para dar el título a España. Después de cuatro años, Robben no ha olvidado.

Esa jugada ha marcado de por vida al jugador del Bayern de Múnich. Desde entonces, varios compañeros han confesado que el extremo sigue recordando una y otra vez aquella ocasión que pudo haber dado el primer Mundial de su historia a Holanda. Cada fallo en un entrenamiento, en un partido o visualizada por televisión de otro compañero de profesión, sirve a Robben de percha para seguir dándole vueltas a la cabeza a la parada de Casillas. Pero no para castigarse por aquello, sino como motivación para mejorar: el '11' holandés le 'debía' un Mundial a su selección.

De hecho, el propio Javi Martínez, compañero suyo en el Bayern, confirmaba antes del partido inaugural entre España y Holanda que ambos jugadores habían hablado de la famosa jugada con Casillas en varias ocasiones: "Este jueves (día antes del partido entre ambos) estuve hablando con Arjen del partido precisamente. Y durante estos dos años hemos comentado esa oportunidad que tuvo en la final del Mundial contra Iker Casillas, también de que en una final de Champions no la fallase. Y gracias a Dios el año pasado ante el Borussia Dortmund no la falló", aseguraba el español.

Aquel instante marcó de por vida a Robben. Jugador desequilibrante, acostumbrado a ser un factor determinante en los resultados de sus equipos, sentía que había tenido una ocasión única para dar a su país la mayor alegría deportiva de su historia, pero que lo malogró en el último momento. Consciente de ello, decidió que había llegado el momento de intentar llevar a su selección a lo más alto, unas ganas que se multiplicaron después del fracaso de Holanda en la Euro de 2012. Robben tenía marcado en rojo el 13 de junio de 2014: dicho y hecho, había llegado su momento.

A lo largo del presente Mundial, Robben se ha convertido en el verdadero líder de su selección. Con un juego vertiginoso, veloz e incisivo, el holandés es el gran líder de Holanda. Elegido en dos ocasiones 'Hombre del partido' en lo que va de torneo (frente a Australia y Chile), se ha convertido en una de las grandes figuras de Brasil 2014. Con tres goles en cinco partidos, tiene buena parte de 'culpa' del buen campeonato que está firmando el combinado 'oranje', aunque ahora tiene una verdadera prueba de fuego: la Argentina de un Leo Messi que también busca su primer Mundial.

Messi, en busca de la gloria con su selección

El 'antagonista' de Robben no puede ser otro más que el futbolista del Barcelona. Criticado durante muchos años por ser inconsistente con su selección, el argentino sabe que éste es su Mundial. Indiscutible líder de la albiceleste, puede presumir de ser el encargado de tirar del carro. Pero ante Holanda deberá hacerlo más que nunca, pues la inesperada lesión de Ángel di María provocará que se vea obligado a tomar más responsabilidades, no sólo en la parcela atacante, sino especialmente en la ayuda a la salida del balón en la medular de Argentina.

Otra de las notas curiosas del partido está en el enfrentamienton de Sergio Romero frente a su mentor, Louis van Gaal. El seleccionador holandés. en su paso por el AZ Alkmaar, fichó al meta argentino con tan sólo 20 años, convirtiéndolo en uno de los mejores porteros de la liga holandesa, donde llegó a estar 18 partidos consecutivos sin encajar un solo gol. Ahora, ha llegado el momento de la verdad, en el que dos selecciones de primer nivel buecan su pase a la final. Robben y Messi tienen mucho que decir, en uno de los partidos más atractivos que se puede ver en un Mundial.

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios