Es noticia
Menú
Van Basten se inventa un gol que convierte a Holanda en campeona
  1. Deportes
  2. Fútbol
EUROCOPA DE ALEMANIA FEDERAL 1988

Van Basten se inventa un gol que convierte a Holanda en campeona

La Eurocopa de 1988 continuó con el mismo formato de las anteriores ediciones, aunque sería recordada por varios hechos. Sería el último torneo continental en el

Foto: Van Basten se inventa un gol que convierte a Holanda en campeona
Van Basten se inventa un gol que convierte a Holanda en campeona

La Eurocopa de 1988 continuó con el mismo formato de las anteriores ediciones, aunque sería recordada por varios hechos. Sería el último torneo continental en el que las dos Alemanias jugarán por separado –aunque la República Democrática de Alemania nunca jugó una Eurocopa-; también sería el último en el que jugará la URSS… pero el torneo será recordado por siempre gracias al genial gol de Marco van Basten en la final, un tanto que es historia viva del fútbol.

Tal y como sucedió en los anteriores campeonatos, en la fase de clasificación siete equipos se disputaban el honor de jugar la fase final del torneo, en la que acompañarían a la anfitriona, Alemania Federal. Sin embargo, la gran sorpresa del campeonato la dio Francia que, siendo el vigente campeón, no logró la clasificación, quedándose a las puertas de su disputa. Junto al combinado germano, Italia, la URSS, Inglaterra, Holanda, Dinamarca, Irlanda y España disputarían la fase final.

Divididos en dos grupos de cuatro equipos, los dos primeros de cada uno de ellos disputarían las semifinales. España quedó encuadrada con tres rivales potentes, y no consiguió el acceso a la eliminatoria definitiva. Acabó tercera de su grupo, tras derrotar a Dinamarca y perder frente a Italia (1-0) y Alemania Federal (2-0). En el otro grupo, la URSS y Holanda lograron la clasificación. En el enfrentamiento entre ambos, el combinado soviético se llevó la victoria por 1 a 0 con un gol de Rats, lo que obligaba a Holanda a dos victorias para pasar. Tras vencer a Inglaterra, debía ganar a Irlanda, consiguiéndolo de manera milagrosa en el minuto 83 con un gol de Kieft.

La URSS e Italia se jugarían una de las plazas de la final, mientras que Alemania Federal y Holanda se disputarían la otra. El combinado soviético no tuvo demasiados problemas para deshacerse de los 'azzurri', a los que vencieron por un claro 2 a 0, logrando su clasificación al gran partido. Pero el gran choque iba a ser el disputado por la anfitriona y el combinado holandés. Matthaus iba a adelantar a Alemania Federal desde el punto de penalti, pero la 'oranje' iba a reaccionar para llevarse el choque. Primero, Koeman empataba desde los once metros y Van Basten, cuando el partido expiraba, lograba un tanto que metía a Holanda en la final.

El partido definitivo enfrentaría a dos de los grandes favoritos, que ya se habían visto las caras en la fase de grupos. Pero, esta vez, el resultado iba a ser muy distinto. En la primera parte, Gullit iba a adelantar a Holanda con un fenomenal testarazo, un tanto que trasladó su nerviosismo a la URSS. El combinado soviético se volcaba al ataque y, tras un robo de balón en la medular, iba a llegar el delirio. Mürhen, en su último partido como internacional, sacaba un centro pasado y Van Basten se encargó de hacer el resto: con una volea sin ángulo para el recuerdo, su disparo superó a Dassaev para hacer el segundo gol holandés. 

Aún así, la URSS pudo recortar distancias en el marcador, después de que Van Breukelen derribada a Gotsmanov dentro del área de manera más que inocente. Igor Belanov, mejor jugador del año en 1986, fue el encargado de lanzar la pena máxima, pero su potente disparo fue solventado con una gran parada del meta holandés, especialista en detener disparos desde los once metros. Van Basten logró el considerado mejor gol de la historia de la Eurocopas, un tanto que, junto al de Gullit, sirvió para dar a Holanda la victoria su primer título de campeón.

La Eurocopa de 1988 continuó con el mismo formato de las anteriores ediciones, aunque sería recordada por varios hechos. Sería el último torneo continental en el que las dos Alemanias jugarán por separado –aunque la República Democrática de Alemania nunca jugó una Eurocopa-; también sería el último en el que jugará la URSS… pero el torneo será recordado por siempre gracias al genial gol de Marco van Basten en la final, un tanto que es historia viva del fútbol.