LA CONFESIÓN DE JEAN-FRANÇOIS LARIOS

"Hoy os puedo confesar que me dopé". Francia y su deshonrosa nueva mancha

El exfutbolista del Saint Etienne e internacional con Francia en 17 ocasiones, Jean-François Larios, ha confesado en su biografía que se dopó con el consumo de anfetaminas durante los 70

Foto: Jean-Francois Larios durante el Mundial 82, en Alicante. (Imago)
Jean-Francois Larios durante el Mundial 82, en Alicante. (Imago)

Una ministra francesa (Roselyne Bachelot), Yannick Noah, 'Le Monde' (al Barcelona) o los famosos guiñoles de su 'Canal Plus' han sido dos de los ejemplos de cómo Francia ha atizado durante la época dorada al deporte español de dopaje. Sobre todo en la figura de Rafa Nadal (no se loibraron Pau Gasol, Iker Casillas o Alberto Contador). Este jueves, sin embargo, ha sido en aquel país donde se han levantado sorprendidos por la confesión de una de las estrellas del balón galo y leyenda del Saint-Etienne, Jean-François Larios, se dopó durante los años 70 con anfetaminas.

“Hace falta compensar por otra cosa, la comida, el alcohol o la droga. Yo compensé con las tres”, señala Larios, campeón de Francia en 1975, 1976 y 1981 y 17 veces internacional con la selección francesa, cuya camiseta vistió durante el Mundial 82 de España. Su narración está comprendida en una autobiografía -'Jean-François Larios, yo jugué con fuego'-, que saldrá publicada este viernes en Francia.

“Mis viejos demonios nunca desaparecieron del todo. Estaban conmigo desde el inicio de mi carrera. Hoy os puedo confesar que me dopé”, se sincera el hoy exfutbolista de 61 años y que cuando se retiró del césped se hizo agente de jugadores, actividad por la que fue sancionado en 2007 debido a la transferencia ilegal de tres futbolistas.

Los holandeses, como los alemanes, eran físicamente muy superiores al resto”, comenta el francés, quien recuerda que el estimulante, fenetileno, que tomó (directo al sistema nervioso central) se llamaba Captagon. “Una vez sobre el terreno de juego, sentí una increíble fuerza, pero, más tarde, fue un desastre. El Captagon me consumió la energía. A la hora de partido, sentí calambres y cedí mi lugar a Alain Merchadier”, aseguró rememorando un partido frente al PSV.

La confesión de quien estuviera un mes, en 1983, en el Atlético de Madrid, ha sido desvelada por 'L'Equipe' y ha impactado al deporte francés, que en 2007 tuvo el deshonroso honor en atletismo de ser el país con más positivos por doping o de ser gran protagonista del capítulo más oscuro en la historia del ciclismo cuando el Festina de las estrellas francesas Richard Virenque, Brochard, Hervé o Moreau fue expulsado del Tour de 1998 por dopaje (consumo de EPO). Se les confiscó, antes de la salida (en aquella ocasión partían desde Dublín) doscientas ampollas de EPO, casi cien de hormonas de crecimiento y docenas de cajas de testosteron. A consecuencia de ello, en 1999, se fundó la Agencia Mundial Antidopaje.

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios