Ni Sampaoli ni chileno alguno le 'consoló'

El minuto más largo y más solitario en la vida de Del Bosque tras la cruel derrota

Del Bosque buscaba el encuentro, el abrazo sincero del seleccionador de Chile tras la dura y contudente derrota, pero nadie se aproximó al banquillo español

Foto: Del Bosque da instrucciones durante el España-Chile (EFE)
Del Bosque da instrucciones durante el España-Chile (EFE)

Se giró y buscó al ganador, pero se encontró con un Sampaoli que solo tenía tiempo para abrazar a los suyos y no para acordarse del rival caído, que no era otro que el campeón del mundo. Del Bosque buscaba el encuentro, el abrazo sincero de técnico argentino, pero nadie se aproximó al banquillo español. El seleccionador buscaba el consuelo en los momentos más duros que ha vivido como entrenador. España ya era historia y Del Bosque vio como pasaban por su lado los jugadores españoles. Todos con la cabeza baja y el que la tenía erguida perdía su mirada en el horizonte. Y así durante un minuto.

Nadie aparecía y Del Bosque daba la sensación de no saber qué hacer, cómo actuar en una derrota y ante una situación tan dura y desconocida como la que estaba viviendo en ese momento. Fue un minuto tenso, largo, interrumpido con la aparición de Paloma Antoranz, jefa de prensa de la Selección, y que le indicó que tenía que realizar el llamado ‘flash-interview’ con la televisión con derechos en el mismo terreno de juego. Se giró y encontró el consuelo de la cámara y el micrófono.

En sus primeras palabras no buscó excusas y no dudó en afirmar que "no seré una rémora. Situaciones así siempre traen consecuencias". Y es que el seleccionador volvió a estar un paso por delante, asumiendo que su papel al frente del equipo nacional español puede estar viviendo sus últimos días.

El consuelo de Sampaoli llegó minutos después, ya en el vestuario, pero nadie del equipo andino se acercó al seleccionador español en el momento más duro, en el de la derrota. El argentino es un tipo peculiar. Enfrentado con la prensa, el triunfo de la selección chilena sirve para reivindicar su sitio, su posición de técnico dominante y ambicioso. Algo que recordó en la sala de prensa.   

En esta ocasión, cuando Del Bosque regresó al vestuario no había charla de jugador alguno, tal y como sucedió en Salvador de Bahía. Nadie tomó la palabra. No había ganas ni deseo de buscar una explicación a lo sucedido. Todos sabían que la historia había terminado y que ahora por delante quedan cinco días de sufrimiento en Curitiba, rematados con un triste partido ante Australia. Y es que la España campeona ha igualado el triste récord de la Italia en el 50, Brasil en el 66, Francia en el 2002 e Italia en el 2010, despidiéndose a las primeras de cambio tras conquistar el Mundial cuatro años antes.

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios