una polémica que empezó hace más de una década

El chantaje de los hinchas del Hajduk Split mete en un grave atolladero a Croacia

Llevan más de una década haciendo la vida imposible a la federación de su país, a la que acusan de servir a los intereses de su eterno rival, el Dinamo de Zagreb

Foto: El lanzamiento de algunas bengalas provocó que se interrumpiera el Croacia-República Checa (EFE)
El lanzamiento de algunas bengalas provocó que se interrumpiera el Croacia-República Checa (EFE)

No fue la primera vez, ni por desgracia será la última. Eso al menos aseguran fuentes cercanas a la Federación Croata, convencidos de que los mismos hinchas radicales que provocaron la suspensión momentánea del choque del viernes contra la República Checa tras el lanzamiento de 15 bengalas y una ‘carta-bomba’ sobre el césped del estadio Geoffroy-Guichard, tratarán de reventar el envite que el próximo martes les enfrentará a la Selección española en Burdeos. En el hermoso país balcánico todo el mundo sabía perfectamente de dónde procedían los tiros nada más ver los fuegos de artificio que, junto a la inoportuna lesión de Modric, contribuyeron a la remontada eslava de un encuentro que los de Ante Cacic tenían literalmente ganado a falta de un cuarto de hora para el final. 

El grupo de desalmados al que el seleccionador croata tildó de “terroristas deportivos” son, en realidad, seguidores ultras del Hajduk Split que llevan más de una década haciendo la vida imposible a la federación de su país, a la que acusan de servir a los intereses de su eterno rival, el Dinamo de Zagreb. El odio que sienten hacia el equipo nacional, y que suelen manifestar a la que pueden con acciones como la del otro día en Saint-Etienne, tiene idéntico origen: que sus integrantes suelen ser mayoritariamente futbolistas que militan en el Dinamo o que lo han hecho en el pasado, caso de los madridistas Modric y Kovacic. 

Tienen el convencimiento de que el órgano rector del balompié croata, con Davor Suker (otro ex del Dinamo) a la cabeza, sólo mira por los intereses del coloso de Zagreb, de ahí que el objetivo último de sus actos vandálicos es provocar la dimisión del que fuera Pichichi del Mundial del 98 y su cúpula directiva. Entienden que de lograrlo y acceder a la presidencia alguien afín al Hajduk, el equipo de sus amores tendría alguna posibilidad de acabar con la hegemonía de su eterno enemigo y conquistar la liga, algo que no consiguen desde 2005. 

Luka Modric censuró con dureza la actuación de los ultras croatas (EFE)
Luka Modric censuró con dureza la actuación de los ultras croatas (EFE)

Salvajes enemigos

“Esto ya nos ha pasado más veces. Hace un par de años también hubo de ser detenido un partido contra Italia en Milán; en el estadio del Hajduk pintaron el símbolo nazi sobre el césped... Para nosotros, como federación, es muy difícil combatir este tipo de actos vandálicos si no tenemos el apoyo de las fuerzas del orden y de nuestro Gobierno. Sólo así podremos acabar con esta lacra, porque de otro modo van a conseguir que nos acaben expulsando de este tipo de competiciones”, indicó un Suker que acogió con satisfacción las declaraciones realizadas por la presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic, a través de su cuenta de Facebook: “Estos salvajes son enemigos de nuestro país. Odian a su equipo nacional y a Croacia. Son una vergüenza”.

Por lo pronto, los ultras del Hajduk han conseguido que la UEFA abriera un expediente disciplinario para estudiar el caso ante el carácter reincidente de los balcánicos. Su Comisión de Control, Ética y Disciplina se reunirá este lunes en París para estudiar lo ocurrido, escuchar las alegaciones pertinentes y determinar el castigo que impondrá tanto a croatas como a turcos (estos últimos por los incidentes protagonizados frente a España). Según confirmaron a El Confidencial fuentes del órgano rector del balompié continental, la sanción a los balcánicos va a ser dura. La multa económica se da por segura. Con eso ya cuenta Suker. 

No parece plausible que Croacia, como se temía Ivan Rakitic tras el duelo ante los checos, vaya a ser expulsada del torneo, sin duda el gran objetivo de los ultras del Hajduk, pero sí que podría sufrir la pérdida de puntos como parte del castigo a recibir. Sea como fuere, dicha medida se haría efectiva en la siguiente fase de clasificación. Es decir, en la ruta camino a la Euro 2020.

Eurocopa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios