EMOTIVO MENSAJE DE UNO DE LOS SUPERVIVIENTES

Año I tras la tragedia del Chapecoense: "Es por vosotros que aún sigo sonriendo"

Se cumple un año del trágico accidente que segó la vida a 71 personas y que impidió al conjunto brasileño cumplir su gran sueño sobre el césped: ser campeón de Sudamérica

Foto: Jakson Follman mandó un emotivo mensaje a sus amigos fallecidos en el accidente de avión. (EFE)
Jakson Follman mandó un emotivo mensaje a sus amigos fallecidos en el accidente de avión. (EFE)

Un 28 de noviembre de 2016, el mundo del fútbol se teñía de luto. El cuento del equipo pequeño que estaba a un paso de conseguir un histórico título se había hecho realidad y, por primera vez en su historia, el Chapecoense brasileño iba a luchar por conseguir un título continental. A base de trabajo, sacrificio y grandes partidos, el combinado 'verdao' iba a tener la ocasión de pelear por el triunfo frente al Atlético Nacional colombiano... pero nunca pudo jugarse la final.

El conjunto brasileño viajaba hacia Colombia para jugar la ida de la final de la Copa Sudamericana -se juega a doble partido-, pero el vuelo 2933 iba a acabar en tragedia. Cuando se acercaba al aeropuerto José María Cordova, el piloto del avión avisó a los controladores de que sufría una fuga en el combustible; pocos segundos después, la nave sufría un apagón eléctrico total para precipitarse contra Cerro Gordo, una colina cercana, en la que perecieron 71 personas.

Toda la plantilla del Chapecoense falleció en el accidente, salvo tres jugadores que consiguieron salvar la vida -Alan Ruschel, Jakson Follman y Neto, de los que sólo el primero ha vuelto a jugar-, y otras tres personas que esquivaron la muerte -el periodista Rafael Henzel, la sobrecargo Ximena Suárez y el técnico de vuelo Erwin Tumiri-. Entre los fallecidos, se encontraba el que fuera jugador del Atlético de Madrid y Mallorca, entre otros, Cléber Santana, capitán del equipo brasileño.

Llegaron a ser siete los supervivientes, después de que Danilo Padilha fuera rescatado con vida de entre los restos del fuselaje, pero terminaría falleciendo en el hospital como consecuencia de sus heridas. De hecho, el que era portero titular fue uno de los héroes del equipo, uno de los 'culpables' de meter a su club en la gran final gracias a su actuación en octavos ante Independiente y, especialmente, frente a San Lorenzo en 'semis', con un milagro en el último segundo de partido.

Un año después de la tragedia, Jakson Follman, superviviente y precisamente el suplente de Padilla, no ha querdio olvidar a sus compañeros. El meta salvó la vida, pero perdió su pierna derecha: hace pocos días, ha vuelto a sentirse jugador, al volver a entrenar sobre el césped con la camiseta del Chapecoense y hoy, un año después de la tragedia aérea que tiñó de luto al fútbol, ha querido publicar un emotivo mensaje con el que recuerda a todos sus compañeros fallecidos.

É difícil falar, os sentimentos hoje encontram-se confusos, envoltos de lembranças, recordações de momentos, saudade de amigos/irmãos. Fazia sete meses que eu estava na Chapecoense, mas parecia muitos anos. Tínhamos uma conexão, um amor ao próximo, éramos parceiros, nos conhecíamos pelo o olhar. Brincávamos, cantávamos, jogávamos e éramos sim uma grande família. Eu guardo cada um dentro do meu coração e das minhas lembranças. Guardo cada sorriso, cada detalhe que vivemos juntos. Meus irmãos vocês me sustentam inúmeras vezes! É por vocês e pela minha família o sorriso no rosto, mesmo que muitas vezes o meu coração esteja triste. É por vocês e pela alegria que tinham que eu continuo sorrindo. Louvar vocês é louvar a alegria que cada um tinha dentro de si. Eu renasci e estou aprendendo ainda a viver e seguir adiante. Eu lutei todos os 56 dias internado para ficar vivo. Nesse um ano eu aprendi coisas que antes passavam desapercebidas, como poder caminhar ou tomar um simples copo de água. Eu senti Deus todos os dias junto a mim. Quando eu adormecia eu escutava ele sussurrar no meu ouvido: vai ficar tudo bem! Ao mesmo tempo que Deus falava comigo, minha família me sustentava, me dava forças junto dos meus amigos. Eu sentia toda energia emanada a mim, eu sentia o carinho de todos. Toda forma de amor e carinho ajudaram muito no meu processo de reabilitação. Nunca haverá palavras suficientes para agradecer a cada um que orou por todos nós. Amor, saudade, gratidão, Deus, família, amigos, reciprocidade, resiliência, palavras que me sustentam nesses 12 meses. SAUDADES ETERNAS!!!🙏🙏🙏🙏🙏🙏

Una publicación compartida de Jakson Follmann (@jaksonfollmann) el

El emotivo mensaje de Follman

"Es difícil hablar, los sentimientos hoy son confusos, llenos de recuerdos, de momentos, de echar de menos a amigos / hermanos. Sólo llevaba 7 meses en el Chapecoense, pero parecía que eran muchos años. Teníamos conexión, nos queríamos los unos a los otros; éramos compañeros, nos conocíamos solo con mirarnos. Bromeábamos, cantábamos, jugábamos y éramos, sí, una gran familia. Yo os guardo a cada uno dentro de mi corazón y dentro de mis recuerdos. Guardo cada sonrisa, cada detalle que vivimos juntos. ¡Mis hermanos, que me cuidasteis tantas y tantas veces!

Es por vosotros y por mi familia que llevo una sonrisa en la cara, aunque muchas veces mi corazón está triste. Es por vosotros y por la alegría que teníamos que sigo sonriendo. Elogiaros es elogiar la alegría que cada uno teníais dentro. Yo renací y aún estoy aprendiendo a vivir y a seguir adelante. Luché para seguir vivo los 56 días que estuve ingresado. En este año he aprendido cosas que antes me pasaban desapercibidas, como poder andar o un coger un simple vaso de agua.

Sentí a Dios junto a mí cada día. Cuando me dormía, le escuchaba susurrarme al oído ‘¡Todo va a salir bien!’. Al mismo tiempo que Dios hablaba conmigo, mi familia me arropaba, me daba fuerzas junto a mis amigos. Yo sentía toda la energía que me enviabais, sentía el cariño de todos. Todo este amor y cariño ayudaron mucho en mi proceso de recuperación. Nunca habrá palabras suficientes para agradecer a todos y cada uno de los que rezaran por nosotros. Amor, tristeza, gratitud, Dios, familia, reciprocidad, resiliencia, palabras que me han apoyado en estos 12 meses. NOSTALGIA ETERNA”, finaliza el emotivo mensaje.

Un año después de la tragedia aérea, el Chapecoense siempre será recordado como el equipo que representó el sueño de un pequeño que se codeaba entre gigantes: de cuarta divión a primera en tres años para, sólo un curso después, estar luchando por el título de la Copa Sudamericana. Un accidente de avión segó la vida de una plantilla que estaba haciendo historia en Brasil. Atlético Nacional no dudó en darle el título de campeón al conjunto brasileño: hoy, un año después de la catástrofe aérea que conmocionó al fútbol mundial, el 'verdao' intenta recuperar la sonrisa. La misma que Follman sigue dejando en cada entrenamiento.

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios