Los cuatro retoques tácticos de Sergi que hacen sonreír al Barça (a la espera de Xavi)
  1. Deportes
  2. Fútbol
MÍNIMOS CAMBIOS

Los cuatro retoques tácticos de Sergi que hacen sonreír al Barça (a la espera de Xavi)

El Barcelona dio el do de pecho en la final de Kiev y, después de mucho tiempo, vive una jornada con los deberes hechos. Sergi solo ha tenido tiempo de hacer ligeros cambios

Foto: Sergi Barjuan, en el partido contra el Dinamo de Kiev. (EFE)
Sergi Barjuan, en el partido contra el Dinamo de Kiev. (EFE)

El Barcelona, después de mucho tiempo, por fin tiene un día tranquilo en la oficina. Este martes estaba señalado en rojo en el calendario: el partido de Kiev era una final y solo valía ganar. Y los culés lo hicieron (0-1) después de unas semanas caminando en el filo de la navaja, tras pinchar en los últimos tres partidos —Real Madrid, Rayo Vallecano y Alavés—, sumidos en una gran crisis institucional y deportiva, con extrañas situaciones como la lesión del Kun Agüero y con el lío del nuevo entrenador a vueltas. Varios emisarios de la entidad ya están en Qatar para desbloquear la llegada de Xavi Hernández, pero, mientras, Sergi Barjuan ha salvado la papeleta.

Novenos en Liga y pendiendo de un hilo en la Champions, el Barça no podía fallar en Kiev si quería seguir dependiendo de sí mismo en Europa, a expensas de enfrentarse a Bayern y Benfica. Y así lo hizo. Tras la marcha de Ronald Koeman, Sergi tomó las riendas del equipo de manera interina, hasta que el Barça cierre a su nuevo entrenador, con todos los focos apuntando a Xavi, logrando este martes su primera victoria. Solo lleva varios días en el cargo y ha disputado dos partidos, pero se pueden ver ligeros retoques en el equipo que le hace jugar más alegre. Al menos, ha conseguido borrar la cara de preocupación de sus jugadores.

Foto: El delantero azulgrana celebra el gol de la victoria. (Reuters)

"En lo deportivo, no tenemos demasiado margen para cambiar cosas, pero vamos a intentar imponer una serie de criterios que puedan tener efectos desde ya. La forma de jugar no va a cambiar, pero sí algunos conceptos tácticos", explicaba Sergi en su presentación. Y lo cierto es que así ha sido. Evidentemente, la plantilla es la misma y el estilo de juego es muy similar, pero sí ha dado una serie de pinceladas tácticas que han tenido como resultado un ligero cambio de cara del Barça. Aún tiene mucho que mejorar si quiere ser competitivo, pero, al menos, se intenta imponer un esquema de juego reconocible. Estos son los cuatro retoques de Sergi.

Laterales más altos

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

En salida de balón desde atrás, tanto Jordi Alba como Mingueza jugaron varios metros más adelantados de lo que suelen hacerlo. Eso dio lugar a que Lenglet y Eric García se posicionaran algo más abiertos, permitiendo que Busquets se empotrara entre ellos para distribuir el esférico, una posición que también asumió Nico en algunos momentos del partido. Así, el equipo tiene más orden y está más escalonado, ofreciendo más opciones en la distribución. Además, permite a los laterales llegar más sueltos al ataque, generando llegadas por sorpresa. De hecho, fruto de una jugada así llegó el gol de Ansu Fati.

Busquets, más protegido

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Una preguntaba rondaba la cabeza de los aficionados azulgranas desde el comienzo de la temporada. ¿Por qué Busquets brilla con la Selección, pero, con el Barça, se le ven las costuras? La respuesta es sencilla: Luis Enrique le arropa en el medio del campo, mientras que con Koeman era un apagafuegos solitario, muchas veces desbordado y superado en el campo. Ante el Dinamo, Sergi apostó por rodearle de centrocampistas, con tres interiores como Gavi, Nico y Frenkie de Jong que le permitían estar exento de funciones en ataque y mucho más protegido a la hora de defender. De hecho, Busquets firmó un partido sobresaliente.

Juventud, divino tesoro

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Es verdad que buena parte del éxito es de Koeman, que es quien decidió dar la alternativa a buena parte de estos jugadores, pero Sergi decidió jugarse una final con un puñado de chavales... y le salió bien: Mingueza, Eric García, Nico, Gavi, Frenkie de Jong y Ansu Fati jugaron de inicio o, lo que es lo mismo, entre los seis suman una media de edad de 19,8 años. Menos experimentados, pero no por ello menos atrevidos: Sergi les dio confianza, decidió juntarlos en el once y hacerlos jugar. Más allá del resultado, se pudo ver un juego más fluido, vertical y de menos posesión intrascendente. En definitiva, un Barça mucho más alegre en el césped.

Falso nueve

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Es una evidencia que el Barcelona necesita un delantero como el comer, más ahora con la baja de Agüero. Pero, en los anteriores tres partidos de Champions, Koeman había apostado por Luuk de Jong en el once, un ariete que fijara a los centrales para generar espacios por banda. El experimento no resultó. Por ello, Sergi decidió jugar sin un '9' fijo, con Memphis Depay de falso nueve que, en sus caídas a banda, abría espacios para que Ansu Fati y Gavi —e incluso Ousmane Dembelé cuando entró— aparecieran por sorpresa desde segunda línea. El gol, de hecho, llegó así: Ansu, sorprendiendo desde atrás, ocupando un espacio creado tras un arrastre.

Champions League Xavi Hernández Sergio Busquets Ansu Fati
El redactor recomienda