Es noticia
Menú
Se avecina una guerra arbitral entre la LFP y la Federación
  1. Deportes
  2. Fútbol
EL REAL MADRID PIDE CAMBIOS Y TEBAS LE SECUNDA

Se avecina una guerra arbitral entre la LFP y la Federación

Florentino quiere un cambio en el sistema arbitral y ha encontrado un socio en Tebas, que va a presentar una petición formal de cambio en la estructura

Foto: Andrés Iniesta discute una jugada con el árbitro (Efe).
Andrés Iniesta discute una jugada con el árbitro (Efe).

El Real Madrid levantó la voz en diferentes ocasiones contra los árbitros durante la pasada campaña. Tal y como informó este periódico, Florentino Pérez pretendía un cambio en el sistema arbitral. En los últimos meses ha buscado socios en esa reivindicación y lo ha encontrado en Javier Tebas, inmerso en esa lucha de competencias y de criterios que mantiene con la Federación.

El presidente de la Liga de Fútbol Profesional piensa plantear en los próximos días una petición formal de un cambio en la estructura arbitral. Tebas no busca que los árbitros pasen a formar parte de la estructura de la LFP, pero sí ejercer control sobre un mundo en el que las decisiones pasan por la Federación y por el presidente Victoriano Sanchez Arminio, presidente del Comité Técnico de árbitros.

La LFP pretende tener acceso a los movimientos arbitrales, es decir, a los criterios que se tienen a la hora de subir y bajar a un determinado colegiado, al motivo por el que se selecciona a determinados árbitros jóvenes, a participar en la formación y a ser una parte activa de algo que hasta el momento piensan que son un elemento poco menos que decorativo.

Una de las aspiraciones que mantenía Florentino Pérez, en ese giro al panorama arbitral que pretende dar, es el de terminar con las designaciones arbitrales a dedo que dependen de Sánchez Arminio, Puentes Leira y López Nieto. La aspiración madridista va encaminada hacia un regreso al sorteo arbitral limitado a tres o cuatro candidatos que respondan a una serie de características que exija cada partido.

Otro de los puntos calientes es la intención que mantienen por el Bernabéu de que los mejores arbitren los partidos más destacados, que se termine con aquello que prohíbe a Mateu Lahoz arbitrar al Valencia o a Velasco Carballo dirigir al Real Madrid o Atlético. Es decir, que los mejores piten cada semana y estén en los partidos que más interés tengan, al menos, sobre el papel.

En el fondo de toda esta reivindicación está la aspiración de terminar con la jefatura de Victoriano Sánchez Arminio. Consideran que todo salto hacia adelante del mundo arbitral depende, en gran medida, de la salida del que fuera colegiado cántabro. Sánchez Arminio es de los fieles a Villar y su salida es innegociable. Las próximas semanas se avecinan duras y se presume un choque de intereses entre una Federación y una LFP cada día más distanciados.

El Real Madrid levantó la voz en diferentes ocasiones contra los árbitros durante la pasada campaña. Tal y como informó este periódico, Florentino Pérez pretendía un cambio en el sistema arbitral. En los últimos meses ha buscado socios en esa reivindicación y lo ha encontrado en Javier Tebas, inmerso en esa lucha de competencias y de criterios que mantiene con la Federación.

Javier Tebas Victoriano Sánchez Arminio Florentino Pérez
El redactor recomienda