Es noticia
Menú
Mister Alonso, a la sombra de Guardiola (y Benítez, Mourinho, Florentino, Olabe...)
  1. Deportes
XABI YA TRIUNFA COMO TÉCNICO EN SU REAL

Mister Alonso, a la sombra de Guardiola (y Benítez, Mourinho, Florentino, Olabe...)

Regresó a Zubieta para iniciar su carrera en los banquillos y ha hecho historia al ascender al Sanse a Segunda. Pep lo vaticinó y otros influyeron en su devenir para ser entrenador

Foto: Xabi Alonso, junto a Pep Guardiola, en Múnich. (REUTERS)
Xabi Alonso, junto a Pep Guardiola, en Múnich. (REUTERS)

Lo avisó Pep Guardiola, el último entrenador que tuvo Xabi Alonso, hasta que en marzo de 2017 decidió colgar las botas en el Bayern de Múnich: "Perdemos a uno de los mejores centrocampistas, pero estoy convencido de que pronto volverá como entrenador, y de los buenos". Cuatro años después, Xabi ya ha hecho historia al ascender al segundo equipo (que no filial) de la Real Sociedad a Segunda División, algo que el club donostiarra solo logró en 1960. A pesar de terminar cuarto, el anteriormente llamado San Sebastián CF (de ahí el nombre de Sanse por el que se le conoce) solo estuvo esa temporada en la llamada categoría de plata, ya que el descenso del primer equipo a Segunda le devolvió a Tercera, pues la Segunda B no se creó hasta 1977.

Al igual que hizo Guardiola con el segundo equipo (que no filial) del FC Barcelona, club del que también fue canterano, pero tampoco se retiró en él, Alonso ha iniciado en casa su carrera como entrenador. Y si Pep se estrenó con el ascenso del Barça B de Tercera a Segunda B, Alonso le ha superado al hacerlo, valga la redundancia, a una categoría superior. El catalán lo hizo en su primera temporada en los banquillos, mientras que el vasco lo ha conseguido en la segunda, bajo los complicados efectos de la pandemia del covid y tras un play-off en el que su joven equipo se impuso a Andorra y Algeciras. La gran diferencia es que, por necesidades del guion, al año siguiente Guardiola cogió el primer equipo del Barça, mientras que Xabi seguirá al frente del Sanse, aunque en una competición muy exigente como es la Segunda.

Foto: Xabi Alonso. (Reuters)

El pasado mes de marzo, y después de que en Alemania se diera por hecha su llegada al Borussia Mönchengladbach, Alonso renovó contrato con la Real hasta el 30 de junio de 2022. En declaraciones a los medios oficiales del club, el tolosarra aseguró estar “muy contento y satisfecho” y destacó "la buena comunicación con la directiva y Roberto Olabe (director de fútbol)", algo que prevaleció en la negociación, pues su interés era "seguir creciendo y ayudando a la Real". Y es que, efectivamente, si algo ha logrado ese director de fútbol de ida y vuelta que es Olabe, es que "el proyecto sea muy atractivo", en palabras del propio Xabi. Sepultado queda aquel comentario fuera de lugar que Eusebio Sacristán le hizo a Roberto a su regreso a Zubieta: "¿A qué has venido, a jodernos?". Normal que ni él ni Loren siguieran.

No en vano, esta temporada la Real ha vuelto a clasificarse para Europa al quedar quinto en la Liga, además de ganar la Copa del Rey que tenía pendiente, y a ello se suman la gran campaña de las chicas, a un paso de los puestos de Champions, el comentado ascenso del Sanse a Segunda División y del tercer equipo, la Real Sociedad C, de Tercera a la nueva e indescifrable Segunda División RFEF que estará formada por 90 clubes. Sí, la Primera División RFEF constará de 40. Un auténtico galimatías con el que el presidente federativo intentará esquilmar al único fútbol sostenible, el profesional que gestiona LaLiga y en el que ahora la Real ocupará dos puestos de los 42 que lo forman.

Aquella llamada a Valladolid

Pero, volviendo a Xabi Alonso, en unos días hará dos años, el 1 de junio de 2019, Roberto Olabe se encontraba en Valladolid participando en el Congreso Nacional de Entrenadores que lleva por título ‘La táctica a las órdenes del juego’ junto a otros técnicos como Benito Floro, Juan Carlos Unzué, Ángel Cappa, Jorge D´Alessandro y Jesús Cuadrado, organizado por Cesfútbol y la Federación de Castilla y León de Fútbol. Fue ahí donde y cuando el director de fútbol de la Real recibió una llamada y dio luz verde a hacer público el acuerdo por el que Alonso dirigiría al Sanse. Una noticia que Olabe celebró como el éxito que en sí mismo suponía y ha supuesto.

Regresar a la Real 15 años después de su marcha a Anfield era para Alonso como un volver a empezar. Tras superar un curso intensivo junto a otros ilustres como Raúl y Xavi Hernández, casualmente los entrenadores que ahora suenan para sustituir a Zidane y Koeman, respectivamente, la primera experiencia de Xabi en el banquillo fue al frente del Infantil A del Real Madrid. "Poco a poco. Ya llegará el momento de tomar decisiones", dijo tras ganar la Liga sin perder un solo partido y antes de anunciar su marcha de Valdebebas, donde, según algunas informaciones, le habían ofrecido entrenar al Juvenil A.

placeholder Xabi Alonso, manteado por los jugadores del Sanse tras el ascenso. (EFE)
Xabi Alonso, manteado por los jugadores del Sanse tras el ascenso. (EFE)

"Hay momentos para todo en la vida. Hubo uno para salir y otro para volver", comentó a su regreso a Zubieta cual hijo pródigo. "En Madrid he estado muy a gusto, pero volver a la Real era ilusionante y puedo crecer en casa. Todo lo que he vivido en el fútbol nació aquí y tengo muchas ganas de ayudar al futuro de la Real, el mejor sitio donde puedo estar", añadió Xabi en su presentación como nuevo entrenador de "la joya de la corona", como calificó al Sanse el presidente, Jokin Aperribay, quien le acompañó junto al omnipresente Olabe.

La mala experiencia de su padre

A Alonso le marcó mucho la amarga experiencia de su padre, Periko, al frente de la Real, precisamente en la temporada en la que él debutó en el primer equipo. Tanto, que siempre que se le preguntaba sobre la posibilidad de ser entrenador cuando colgara las botas, en primera instancia la descartaba. Sin embargo, y como bien dijo Guardiola, "Xabi entiende el juego y tiene curiosidad por conocer las claves de los partidos y lo que hay que hacer para ganar". La verdad es que irse al Bayern con Pep fue toda una suerte para él y si a alguien se debe agradecérselo es al presidente del Real Madrid, quien le abrió la puerta después de haberlo dado todo en una etapa tan complicada como la vivida con Mourinho.

"Míster, me ha llamado Guardiola para que me vaya con él al Bayern, he hablado con el presidente y me marcho". Así fue más o menos cómo Xabi comunicó a Ancelotti que abandonaba el Real Madrid con la Liga empezada y a dos días de que el mercado se cerrara. Al italiano la noticia le pilló por sorpresa y aún se sorprendió más cuando el propio futbolista le comentó que Florentino Pérez había tasado su traspaso en 10 millones. Además, irse del Madrid también le evitó reencontrarse con Benítez, con quien Xabi (como la mayoría de las personas que se han cruzado en el camino de Rafa) no terminó nada bien durante sus cinco años en Liverpool.

placeholder Xabi Alonso habla con Mourinho durante su etapa en el Real Madrid. (EFE)
Xabi Alonso habla con Mourinho durante su etapa en el Real Madrid. (EFE)

No le faltarán pretendientes

"Desearía que Alonso volviera en algún momento al Bayern", confesó el presidente del club alemán, Karl-Heinz Rummenigge. "Xabi irradia una autoridad natural, tuvo fantásticos entrenadores, habla varios idiomas... Una personalidad extraordinaria. Como jugador, era el general del centro del campo, al que todos los compañeros seguían". La labor de entrenador es muy distinta, pero las capacidades de Alonso están fuera de toda duda y nada tienen que ver con las de otros exfutbolistas. De ahí también sus pasos tan bien medidos, sin prisas por llegar a un objetivo que está en sí mismo y con un gran referente como es Pep Guardiola.

A lo largo de su exitosa carrera como futbolista, con 20 títulos, sumando los tres con la Selección española, Xabi Alonso ha conocido muchas maneras de entrenar. En sus 689 partidos con las camisetas de Real Sociedad, Eibar (de manera testimonial), Liverpool, Real Madrid y Bayern de Múnich, jugó a las órdenes de diez técnicos de lo más variopintos y varios de gran prestigio. En concreto fueron Rafa Benítez (210 partidos), Mourinho (151), Ancelotti (82), Pep Guardiola (79), Raynald Denoueix (75), Pellegrini (41), Toshack (39), Roberto Olabe (8), Blas Ziarreta (3) y Clemente (1, el de su debut en la Real, y gracias...). A ellos hay que sumar a los seleccionadores Iñaki Sáez, Luis Aragonés y Vicente del Bosque en sus 114 partidos con España.

Xabi ha vuelto a la Real para iniciar su carrera de entrenador y el tiempo dirá si da el salto al primer equipo, donde Imanol Alguacil, lejos de verle como una amenaza, le recibió con los brazos abiertos. "Entiendo que, por todo lo que es y ha dado al club, sería interesante que trabajase aquí con todos nosotros", dijo el oriotarra cuando se rumoreó su llegada. Y así ha ocurrido, un trabajo en perfecta sintonía y con grandes resultados. De momento, Alonso puede estar orgulloso, y así lo está, de haber hecho historia con su Real. Un club del que probablemente algún día volverá a irse para entrenar en alguno de los grandes de Europa en los que ya estuvo como futbolista, aunque Zubieta, como Donosti, siempre estarán ahí, esperándole.

Lo avisó Pep Guardiola, el último entrenador que tuvo Xabi Alonso, hasta que en marzo de 2017 decidió colgar las botas en el Bayern de Múnich: "Perdemos a uno de los mejores centrocampistas, pero estoy convencido de que pronto volverá como entrenador, y de los buenos". Cuatro años después, Xabi ya ha hecho historia al ascender al segundo equipo (que no filial) de la Real Sociedad a Segunda División, algo que el club donostiarra solo logró en 1960. A pesar de terminar cuarto, el anteriormente llamado San Sebastián CF (de ahí el nombre de Sanse por el que se le conoce) solo estuvo esa temporada en la llamada categoría de plata, ya que el descenso del primer equipo a Segunda le devolvió a Tercera, pues la Segunda B no se creó hasta 1977.

Castilla y León Vicente del Bosque Valdebebas Rafa Benítez Xabi Alonso