el gobierno ya impuso duras normas

Tope salarial, otra medida para enterrar el desenfreno del fútbol en China

Tras las últimas y drásticas medidas, en China se empieza a dar por hecho que se establecerá más pronto que tarde un tope salarial para los futbolistas que aterricen en el país

Foto: Carlos Tévez, durante su presentación como jugador del Shanghai Shenhua. (EFE)
Carlos Tévez, durante su presentación como jugador del Shanghai Shenhua. (EFE)

A medida que diferentes y desaforadas operaciones se sucedían, en el interior de la Federación China de Fútbol (CFA) iba creciendo el malestar, más bien preocupación, por la burbuja que iba germinando. Poco a poco fue implantando normas el organismo, manejado por el Gobierno, para frenar la locura, dando un contundente golpe sobre la mesa en el pasado mes de mayo al anunciar un paquete de medidas que han enfriado el panorama futbolístico en el gigante asiático. Pero en el horizonte aparecen otras y cada día se extiende más un rumor que podría ser más determinante aún y que afectaría claramente al bolsillo del futbolista.

El mercado de fichajes está abierto en la actualidad en China, pero se percibe que algo ha cambiado, que la desenfrenada 'fiesta' empieza a flojear. Más puede hacerlo en un futuro no muy lejano si se aplica una medida que poco a poco empieza a tomar cuerpo. Se trata de imponer un tope salarial, lo que frenaría a muchos jugadores con ganas de hacerse millonarios de la noche a la mañana. En los últimos tiempos, muchos han preferido jugar en una liga menor a nivel internacional para llenarse los bolsillos de billetes de euros. Sin embargo, ese escenario podría cambiar de una manera radical si el Gobierno edifica un muro para detener la ansiedad de los propietarios de los clubes.

Durante el mercado de fichajes previo al comienzo en marzo de la competición, diferentes operaciones obligaron a las autoridades a adoptar enérgicas decisiones para empezar a pinchar una creciente burbuja que en el futuro podía poner en peligro al fútbol chino. Entonces aterrizaron en Asia jugadores de la talla de Carlos Tévez o el brasileño Óscar, diseñándose otras operaciones con vistas a un futuro próximo, como la de Diego Costa. Fue entonces cuando la CFA entró en acción de manera radical, con otros planes drásticos en mente. Mientras, algunos avispados agentes transmiten que todo sigue igual que antes...

En la imagen el brasileño Óscar, jugador del Shanghai SIPG. (Reuters)
En la imagen el brasileño Óscar, jugador del Shanghai SIPG. (Reuters)

El freno de mano

Los futbolistas que en la actualidad ya juegan en China tendrían plenamente garantizados los ingresos firmados en su momento, pero los que aterricen próximamente, posiblemente ya no puedan aspirar a ganar los millones que ahora cobran sus colegas. Los clubes empiezan a manejarse con mucha cautela, mucha precaución. Los potentados empresarios que manejan los clubes, tanto de la primera como de la segunda categoría del fútbol chino, han activado el freno de mano con determinación en los últimos tiempos, no se atreven a dar pasos de los que arrepentirse en un futuro próximo. Saben que el Gobierno les vigila cada día que pasa con más severidad.

Cuando la CFA hizo público que se impondrá "una tarifa a cualquier club que tenga un déficit en un solo mercado de transferencias", en virtud de la cual "el club debería pagar la misma cantidad de dinero" invertida en un fichaje "para el Fondo Chino del Desarrollo del Fútbol", el paisaje mutó por completo. Muchos jugadores que ya tenían las maletas preparadas, tuvieron que cambiar de planes de un día para otro. Más cuando también se informó que a partir de 2018, se exigirá a todos los clubes de la Superliga y la League One a alinear al mismo número de jugadores locales, menores de 23 años, que extranjeros en cada partido.

El Gobierno sólo tiene una fijación y está a años luz de lo que piensan los millonarios que disfrutan con el fútbol. El objetivo es organizar un Mundial en el futuro —se manejan los años 2030 y 2034— y por ello el claro objetivo de las autoridades es desarrollar y potenciar la formación de los jóvenes jugadores del país, con el fin de que para entonces esté lista una selección competitiva. Xi Jinping, presidente de China y gran aficionado al deporte rey, ya informó a Gianni Infantino, presidente de la FIFA, del plan previsto. Y en el mismo, las estrellas extranjeras no son contempladas como determinantes para los que manejan los hilos del fútbol.

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios