El Atleti se salva al final: victoria agónica con goles de Griezmann y Suárez en Milán (1-2)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Sobre la bocina

El Atleti se salva al final: victoria agónica con goles de Griezmann y Suárez en Milán (1-2)

El conjunto rojiblanco arregla en la segunda parte una primera mitad desastrosa. Con un jugador más tras la expulsión de Kessié, remontó en el minuto 97 con un tanto de penalti

Foto: Griezmann y Luis Suárez, protagonistas del gol. (Reuters)
Griezmann y Luis Suárez, protagonistas del gol. (Reuters)

El Atlético de Madrid salvó sobre la bocina un partido horroroso en el que se vio obligado a solucionar todos los problemas de la primera parte en la segunda. Solo un gol de Antoine Griezmann en los últimos 15 minutos de partidos en San Siro y otro de Luis Suárez desde el punto de penalti evitaron que el Atlético de Madrid se plantase en la tercera jornada de la Champions League con un punto. En una primera parte desastrosa, el equipo de Simeone colapsó contra un rival muy superior. La verticalidad, presión asfixiante y el poderío físico rossonero exhibidos en el primer tiempo se vieron mermados en la segunda mitad, cuando el equipo pagó los platos rotos de estar con 10 hombres desde el minuto 30 por la expulsión de Franck Kessié tras avanzarse con el gol de Rafael Leao. Entonces sí, con todo a favor, el Atlético empujó hasta remontar en el minuto 97. El uruguayo marca su primer gol fuera de casa en la Champions desde septiembre de 2015.

placeholder Griezmann celebra el tanto del empate. (Reuters)
Griezmann celebra el tanto del empate. (Reuters)

El conjunto rojiblanco saltó ansioso y nervioso a San Siro. Con Ángel Correa en la punta de ataque y la vuelta de Koke Resurección al equipo titular junto a Geoffrey Kondogbia, Simeone solo podía contemplar desde la banda, entre alaridos y gestos de impotencia, cómo sus pupilos se pegaban tiros en el pie. Se sucedían las pérdidas absurdas en salida de balón ante la asfixiante presión 'rossonera' sin que nadie pudiera ponerle freno. Con el A.C. Milan llevando el peso del encuentro y el Atlético a remolque, el conjunto local elevó el ritmo del partido a un escalón al que el club colchonero no podía ascender.

Brahim Díaz aceleraba el juego en la mediapunta y encontraba un páramo desangelado a la espalda y los costados de Kondogbia. Con pases tensos y filtrados hacia Rebic, Kessié, Saelemaekers y Leao, el escurridizo atacante ponía en jaque el dubitativo sistema defensivo español. No tardaron en aparecer los primeros problemas cerca de las faldas de Oblak mientras Luis Suárez ejercía de tapón ofensivo para su propio equipo. Con muchos metros a la espalda para amenazar, el uruguayo no podía sacar rédito de una defensa adelantada.

placeholder Brahim Díaz fue uno de los mejores jugadores del encuentro. (Reuters)
Brahim Díaz fue uno de los mejores jugadores del encuentro. (Reuters)

En uno de los pocos acercamientos que tuvo el Atlético en los primeros compases, Correa casi le hace un nudo a Tomori, pero el balón rebotado impactó en la mano del defensor local y Çakir desestimó la pena máxima. A los colchoneros les quemaba la pelota en los pies, como si se tratara de una bomba a punto de dinamitar. Por fortuna para Simeone, Oblak cortaría el cable verde para desactivarla cuando Rebic, con todo a su favor en el mano a mano, disparó y se encontró con el pie salvador del guardameta esloveno.

El Milan fue muy superior en la primera parte

El Atleti respiraba, aunque estaba con el agua al cuello. Un minuto después, un balón vivo en la frontal del área caería en los pies de Leao ante la actitud contemplativa de la defensa rojiblanca y entonces, ahora sí, Oblak no podría evitar el primer tanto de la noche. El Milan se adelantaba y el Atlético no reaccionaba. Maniatado por la presión rival y por sus propias carencias competitivas, donde la punta de velocidad de sus delanteros no alcanzaba para coger a contracorriente a los locales.

Se intentó a balón parado, con un Suárez que afiló el colmillo y que no pudo atinar en el saque de esquina. Sin embargo, los caminos del fútbol son inescrutables y al Atleti se le abrió el cielo cuando Kessié vio la segunda amarilla tras un pisotón sobre Marcos Llorente. El Milan, muy superior hasta el momento, se quedaba con 10 hombres. Pioli modificó la estructura, apuntaló el centro del campo con la entrada de Tonalli por Rebic y se preparó para resistir. Trippier, con problemas físicos, salió sustituido por Joao Félix.

placeholder Luis Suárez se lamenta en Milán. (Reuters)
Luis Suárez se lamenta en Milán. (Reuters)

Después de muchos minutos de acoso y derribo, el Atleti empezó a merodear el área rival. No sin que el Milan le diese un par de sustos al contragolpe con un fantasioso Leao al espacio. A punto de llegar al descanso, Correa se sacó de la manga una acción individual para asistir a Suárez en corazón del área con un centro, pero el uruguayo falló.

A la vuelta de vestuarios, Simeone introdujo a Rodrigo de Paul y Renan Lodi por Carrasco y Mario Hermoso. Sin funcionar como una máquina engrasada, el conjunto rojiblanco mejoró sus ataques. Primero Kondogbia con un disparo desviado desde la frontal y luego con una pelota de Joao Félix que llevaba la palabra 'asistencia' en el dorso y que Suárez, sin oposición en el área, no acertó a cabecear al fondo de la red. Con 30 minutos por delante, Simeone puso toda la carne en el asador y agotó los cambios al apostar por Lemar y Griezmann en el lugar de Koke y Kondogbia.

Había tiempo por delante, pero pocas ideas. El Atleti se amontonaba en la frontal, revoloteando entre una legión de mediapuntas que no encontraban rendijas para colar un pase final que permitiese empatar. Correa sacaba un disparo tímido, Lemar, muy activo desde su entrada, hacia lo propio y Luis Suárez se desesperaba en el interior del área. El Milan sacaba fuerzas de flaqueza y hasta se estiraba al contragolpe con Giroud, Benacer y un combativo Theo Hernández. Entonces Lemar frotó la lámpara en la frontal para detectar la carrera de Lodi a la espalda de la defensa, este envió un cabezazo al área y Griezmann marcó el tanto del empate.

placeholder Griezmann se reivindica. (Reuters)
Griezmann se reivindica. (Reuters)

El francés anotaba así su primer como rojiblanco en esta segunda etapa cuando ya acariciaba los 300 minutos sin ver portería. El Atlético, espoleado por el gol, se volcó contra una portería milanista cuyo equipo trataba de poblar al máximo. No importó. Correa seguía a lo suyo, girando y buscando un recoveco. Joao Félix, que entró bien al partido, lo probaba con un disparo seco, pero Maignan no daba síntomas de debilidad. Tuvo que aparecer Lemar. Otra vez. Se coló en el área y forzó el penalti por mano de Kalulu en el minuto 97. Luis Suárez se encargaría de anotarlo y quitarse así una espina que ya duraba demasiado (no marcaba un gol fuera de casa en Champions desde septiembre de 2015). El Atlético respira y logra tres puntos que no acarició hasta el final. Por el camino, nunca dejó de creer.

Atlético de Madrid AC Milan Champions League