Es noticia
Al Real Madrid le van mejor las cosas cuando juegan los que no juegan siempre
  1. Deportes
  2. Fútbol
gran partido de james y benzema, goleadores

Al Real Madrid le van mejor las cosas cuando juegan los que no juegan siempre

Zidane utilizó hasta a seis futbolistas que no suelen ser habituales y la consecuencia fue olvidar la estas semanas de mal juego y sufrimiento para volver a disfrutar del fútbol en Eibar

Foto: Benzema, James y Asensio, los tres goleadores (Juan Herrero/EFE).
Benzema, James y Asensio, los tres goleadores (Juan Herrero/EFE).

Al Real Madrid le ha venido bien jugar pronto. Después del esperpento vivido el miércoles en el Bernabéu, el equipo blanco necesitaba espabilarse otra vez, porque lo que desprendió el duelo ante Las Palmas es que no había crisis, pero sí motivos evidentes para la preocupación. En cambio, el partido en Ipurua ofrece las sensaciones contrarias. El Madrid ganó al Eibar (1-4) con una superioridad aplastante evidenciada desde el primer momento del encuentro. Y claro, ahora la pregunta es por qué se jugó tan mal en los tres encuentros anteriores y tan bien en uno de los estadios más complicados de España, según los datos, pues la diferencia entre una y otras imágenes de los blancos es enorme.

A Zidane no le convencieron las palabras de sus jugadores, que le pidieron que se dejara las rotaciones para otros momentos, y volvió a emplear en la alineación a futbolistas que no suelen ser titulares, reservando, por tanto, a otros que sí lo suelen ser. En el banquillo del coqueto campo eibarrés estaban Marcelo, Kroos y Carvajal. En Madrid se habían quedado Varane, lesionado, Cristiano, algo tocado, y Bale, sancionado para los próximos dos partidos. Sin todos esos jugadores, el Real Madrid exhibió un nivel altísimo. Un juego solidario, combinaciones rápidas y efectivas, seriedad defensiva y hambre constante por mejorar lo ya obtenido. No hubo espacio al pánico ni al nerviosismo de estas fechas pasadas. Y no es la primera vez que esto sucede con algunos elementos similares sobre el césped.

Foto: Raymond Kopa, mítico jugador del Real Madrid

El Madrid salió a ganar al Eibar con Navas; Danilo, Ramos, Pepe, Nacho; Casemiro, Modric; James, Lucas, Asensio y Benzema. Es decir, de seis de los once no son titulares indiscutibles, en absoluto. Algo similar a lo que ocurrió, por ejemplo, en la ida de octavos de final de la Copa del Rey contra el Sevilla. Aquel día, Zidane lo aprovechó para rotar y el resultado fue excelente, no solo por el marcador, 3-0, sino por lo demostrado en el campo. Jugaron James y Asensio acompañando a Morata, esta vez escoltaron a Benzema junto a Lucas. Y con esos dos zurdos, el Madrid se comió al Sevilla y al Eibar de manera similar. Tres goles en el primer tiempo y una suficiencia palpable.

¿Por qué pudo suceder esto? En parte, porque los que jugaron no tienen problemas para trabajar por el equipo. El Madrid se colocó sus líneas muy cerca de la defensa armera y a través del posicionamiento de sus jugadores y su esfuerzo en presionar la salida de pelota contraria, no dejaron respirar a Dani García y Escalante, las manijas de Mendilibar, y el Eibar se encontró encerrado en su propia mitad de campo, embotellado por el Madrid. Fueron muchos los balones recuperados por Modric y James, 25 entre los dos, y cuando son dos jugadores de enorme calidad los que obtienen de nuevo la posesión, la fluidez de ideas y de juego se multiplica exponencialmente. Y no hay nadie que disfrute más el juego asociativo en este Madrid que Benzema.

El de Lyon marcó dos goles y dio una asistencia. Esos son los datos en frío, realmente buenísimos, sobre todo porque superan claramente su media goleadora, pues empezó el partido con solo cinco goles en esta Liga. Se marchó ya con siete, pero con la seguridad de haber hecho todo lo que podía en el campo, precisamente lo que siempre se le critica. No es un jugador constante, nunca lo ha sido, pero si tiene confianza, si está a gusto en el campo y no tiene que concentrarse en contentar a otros, a Benzema se le cae la calidad, porque le sobresale de los bolsillos. Junto a James y Asensio estuvo en su salsa. Y aun si dedicó buena parte del encuentro a asociarse, hizo lo que le exige la grada del Bernabéu, esto es, presionar y marcar goles. Es decir, ser un '9' puro. Vamos, esta vez lo hizo todo, otra cosa es si esto compensa cuando no hace tanto.

No hay que negar tampoco el papel que ejerce Casemiro en este equipo. Su sola presencia parece compensar la debilidad intrínseca a este Madrid en cuanto a replegar se refiere. Adrián González, el jugador del Eibar más en forma del último mes, pasó absolutamente desapercibido este sábado, como si no hubiera jugado, y eso es, en buena medida, mérito de Casemiro. Él mantiene la línea alta y barre lo que los demás no pudieron. pero es esa consecución de no romper la línea de presión la que le hace a estas alturas indispensable. Y eso que el Madrid perdió en Mestalla y sufrió en Villarreal con él en la hierba. Es, sin embargo, el único jugador de la plantilla que no tiene un relevo evidente y cuando no está en el campo se nota. No debería ser así, pero lo es.

Foto: En la imagen, Odegaard durante un partido con el Heerenveen (EFE)

Adrián no lució, lo hizo algo más Pedro León. Fue en las bandas donde Mendilibar encontró algo de sosiego al agobio al que le estaba sometiendo el Madrid por dentro. De esa manera encontró el gol, cuando ya todo estaba más que perdido. Un centro de Pedro por la derecha y un remate de Peña por la izquierda. Uno superó a Nacho (el madridista se fue al suelo por un golpe en la cara) y el otro le ganó la espalda a Danilo, algo que no debe de ser muy difícil, pues le pasa habitualmente.

Antes de eso, el Madrid había ganado el partido. A la media hora, el 0-3 no admitía debate. Doblete de Benzema y pase de gol a James. Todo lo bueno que tiene el Eibar en la construcción del juego lo tiene en su debilidad defensiva. El Madrid generó las ocasiones con calidad, pero ninguna era inevitable. Después de ese resultado ya abultado y definitorio, el Madrid se liberó y pudo marcharse al descanso con una mayor ventaja, que luego ampliaría Asensio en una contra que él quería que finalizara James, pero que el palo le hizo que la acabase él mismo. Después, descansos para Benzema y Modric... que se viene un viaje a Nápoles.

Ficha técnica

1 - SD Eibar: Yoel; Capa, Mauro Dos Santos, Ramis, Antonio Luna (Arbilla, m. 54); Dani García, Escalante, Pedro León (Inui, m. 86), Adrián (Christian Rivera, m. 62), Rubén Peña; y Sergi Enrich.

4 - Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Pepe, Ramos, Nacho; Modric (Kovacic, m. 70), Casemiro, James (Isco, m. 74); Lucas Vázquez, Benzema (Mariano, m. 64) y Asensio.

Goles: 0-1. m. 13. Benzema; 0-2. m. 24. Benzema; 0-3. m. 28. James Rodríguez; 0-4. m. 59. Marco Asensio; 1-4. m. 71. Rubén Peña;

Árbitro: José Luis González González (Comité castellano-leonés). Amonestó al local Escalante; y a los visitantes Nacho, Casemiro

Incidencias: 6.740 espectadores (entre ellos centenares de aficionados blancos) acudieron al campo de Ipurúa a presenciar un partido de la jornada 26 de Primera División, en un "medio día del club", en el que pagaron los socios azulgranas. El entrenador azulgrana, José Luis Mendilibar, vio el partido desde la grada al estar sancionado. El seleccionador estatal, Julen Lopetegui presenció el encuentro e inauguró al mediodía la nueva tribuna este de Ipurúa.

Karim Benzema Zinédine Zidane Marco Asensio
El redactor recomienda