Del botellazo a Clos al positivo por cocaína: Dani Benítez, la estrella que no supo brillar
  1. Deportes
  2. Fútbol
PODRÍA SER SANCIONADO CERCA DE DOS AÑOS

Del botellazo a Clos al positivo por cocaína: Dani Benítez, la estrella que no supo brillar

Considerado como una de las grandes promesas del fútbol español, ha traspasado la delgada línea roja que separa el éxito del fracaso en un par de cursos

Foto: Dani Benítez, en el momento en el que se le comunica el positivo por cocaína (Fotografía gentileza del Diario As).
Dani Benítez, en el momento en el que se le comunica el positivo por cocaína (Fotografía gentileza del Diario As).

Dani Benítez ha traspasado la delgada línea roja que separa el éxito del fracaso. Considerado como una de las grandes promesas del fútbol español, ha entrado de lleno en un callejón de difícil salida tras tocar el cielo con el Granada escasas temporadas atrás. Un positivo por consumo de cocaínaque cuando sea confirmado oficialmentepuede acabar con la carrera de un prometedor jugador que empezó a tocerse el día que agredió con una botella al colegiado Clos Gómez.

Este jueves saltaba la noticia:positivo de Benítezpor consumo de cocaína. Es necesario recordar que esta sustancia no sirve para mejorar el rendimiento deportivo, pero está prohibida por tratarse de una droga de consumo recreativo, muy alejada de los valores que representa el deporte. La sanción al jugador puede ser importante, e incluso podría estar cerca de dos años alejado de los terrenos de juego por este motivo.

Sin ir más lejos, uno de los ejemplos de este mismo tipo está en Adrian Mutu. El rumano, por entonces en el Chelsea, fue castigado con dos años por este mismo motivo, pero la sanción finalmente se redujo a siete meses por admitir su responsabilidad, además de no tratarse de una sustancia para aumentar sus condiciones deportivas. Benítez, un jugador que apuntaba a estrella, se ha quedado en el camino con dirección hacia ningún lado.

Internacional por España en todas las categorías inferiores, desde muy joven se vio en Dani Benítez un importante proyecto de fútbolista. Fino estilista, con un guante en la zurda y una velocidad endiablada, estaba llamado a ser un jugador importante. Formado en las categorías inferiores del Mallorca, pronto empezó a destacar en el Pontevedra y en el Elche. Su espectacular fútbol hizo que Quique Pina no se lo pensara y se hiciera con el jugador.

Fichado directamente porel Udinese en 2009, el conjunto italiano le cedió al Granada, por aquel entonces en Segunda B. En su primera campaña en el conjunto nazarí, el centrocampista se convirtió en titular indiscutible, anotando 7 goles para conducir al conjunto de Los Cármenes a Segunda. Ya en propiedad por el Granada, se convirtió en el líder que llevó al conjunto andaluz, 35 años después, a Primera. Acababa de nacer un ídolo.

placeholder Dani Benítez, celebrando el ascenso a Primera

Un botellazo que nunca podrá olvidar

A pesar de ser conocidas sus continuas salidas nocturnas y su desordenada vida, la afición adoraba al jugador, cuyo rendimiento en el campo era innegable. Por si fuera poco, el vínculo del jugador con la ciudad creció tras el fallecimiento de su madre. A partir de aquel momento, confesó que antes de jugar los partidos en casa, gustaba de visitar el cementerio de San José, donde se inspiraba y recogía fuerzas para brillar sobre el césped.

Pero su primera temporada en Primera no fue como esperaba. A pesar de ser indiscutible en el conjunto nazarí, sus actuaciones comenzaron adejar mucho que desear, coronándose con un trsite final de temporada: en la penúltima jornada de la campaña 2011-12, al término del partido agredió con un botellazo al colegiado Clos Gómez después de que su equipo perdiera ante el Real Madrid. La sanción fue de tres meses.

Entre el ejemplar castigo contra el jugador y sus problemas físicos, Benítez apenas jugó nada la siguiente temporada. Escasos 9 partidos marcaron al jugador, que dejó de brillar sobre el verde. Tras un año prácticamente en blanco, llegó la presente campaña, en la que comenzó a tener más participación, pero los continuos problemas físicos le impidieron tener regularidad. Entonces, llegó el ya famoso partido ante el Betis.

Recuperado por fin de sus dolencias, en el minuto 60 del partido que enfrentaba al Granada y al conjunto verdiblanco entraba al campo. A pesar de las divergencias que la grada ya había empezado a mostrar hacia él, una sonora ovación acogió la entrada de Benítez. Pero 16 minutos después se tornó en atronadora pitada, tras ver la roja por una absurda entrada sobre Nono. Al término del partido, el mallorquín pasó control antidopaje.

Getafe, un partido donde se atisbósu ruptura con el club

No se ha sabido hasta este jueves, pero aquel día Benítez dio un supuesto positivo por consumo de cocaína. Sin embargo, de un tiempo a esta parte el jugador no estaba pasándolo bien. Descontento con su rendimiento en el campo y con las críticas de la afición tras lo sucedido y su visible bajón deportivo, no estaba cómodo dentro del equipo. A falta de un año para el término de su contrato, empezaba a valorar otras opciones.

De hecho, su ruptura total con afición y equipo tuvo lugar en el Coliseum Alfonso Pérez. Enaquel loco partido que finalizó con empate a tres, el conjunto nazarí contaba con bajas. Sin embargo, Lucas Alcaraz no sólo no apostó por el de inicio, sino que le hizo saltar al campo en el 89. Al término del choque, el equipo se marchóa saludara sus aficionados en la grada. Benítez se marchó directamente al vestuario tras lanzar su camiseta al suelo.

Una vez se notifique de manera oficial el positivo del jugador, el Granada romperá de manera unilateral el contrato del jugador, cuya carrera podría haber acabado, por lo menos para competir entre los más 'grandes'. Será difícil que un club de la elite del fútbol español quiera apostar por Benítez tras sus últimos problemas, un joven que apuntaba muy alto y que a sus 26 años podría haber cavado su tumba en el deporte.