Un sólido Sevilla se impone al Barça en la ida de las semis de Copa (2-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Los andaluces fueron mejores

Un sólido Sevilla se impone al Barça en la ida de las semis de Copa (2-0)

Los tantos de Jules Koundé e Ivan Rakitic en el Ramón Sánchez-Pizjuán ponen tierra de por medio en la eliminatoria. Lopetegui anuló el planteamiento de Koeman desde el principio

placeholder Foto: Jules Koundé celebra el primer tanto del encuentro ante el Barça. (Reuters)
Jules Koundé celebra el primer tanto del encuentro ante el Barça. (Reuters)

El Sevilla de Julen Lopetegui es una máquina competitiva. Esto no le exime de poder caer como cualquier otro equipo, pero en caso de morir, va a morir matando y obligando al contrario a pagar un precio muy alto. Algo que ya conoce el Barça después de perder el primer duelo de la semifinal de la Copa del Rey disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán y verse superado durante gran parte del encuentro. Con tantos registros sobre los que afrontar partidos de máximos vuelos, el Sevilla maniató al conjunto de Ronald Koeman hasta desnaturalizarlo: sin posesión y sin generar ocasiones de gol.

placeholder Jules Koundé celebra el 1-0. (Reuters)
Jules Koundé celebra el 1-0. (Reuters)

Despojado del balón y blindado por dentro sin él, el Barça jugó a contracorriente y se pasó toda la primera parte corriendo mal y hacia atrás. Superado en las zonas interiores, Julen Lopetegui detectó la espalda de Sergio Busquets como un páramo sobre el que lanzar su victoria. Allí, Suso y el Papu Gómez se colocaron a la espalda y los lados del centrocampista culé mientras provocaban que el ‘5’ azulgrana saliese a presionar fuera de zona. El Sevilla movía el balón con la velocidad y precisión de la que carecía el cuadro visitante.

Jules Koundé, el mejor central de LaLiga

Y sin embargo, todo pudo cambiar al inicio del choque cuando Antoine Griezmann detectó el desmarque de Leo Messi en la retaguardia de Jules Koundé, pero la acción salvadora de Bono a la definición del rosarino modificó el futuro del partido. A partir de esa acción y tras unos minutos de tanteo, el Sevilla empezó a ganar poso con el cuero. Mientras, Koundé empezaba a exhibir su batería de recursos individuales a las que suma unas condiciones físicas, técnicas y tácticas sobrenaturales.

Así, Joan Jordán puso el balón al pie de Suso con un cambio de orientación milimétrico, observó la subida del central francés y su centrochut se paseó por el área sin encontrar rematador. El Barça buscaba reaccionar mediante Ousmane Dembélé, el atacante más activo en el primer tiempo, pero su pase para Messi en el balcón del área se zanjó con el disparo impreciso del argentino por encima del travesaño.

placeholder Leo Messi trata de batir a Bono. (Reuters)
Leo Messi trata de batir a Bono. (Reuters)

Koundé ya había avisado, pero pocos esperaban que iniciase una jugada como central, la continuase como interior, desbordase con el descaro propio de un extremo y definiese con la frialdad y la determinación de un killer del área. En el minuto 25, el galo se sacó de encima a Griezmann con un toque sutil, se libró del corte de Busquets, eliminó con un autopase a Umtiti y colocó el balón cruzado ante Marc-André ter Stegen. Una acción digna del mejor central de LaLiga y de un proyecto de jugador llamado a imprimir su nombre en la Copa de Europa.

El Sevilla asestaba el primer golpe y el Barça, frustrado e impotente, observaba cómo el electrónico amenazaba con variar en cualquier momento. Primero, Youssef En-Nesyri estuvo a punto de driblar a Umtiti en el interior del área y luego, en el último minuto antes del descanso, Sergio Escudero ponía a prueba la elasticidad del guardameta teutón con una mano extraordinaria. Ter Stegen evitaba el 2-0 y el Barça, se salvaba por muy poco.

El Barça colocó su presión 20 metros más arriba

A la vuelta, el Barça aumentó varios puntos su agresividad sin balón en campo contrario. Al defender más espacio en más metros, los huecos se multiplicaron y, con ello, las acciones de peligro. En unos primeros cinco minutos de infarto, el centro de Dembélé no conectó con De Jong por poco gracias a la intervención de Koundé. Acto seguido, Umtiti abortaba sobre el precipicio la acción individual de un En-Nesyri que ya había dejado atrás a Mingueza. Messi, cuya presencia había sido testimonial hasta ese momento, dibujó un contragolpe fantástico. El ‘10’ abrió para De Jong, el neerlandés le devolvió la responsabilidad en la medialuna del área y Messi se sacó un disparo ajustado que Bono despejó a córner por poco.

placeholder El Sevilla defendió con uñas y dientes su ventaja. (Reuters)
El Sevilla defendió con uñas y dientes su ventaja. (Reuters)

La ida se jugaba como si fuera la vuelta. Joan Jordán extendía sus tentáculos por el centro del campo y el Barça lograba, desde el colectivo y el paso adelante en la presión, acular al Sevilla en su campo. Sin la presencia de Ronald Araújo en los azulgranas ni de Lucas Ocampos en los hispalenses, claves ambos en las situaciones de contragople, Koeman eligió jugársela y buscar el gol, pero dejaba la puerta abierta a la espalda azulgrana. El técnico sevillista reaccionó: triple cambio para introducir a Rekik, Munir y Luuk de Jong por Escudero, el Papu Gómez y En-Nesyri.

Sin pegada, un problema que ya viene siendo habitual esta temporada, el Barça buscó en la figura de Jordi Alba la profundidad que ansiaba su ataque. El Sevilla resistía sin grandes problemas y ni las acciones individuales del lateral azulgrana ni de Messis servían para desestabilizar a un serio conjunto local. Lopetegui agotó todos sus cambios en el 83 (Jordán por Gudelj y Suso por Óliver Torres) mientras Koeman se reservó la carta de Riqui Puig hasta el 85 y la de Francisco Trincao hasta el 89.

placeholder Los jugadores hispalenses, en el 2-0. (Reuters)
Los jugadores hispalenses, en el 2-0. (Reuters)

La propuesta del Barça tenía sus grandes riesgos, especialmente cuando Umtiti debe aguantar la línea defensiva con tantos metros a su espalda. Asimismo, Óliver Torres lanzó en largo a Ivan Rakitic, Umtiti se resbaló y el croata definió a placer ante ter Stegen en el 85 (2-0). Como en los cuartos de final, el central francés pedía socorro a gritos cada vez que tenía que defender a campo abierto. Antes del final, Messi buscaba recortar distancias a balón parado, pero se topaba con un incomensurable Bono. El Sevilla, superior y dominante, se impone en la ida de la semifinal de la Copa del Rey y parte como gran favorito de cara a acceder a la final.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Sevilla FC GOL Leo Messi Julen Lopetegui Sergio Busquets Copa del Rey LaLiga Marc-André ter Stegen Antoine Griezmann Sergio Escudero Ousmane Dembélé Jordi Alba Riqui Puig FC Barcelona