Nolito y Morata aportan el gol que tanto le faltaba a esta Selección
  1. Deportes
  2. Fútbol
goleada y fases de buen juego contra corea

Nolito y Morata aportan el gol que tanto le faltaba a esta Selección

No hay que lanzar las campanas al vuelo, pero España mejoró mucho su versión y goleó con sencillez a Corea con un sensacional Silva y con Nolito y Morata asentados como pareja de ataque

placeholder Foto: Nolito, dos goles, Silva otro (Reuters).
Nolito, dos goles, Silva otro (Reuters).

España ya se parece más a España. Se parece porque ya están casi todos los que van a estar en la Eurocopa, sólo faltan los cuatro del Real Madrid y el Atlético de Madrid. Y cuando se juntan los buenos, lo normal es que el juego se cree con fluidez y facilidad. La Selección goleó a Corea con un equipo que se parecerá bastante al que debutará en Toulouse contra Chequia, animando así a una afición que, por ahora, veía el transcurso hasta Francia sin pena ni gloria, y con pocas esperanzas de revalidar el título. No es un partido determinante, pero enganchar a los seguidores de España, que son legión, es fundamental. Y Silva y Nolito prometen seguir haciéndolo de ahora en adelante.

[Decálogo para entender la lista de Del Bosque]

Muchas veces, los partidos previos a la Eurocopa, esos amistosos infumables disputados en el extranjero, pasan prácticamente desapercibidos, primero porque, en el caso de España, suelen faltar varios de los internacionales porque están jugando competiciones internacionales con sus clubes, y segundo, porque los rivales son de una entidad bastante baja. Pero antes de jugar una gran competición, lo mejor, lo más idóneo, es jugar contra adversarios no muy fuertes para no gastar demasiadas energías y ganar con sencillez, lo cual hará que suba la moral a la plantilla. Corea del Sur está muy por debajo de España, pero meterle seis no es tampoco fácil, y esa sensación positiva viene de maravilla a una semana de viajar a Francia.

[Isco y Saúl se quedaron fuera de la Euro]

Corea llevaba diez partidos sin encajar un gol, una barbaridad de tiempo. Claro que en esa racha no se había medido a ninguna selección del potencial de España, pero aun así, con un fútbol cada vez más globalizado y menos diferenciado, no es tan sencillo. El trabajo de Uli Stielike ha sido sensacional. Pero España metió la directa y se aprovechó de ciertas flaquezas individuales del contrario para hacer sangre. Kim Jin-Hyeon es el portero, y lo contrario a un segudor de vida. Sin embargo, para ser justos, ¿qué guardameta pararía el lanzamiento de Silva? Imposible. No se puede tirar mejor un libre directo que entra justo en la unión entre el larguero y el palo, tocando en el primero. Ante la perfección no hay antídoto.

Después de cuatro años, España volvía a marcar una falta. A partir de ahí, el partido fue mucho más sencillo. Sobre todo porque Jin-Hyeon regaló el segundo a Morata, que se lo entregó a Cesc, al minuto del primero. El partido en sí, ya no tenía historia. Y eso que los coreanos no estaban renegando la posesión. De hecho, ese debe ser uno de los puntos a mejorar en los días previos al debut en la Euro: Corea tuvo fases de mucha posesión y España tuvo que defender en estático, algo a lo que no está acostumbrada y con lo que sufrió. Y quizá por ello, Del Bosque pueda volver al doble pivote durante el torneo. Bruno-Busquets aseguran la misma estabilidad que daban Sergio y Xabi Alonso en 2010 y 2012.

[Carvajal se encontró otra piedra en su camino]

El centro del campo contra Corea ha sido muy aproximado al que podría ser titular, a falta de Busquets, que empezó el segundo tiempo. Bruno, Iniesta, Silva, Cesc. Mucha clase ahí. Con Nolito y Morata como amenazas constantes a la defensa por su incesante movilidad y apariciones por sorpresa. Y por lo visto en Salzburgo, también con gol, mucho gol. Dos cada uno. A España, precisamente, se le ha achacado en muchas ocasiones su falta de acierto de cara a puerta. Morata y Nolito están en forma, enrachados, y es fundamental llegar en ese estado a Francia.

España jugó a buen nivel, con aspectos a mejorar, pero la esencia parece agradable y prometedora. Seriedad y experiencia de unos junto a esperanza y agitación de los nuevos. Ni siquiera los cambios hicieron a España romperse, como suele suceder en este tipo de encuentros. Eso sí, acabó Bruno Soriano como central en lugar de Piqué, pero no lo hizo mal. Desvió el disparo de Sejong que acabó en gol, el mal recuerdo que se llevará Sergio Rico de su debut. No lo recibió Casillas, que ya se había retirado del partido como el europeo con más internacionalidades con su selección y aguanta aún el récord de imbatibilidad.

El que sí acabó el partido fue Héctor Bellerín, que lo tiene todo para encajar de pleno en esta Selección. Dio una asistencia a Nolito y fue un peligro arriba y muy seguro atrás. Apareció Thiago, que todavía tiene que encontrar su ritmo, su rol en el equipo. Y todavía quedan por llegar Ramos, Lucas, Koke y Juanfran. Queda margen de mejora.

Eurocopa 2016 Cesc Fábregas Sergio Rico Bruno Soriano Iker Casillas Uli Stielike Vicente del Bosque Nolito Héctor Bellerín Real Madrid David Silva Álvaro Morata Corea del Sur Selección Española de Fútbol
El redactor recomienda