Es noticia
Menú
Simeone, a reinventarse otra vez: pocas caras nuevas, pero la misma ilusión del primer día
  1. Deportes
  2. Fútbol
DESDE DICIEMBRE DE 2011

Simeone, a reinventarse otra vez: pocas caras nuevas, pero la misma ilusión del primer día

El Cholo afronta su duodécima temporada al frente del equipo. Aunque el año pasado peligró la clasificación a la Champions, los rojiblancos han completado una fantástica pretemporada

Foto: Simeone y Gustavo López, durante un entrenamiento. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
Simeone y Gustavo López, durante un entrenamiento. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Diego Pablo Simeone afronta una temporada más en el Atlético de Madrid, la 12ª desde que llegó. El equipo estaba en ruinas: cerca del descenso, eliminado en la Copa del Rey por un Segunda B (el Albacete) y clasificado para los dieciseisavos de final de la Europa League. No hay paralelismo alguno entre aquella situación y la actual. Con el Cholo se está mejor, aunque en dos de los tres últimos años (entre medias ganaron la Liga), el proyecto ha pasado por sus horas más bajas.

El Atleti se plantó en pleno confinamiento fuera de las cuatro primeras plazas y con el riesgo de no clasificarse a la Champions. Al igual que el año pasado, el tramo final de Liga fue espectacular y finalizaron en puestos de acceso a la máxima competición continental. En esa competición, tuvieron un desliz en la 'final four' disputada en Lisboa.

Los rojiblancos habían logrado lo más complicado, eliminar al Liverpool a doble partido. Eran los vigentes campeones y los líderes de la Premier League. Marcos Llorente, que resucitó aquel día, seguro que recuerda perfectamente el encuentro de vuelta (2-3). A Simeone hay jugadores que no le convencen de primeras, pero una buena actuación sienta las bases. Le pasó al madrileño ese día y a Antoine Griezmann en su primer año después de ganar al Athletic en San Mamés (1-4).

placeholder A Griezmann le costó adaptarse al estilo de Simeone. (EFE/José Manuel Vidal)
A Griezmann le costó adaptarse al estilo de Simeone. (EFE/José Manuel Vidal)

El fiasco, en cuartos de final

El Leipzig fue el rival que le tocó al Atleti en cuartos. El siguiente escollo, de haberse clasificado, era el París Saint-Germain de Kylian Mbappé y Neymar. El azar les asignó un lado del cuadro en el que evitarían al Bayern de Múnich, que enterró al Barcelona de los éxitos (2-8) y, de paso, les prepararon las maletas a Josep María Bartomeu. Los rojiblancos, no obstante, fueron incapaces de vencer a los alemanes (2-1) y se marcharon de Lisboa eliminados.

La temporada pasada la situación también fue caótica. Llegó a tal punto que el Levante, colista que a la postre descendió, ganó en el Metropolitano (0-1). La reacción de Simeone fue convocar una reunión con sus jugadores: tenía que dejarles claro que el equipo tenía que entrar en la Champions. Los ingresos derivados de la competición son fundamentales para la supervivencia del club entre los más grandes. Y por orgullo deportivo: desde que el Cholo llegó, el Atleti solo ha faltado un año y porque el argentino llegó a mitad de temporada a Madrid.

El equipo remontó el vuelo tras aquella reunión. Desde aquel día, se habló de la célebre liga de las 14 jornadas, las restantes para que terminara el campeonato. El objetivo: terminar entre los cuatro primeros. Y lo consiguieron. Gracias a ello, son diez temporadas consecutivas jugando la Champions.

placeholder Los atléticos confían en que este año sea el de Joao Félix. (Reuters/Vincent West)
Los atléticos confían en que este año sea el de Joao Félix. (Reuters/Vincent West)

Las posiciones débiles, reforzadas

La incógnita es saber qué ocurrirá este año. El Atleti ha reforzado las posiciones que necesitaba: el lateral derecho después de la marcha de Kieran Trippier y la delantera tras la salida de Luis Suárez. En sus lugares han llegado Álvaro Morata y Nahuel Molina. Además, en el centro del campo se ha incorporado Axel Witsel, jugador curtido en Europa y en la Bundesliga.

No hay que olvidarse de Reinildo, que llegó en invierno y ha sido uno de los jugadores que más rápido se ha adaptado a la idiosincrasia cholista. Tampoco de Joao Félix, que se perdió los últimos ocho partidos de la temporada pasada y que ha completado una pretemporada sensacional. Este debería ser su año.

La diferencia de la competición española con respecto al resto de ligas europeas parece evidente, especialmente con la inglesa. No solo por los desembolsos en fichajes, sino por el mayor ritmo que hay en el juego. El Madrid, sin embargo, demostró la temporada pasada que los equipos nacionales aún tienen mucho de qué hablar en Europa. Y el Atleti podría estar ante su oportunidad de oro. Comienza el proyecto 12.0 de Simeone.

Diego Pablo Simeone afronta una temporada más en el Atlético de Madrid, la 12ª desde que llegó. El equipo estaba en ruinas: cerca del descenso, eliminado en la Copa del Rey por un Segunda B (el Albacete) y clasificado para los dieciseisavos de final de la Europa League. No hay paralelismo alguno entre aquella situación y la actual. Con el Cholo se está mejor, aunque en dos de los tres últimos años (entre medias ganaron la Liga), el proyecto ha pasado por sus horas más bajas.

Atlético de Madrid
El redactor recomienda