La falacia de los millones contra el talento
  1. Deportes
  2. Fútbol
el equipo pobre no siempre es el que desciende

La falacia de los millones contra el talento

Un estudio realizado por el doctor Heriberto Rodríguez, profesor universitario de psicología, confirma que las posibilidades de descender o jugar en Europa no son tan distintas como puede parecer

placeholder Foto: Deportivo y Sporting son dos de los equipos con menor presupuesto (EFE).
Deportivo y Sporting son dos de los equipos con menor presupuesto (EFE).

No hay una verdad absoluta en el deporte, mucho menos en una disciplina tan complicada de analizar y explicar como el fútbol. No hay nada escrito que asegure cómo va a ser un partido determinado. La teoría dice que un conjunto que sea mucho mejor que otro tiene más probabilidades de ganar, y la historia así lo confirma. Pero nadie asegura que no pueda producirse una sorpresa y que el equipo pequeño se coma al grande. Y aunque el fútbol esté muy lejos de ser una ciencia exacta, existen datos que nos permiten prever con cierta garantía de éxito lo que puede suceder a lo largo de una temporada.

Y sí es cierto que el dinero influye en el fútbol. Lógicamente, cuanto más se invierta más opciones tendrán de crear una buena cantera de jugadores y podrán contratar a estrellas mundiales consagradas que suban la calidad coral del grupo. Y esos tienen todas las posibilidades de ganar la gran mayoría de partidos. Pero eso solo le pasa a los que tienen muchísimo dinero, mucho más que el resto y, como pasa en nuestra sociedad capitalista, son una minoría en comparación con la pobre mayoría. Y ahora que lo que más importa es la recuperación económica y el pago de las deudas (el cual, según LaLiga, se ha reducido 317 millones, casi la mitad de lo que era), muchos de esos clubes más pobres tienen más obligaciones financieras que deportivas.

El doctor Heriberto Rodríguez, profesor de psicología en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, ha realizado un análisis de la verdadera importancia del dinero en el mundo del fútbol, centrado en el caso de Primera División, y la conclusión es bastante sorprendente: cogiendo los datos de las últimas cinco temporadas de los presupuestos de gastos de los equipos de Primera por debajo de 100 millones y relacionándolos con los puntos obtenidos, no hay una gran diferencia entre tener 70 y 20 millones para situarse en la zona europea o luchar por no descender. Es decir, que el Sevilla y sus 73 millones de euros de presupuesto solo tienen un 21% más de opciones de jugar la Europa League que el Eibar y sus 14 millones de su presupuesto de gastos.

Si observamos la totalidad de los presupuestos de los equipos de Primera en los últimos cinco años [es decir, desde la temporada 2010-11 hasta la pasada 2014-15, aún no hay presupuestos oficiales de la campaña en curso], la media en millones de euros está en 94,11 millones. Pero si nos fijamos en la desviación típica, ésta tiene una variabilidad de 135,53 millones. ¿Por qué se produce esto? Porque "hay muy pocos ricos y muchos pobres", insiste Rodríguez. "Luego la media no es un indicador adecuado para valorar realmente los presupuestos de los equipos de Primera. El indicador más preciso es la mediana, que tiene un valor de 40 millones, lo cual es un dato más cercano a la mayoría de los equipos de Primera División”, afirma el profesor grancanario.

Heriberto Rodríguez dice que “la correlación entre puntos obtenidos y presupuestos [las dos variables a tener en cuenta] en la temporada 2014-15 está en 0,80, lo que representa exactamente el 64% de la explicación de una variable sobre otra", siempre teniendo en cuenta todos los presupuestos, sin eliminar los más altos. Pero habría que incluir el error típico de medida, que puede llegar a los 10 puntos de diferencia. Un ejemplo, para que nos entendamos: un equipo con 60 millones de presupuesto de gastos, estaría, según esta ecuación, entre los 36 puntos y 56 puntos, un universo en la clasificación. "Para esos equipos de mitad de tabla puede suponer entrar en Europa o luchar por no descender", afirma.

Pero sólo con eliminar a los cuatro equipos de Primera División que tienen 100 millones o más de presupuesto en las últimas cinco temporadas, es decir, los que desestabilizan la media global, los resultados obtenidos son absolutamente contrarios. La relación entre el dinero y los resultados no es tan alta: es sólo del 21%, 43% menos que en el anterior resultado. Aplicando las dos variables, puntos y presupuesto, de estos cinco años, nos da una fórmula que nos permite predecir con relativa exactitud cuál será la puntuación final de un equipo dependiendo de su presupuesto: Puntos=34+28% del presupuesto.

¿Qué quieren decir todas estas cifras? Imaginen que están en el colegio y cogemos todas las notas de los exámenes de matemáticas y de lengua de los últimos cinco años, y las comparamos y analizamos. Al sexto año, dependiendo de la nota obtenida en el examen de matemáticas, podríamos predecir con una fórmula qué nota sacarían en lengua. Habría una nota media, pongamos un 4,5, a la que se sumaría el porcentaje que se extraería de las notas de matemáticas, y esa suma sería la nota más probable, con un error de predicción preestablecido. Esto es igual.

Los 34 puntos de los que hablamos se darían de antemano a todos los equipos con menos de 100 kilos de presupuesto según esta fórmula. A eso se sumaría el 28% del presupuesto. Por tanto, para tener los 42 puntos que se suele decir que dan la salvación, habría que tener un presupuesto de 29 millones (28% de 29=8,12. 8+34=42). Con esto hay que tener muy en cuenta también el error típico de medida, que está en torno a los 9 puntos en este caso. Es decir, que con esos 29 millones de euros de presupuesto de gastos, la puntuación real estará entre 33 y 51, lo que puede suponer para un equipo descender u optar a Europa.

¿Cuál puede ser la conclusión de todo este estudio? Pues que en el fútbol no todo es el dinero, en realidad. Es natural que si el Real Madrid y el Barça triplican en presupuesto al tercero con más presupuesto, los dos grandes se lleven casi todos los títulos y que, si hay alguien que rompa esa hegemonía, será una gran sorpresa y tendrá un gran mérito, sin duda. Como dice Heriberto Rodríguez, "se confirma que otras variables (motivación, expectativas, talento, trabajo de grupo…) son las que tendrán que explicar precisamente el 79% restante de la variabilidad, con lo que el dinero no lo es todo y que los pobres, como la Unión Deportiva Las Palmas, todavía tenemos algo que decir… Quizás no para ganar la Liga, pero para poder decidir quién la gana y quién se despide de Primera".

LaLiga Santander Europa League
El redactor recomienda