todos juegan, todos aportan y nadie se queja

La otra suerte de Zidane, tener contentos a todos gracias a los problemas

Cuando se cerró el mercado de fichajes, se decía que había jugadores que no tenían sitio en el Madrid, pero las lesiones y las rotaciones de Zidane están dando espacio a todos los disponibles

Foto: La alineación del Madrid contra el Espanyol (Cordon Press).
La alineación del Madrid contra el Espanyol (Cordon Press).

Este Madrid no está sorprendiendo a nadie. La razón de ello es muy simple: tiene una plantilla hecha para ganar y es lo que hace, gana una vez tras otra, con dificultad o facilidad, pero al final los puntos se van sumando al casillero, que en esto del fútbol es lo único que acaba contando. Una vez dijo Axel Torres una obviedad que no por ello deja de ser brillante: "Perder es lo normal". En el caso del Real Madrid, perder es la excepción y ganar, la norma. Lo que ha conseguido Zidane es precisamente eso, que no ganar pase a ser una extrañeza digna de estudios por las más prestigiosas universidades. Y si lo ha hecho ha sido por su acierto en la elección de jugadores y, en cierta medida, por una serie de desafortunados acontecimientos que han resultado positivos para el ambiente excelente de Valdebebas.

El inicio de temporada suele llevar a prejuicios tanto negativos como positivos que pueden indudablemente no adecuarse a la realidad. Es decir, el Madrid actual es perfecto por los resultados, que han acompañado en su totalidad, pero dista mucho de ser la máquina perfecta que esos números pueden hacer creer. Hay muchos detalles todavía por mejorar, como son la contundencia defensiva y capacidad creativa ante defensas bien organizadas, pero el camino por el que transcurre Zidane es el más seguro, ya que no hay forma más fácil de progresar que con una tropa contenta y dispuesta a colaborar.

No es esto tanto mérito de Zidane, al menos no directamente. En la actualidad, el técnico de Marsella tiene a su disposición a 22 jugadores de la primera plantilla, y todos, menos el tercer portero, Rubén Yáñez, han disfrutado de minutos en lo que va de curso futbolístico. Keylor Navas, Fábio Coentrao y Lucas Silva, todos ellos con diferentes problemas físicos, son los únicos que todavía no han participado. El resto han jugado y han aportado minutos de calidad, tanto los que tienen el cartel de indiscutibles, como los que no, lo cual hace que estos últimos se sientan partícipes como los que más.

Pero esto también es posible por algunas dificultades por las que ha pasado el Madrid en este inicio de campaña. Vale la pena recordar que en los primeros partidos, como la Supercopa de Europa, el Madrid no pudo contar con los internacionales que habían llegado hasta las últimas rondas de la Eurocopa, como eran Cristiano (que además estaba lesionado), Pepe, Kroos y Bale, mientras que Benzema vino arrastrando durante todo el verano problemas en la cadera. Por tanto, jugadores en teoría suplentes como Asensio, Morata, Kovacic, Lucas, James e Isco han aparecido por el césped más de lo que cabía pensar a estas alturas. Lo mismo se puede decir de Kiko Casilla, que está aprovechando la prolongada baja de Navas para lucirse bajo palos.

Zidane sigue con pleno de victorias y a una del récord de triunfos seguidos en Liga (Alejandro García/EFE).
Zidane sigue con pleno de victorias y a una del récord de triunfos seguidos en Liga (Alejandro García/EFE).

El mérito de Zidane también se basa en que cuando no han existido problemas físicos en la plantilla, él se ha encargado también de repartir los minutos si no de forma equitativa, sí suficiente para mantener alta la moral del que aguarda por lo general su turno en el banco. Eso ha sucedido con Danilo y Nacho, los dos defensas en los que Zidane ha mostrado menos confianza, que participaron y rindiendo a buen nivel en la goleada contra Osasuna.

El brasileño es uno de los doce goleadores diferentes del Madrid en los partidos oficiales disputados hasta el momento. Además de él, Asensio, Ramos, Carvajal, Bale, Morata, Cristiano, Pepe, James, Kroos, Modric y Benzema han marcado al menos un gol. Los que no han marcado, como Varane o Lucas, han dado asistencias. Es decir, de manera directa, en el Madrid han creado goles hasta catorce futbolistas diferentes. Es decir, el fondo de armario no solo existe, sino que está siendo aprovechado al máximo. 

Nos encontramos apenas al inicio, todavía por delante quedan nueve meses larguísimos de competición a través de los cuales ya se podrán obtener análisis más definitorios sobre las rotaciones de Zidane. De él, y de las incidencias que se vayan produciendo, dependerá que la plantilla siga sintiéndose cómoda y útil. Si en futuras ocasiones tampoco le tiembla la mano al dejar a Cristiano y Bale fuera de la convocatoria por unas leves molestias, podremos reafirmar esta teoría.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios