Es noticia
Menú
Xabi Alonso no coge atajos como entrenador y no dejará que otros los cojan por él
  1. Deportes
  2. Fútbol
DIRIGE A LA REAL SOCIEDAD B EN SEGUNDA

Xabi Alonso no coge atajos como entrenador y no dejará que otros los cojan por él

Dejó el Real Madrid para iniciar su formación como técnico en la Real Sociedad, donde sí hay una metodología de entrenamiento y un proyecto deportivo. El ascenso con el Sanse no fue casual

Foto: Xabi Alonso, en su primer partido como entrenador del Sanse. (EFE)
Xabi Alonso, en su primer partido como entrenador del Sanse. (EFE)

Su nombre ya sonó como posible sustituto de Zidane para el banquillo del Real Madrid, aunque con el mismo rigor que la petición de Ancelotti de recuperar a Cristiano Ronaldo, insólitamente desmentida por el propio 'Carletto' en redes sociales, o la exclusiva del regreso de Sergio Ramos al Sevilla, por poner solo dos de los muchos ejemplos cuando de lo que se trata no es de informar, sino de distraer, en el amplio y propagandístico sentido de la palabra.

Quizás por ello, o porque, como él mismo dijo, "el Sanse es donde quiero estar", Xabi Alonso ni se inmutó al escuchar su nombre junto a los de Maximiliano Allegri, Antonio Conte o Raúl González, este último, en opinión de su propio presidente, "una de las grandes estafas del Real Madrid" junto a Casillas y "uno de los más malos (sic)" junto a Figo. El madrileño dirige ahora al Castilla, del mismo modo que Iker tiene un puesto en la fundación del club y el portugués juega con los veteranos...

Foto: Pep Guardiola y Xabi Alonso, durante su etapa en el Bayern de Múnich. (Reuters) Opinión

Tras su breve paso por la cantera del Real Madrid, donde la metodología de entrenamiento y no digamos ya el proyecto deportivo brillan por sus ausencias, Xabi aceptó la oferta de Roberto Olabe, director de fútbol de la Real Sociedad, quien, además de una metodología y un proyecto dignos tanto de estudio como de elogio, le brindó la oportunidad de entrenar a su segundo equipo, "la joya de la corona", como lo definió el presidente, Jokin Aperribay.

"En esta nueva etapa quiero hacerlo a mi ritmo, siguiendo mi camino", explicó Alonso con la sensatez que ya le caracterizó como futbolista. "Ahora estoy aquí, en el Sanse, y es el mejor camino para mí", añadió el tolosarra sobre su nueva andadura como técnico, después de haber tenido la oportunidad de aprender de algunos de los mejores, como, entre otros, John Toshack, Rafa Benítez, Mourinho y Pep Guardiola, quizás quien más le animó y enseñó a ser el entrenador que quiere ser.

Cuando regresó a Zubieta, Olabe ya explicó sobre Xabi que "yo creo que más allá de su no experiencia, su momento vital le llama para estar cerca de su club, de su territorio. Es un tipo que ha conocido el Sanse, lo que significa la promoción hacia el primer equipo por caminos tampoco demasiado sencillos, otras competiciones, modelos y métodos, otros entrenadores, etc...". Es verdad que, además, Alonso volvía a casa con un palmarés y una reputación difíciles de superar, pero en ningún momento ha permitido que su figura eclipse a su verdadero gran reto: ser un entrenador de verdad, no de los que solo tienen un nombre.

placeholder Xabi Alonso, entre Jokin Aperribay y Roberto Olabe, en su presentación. (EFE)
Xabi Alonso, entre Jokin Aperribay y Roberto Olabe, en su presentación. (EFE)

Un ascenso para empezar a hablar

No era su objetivo al regresar a la Real, pero en su segundo año al frente de su segundo equipo (más correcto que llamarlo filial), Xabi Alonso no solo imprimió personalidad a una plantilla tremendamente joven, sino que incluso logró un histórico ascenso a Segunda, pues hacía nada menos que 60 años que el Sanse no militaba en la categoría de plata del fútbol español. Sin embargo, y aunque los buenos resultados nunca están de más y no digamos ya si valen para subir de categoría, la misión de Xabi, según Olabe, "es asegurar la línea de sucesión". Es decir, garantizar que los que vienen de abajo van a reforzar todas las posiciones del campo, algo con lo que también ha cumplido.

Fiel al estilo de la Real ("nuestro fin no es otro que competir con nuestros chicos en la élite, la vocación del club está muy arraigada y no es otra que la de promover el desarrollo de futbolistas", explica Olabe), a Xabi Alonso se le ve disfrutar, al tiempo que aprender, tanto cuando dirige los entrenamientos, como los partidos. Curiosamente, aunque para nada sea casual, el estreno del Sanse en Segunda, con victoria ante el Leganés en Anoeta y un empate en el campo del Lugo, está siendo seguido de cerca por quienes analizan el juego.

"Al Sanse le vamos a pedir este próximo curso que le diga a la propia competición quiénes somos", explicó Olabe por si alguien duda de la exigencia que le espera a Xabi. "Hace unos meses, antes de iniciar la participación en la Europa League, declaré que la Real no iba de turismo a la competición continental, y ahora el Sanse no va de paseo a la Segunda División. Va a prepararse bien de lunes a viernes para afrontar una competición súperexigente", añadió el vitoriano, para sentenciar que "tenemos un modelo y debemos profundizar en él".

Es evidente que del mismo modo que para Xabi es un privilegio dirigir al segundo equipo de la Real en el mejor momento deportivo, económico y social del club donostiarra, también para la Real lo es poder contar con él. Como le gusta decir a Olabe, "en Zubieta hacemos un trabajo artesanal", lo que sin duda está permitiendo a Alonso formarse de la mejor manera posible. Con otro técnico de la casa como Imanol Alguacil al frente del primer equipo, el salto a la Real siempre va a ser una posibilidad, pero sin prisa. Llegado el caso, a buen seguro que el oriotarra sería el primero en cederle el puesto y regresar él a la base.

Foto: Xabi Alonso, junto a Pep Guardiola, en Múnich. (REUTERS)

Es normal que el madridismo, al igual que les sucederá a los hinchas del Liverpool, se ilusione con que en algún momento Xabi Alonso pueda entrenar a su equipo. No duden que capacidad y preparación para ello le sobrará. Aunque todo a su tiempo, sin coger atajos y sin dejar que otros los cojan por él. Ahora bien, muchas cosas tendrán que pasar en el Real Madrid para que Xabi pueda entrenarlo. Al menos como él entiende el juego y así lo está demostrando en la Real. Claro que, llegado el caso, si se ve incapaz de cambiar el Real Madrid, siempre podrá intentar que al menos el Real Madrid no le cambie a él...

Su nombre ya sonó como posible sustituto de Zidane para el banquillo del Real Madrid, aunque con el mismo rigor que la petición de Ancelotti de recuperar a Cristiano Ronaldo, insólitamente desmentida por el propio 'Carletto' en redes sociales, o la exclusiva del regreso de Sergio Ramos al Sevilla, por poner solo dos de los muchos ejemplos cuando de lo que se trata no es de informar, sino de distraer, en el amplio y propagandístico sentido de la palabra.

Zinédine Zidane José Mourinho Cristiano Ronaldo Raúl González Blanco
El redactor recomienda