La leyenda de Pintus: el preparador físico que flipa a los madridistas con su método secreto
  1. Deportes
  2. Fútbol
TIENE ESTATUS DE MITO VIVIENTE

La leyenda de Pintus: el preparador físico que flipa a los madridistas con su método secreto

El italiano está de vuelta en Concha Espina y el club dice que es el mejor del mundo en su puesto. Se le atribuye un rol fundamental en las tres últimas Champions. ¿Es todo cierto?

placeholder Foto: Pintus, meditativo durante su última etapa en el Inter de Milán. (Getty)
Pintus, meditativo durante su última etapa en el Inter de Milán. (Getty)

En el Salvaje Oeste del fútbol, cuando la leyenda se vuelve un hecho, se imprime la leyenda. Así es como el preparador físico Antonio Pintus (Turín, 1962) se ha convertido en un personaje mítico dentro del imaginario madridista.

Tras dos años alejado de Chamartín, el pasado viernes el club anunció de nuevo la contratación del italiano, que esta vez viene con más galones: ahora se encargará de la preparación física de todos los equipos del Real Madrid, no solo del primero. La marabunta merengue ha comenzado a rugir de nuevo con su fichaje, tanto o más que con el de un nuevo futbolista. Desde el club se sostiene sin ambages que Pintus es "el mejor preparador físico del mundo", no en vano, se le atribuye el 'milagro' de haber transformado a un grupo de jugadores al final de su ciclo en los portentosos atletas que lograron levantar tres veces seguidas la Champions League entre 2017 y 2019.

Foto: Ancelotti, en una imagen de cuando entrenaba al Everton. (Reuters)

La anécdota más reveladora de esta mitomanía llegó tras el 4-1 a la Juventus de Turín en Cardiff que certificó la Duodécima. Juan Carlos de Borbón bajó a felicitar al equipo, y tras abrazar a Zidane efusivamente, le preguntó al francés: "¿Dónde está Antonio Pintus? Acércate con nosotros, hombre", le dijo el rey emérito.

Sin embargo, fuera de su círculo o de los equipos por los que ha transitado saben qué hace en realidad Pintus, qué teclas toca para elevar el rendimiento de la plantilla.

placeholder El preparador físico Antonio Pintus y Zidane durante un entrenamiento en 2017. (EFE)
El preparador físico Antonio Pintus y Zidane durante un entrenamiento en 2017. (EFE)

Entre la prensa solemos despachar la enigmática figura de Pintus con apelativos como "sargento de hierro" o "el látigo", como se le llamaba en Italia. Se reitera su fijación con el trabajo sin balón, con las pretemporadas duras o con potenciar el fondo físico a base de carreras. Pero en 2021 la preparación física en los clubes de élite es una ciencia bastante más compleja de lo que podríamos pensar. No basta con 'hacerlos sudar', como habitualmente se resume su trabajo.

Parte de este misterio surge de que a Pintus no se le recuerdan entrevistas donde explique estas facetas. Quienes lo han tratado a lo largo de las últimas décadas lo definen como alguien humilde y cercano, que se esfuerza en mantener a buen recaudo su privacidad, pero en el plano profesional hay mucho más bajo la superficie de Antonio Pintus.

Siempre unido a aquel centro del campo

En 1998, Zinédine Zidane era el mejor jugador del mundo. Tras haber ganado el Mundial en su país con dos goles suyos en la final, el mediapunta, entonces con 26 años intuye que si quiere prolongar sus múltiples cualidades futbolísticas en el mismo nivel sobresaliente debe empezar a cuidar más su físico. Para ello se pone en manos del preparador del equipo juventino.

Por aquel entonces, en el centro del campo de la Juventus le acompañaban dos nombres clave. Por detrás tenía al francés Didier Deschamps como mediocentro y a su lado, como volante, al abnegado Antonio Conte. Los tres han llegado a ser exitosos entrenadores que han ido pujando por Pintus. Si sumamos a Gianluca Vialli, que se lo llevó al Chelsea, y a Carlo Ancelotti, entrenador del equipo blanquinegro en 1999, prácticamente toda la carrera de Antonio Pintus se ha desarrollado a las órdenes de los compañeros que tuvo en aquella 'Vecchia Signora' de finales de los noventa.

placeholder Del mediocampo de la Juve en 1998 han salido tres de los técnicos fetiche de Pintus.
Del mediocampo de la Juve en 1998 han salido tres de los técnicos fetiche de Pintus.

"Se sabe muy poco sobre su vida privada y profesional porque es una persona extremadamente reservada", cuenta a El Confidencial Rosario D'Onofrio, editor jefe del 'Italian Journal of Sports Rehabilitation and Posturology' y autor de unos 40 artículos científicos en colaboración con Pintus, al que conoce desde hace más de tres décadas, cuando el por entonces joven preparador alternaba el fútbol con la universidad. D'Onofrio considera al hoy madridista como un "preparador clásico".

La 'segunda venida' de Pintus a Madrid se ha producido tras una doble carambola: la marcha de Zidane del banquillo de Chamartín y la de Antonio Conte del banquillo del Inter de Milán, que reclutó al preparador físico para alzarse el año pasado con el Scudetto por primera vez en una década. En Valdebebas, Pintus se pondrá por primera vez a las órdenes de Carlo Ancelotti que dirigió a Zidane, Deschamps o Conte hace 20 años, pero no llegó a coincidir con Pintus, ya que se hizo cargo del equipo en 1999, justo cuando el preparador físico salió de Turín rumbo a Inglaterra.

El destino laboral de Pintus estaba unido al de Deschamps... hasta que llegó Zidane

Tras dos años en Stamford Bridge, Pintus ató su destino al de Didier Deschamps, a quien acompañó en su periplo al frente de aquel Mónaco que perdió ante el Oporto de Mourinho la final de Champions en 2004. Más tarde, ambos volverían a la capital del Piamonte para sacar a la Juventus de la Serie B italiana, tras su descenso por el escándalo de amaño de partidos. Pintus también le acompañó en Marsella o Lyon, donde apenas permaneció mes y medio en 2016 antes de que su otro viejo compañero 'bianconero' se cruzara en su camino.

El equipo madridista aprovechó una ley francesa que permite llevarse a un jugador con contrato temporal ofreciéndole un contrato indefinido con solo un preaviso de 15 días. El presidente del OL, Jean Michel Aulas, se quejó amargamente de la nocturnidad del fichaje, pero poco pudo hacer para retener al hombre al que había encomendado la preparación física de todos sus equipos.

placeholder Casemiro y Pepe junto a Pintus en el primer año de éste en el Madrid. (EFE)
Casemiro y Pepe junto a Pintus en el primer año de éste en el Madrid. (EFE)

La llegada del preparador a Madrid se enmarca en ese ciclo virtuoso de trofeos. Sin embargo, al abandonar Zidane el club tras la tercera Copa de Europa consecutiva, Pintus optó por permanecer en el club respetando su contrato. A su vuelta, el técnico francés ajustó cuentas pendientes y puso la preparación física en manos de su compatriota Gregory Dupont. Este científico deportivo francés llevó al Madrid a ser un bloque compacto tras el confinamiento, pero la plantilla esta temporada se le ha venido abajo con las lesiones.

Precisamente, D'Onofrio destaca de Pintus que "todos sus equipos han tenido muy pocas lesiones y muy pocas re-lesiones". Tras el calamitoso curso 2021, este factor es especialmente apreciado por los jerarcas de Concha Espina, que aparentemente acordaron su incorporación incluso antes de saber quién iba a ocupar el banquillo.

Solo han pasado dos temporadas, pero aquel Pintus que se fue no es exactamente el mismo que ha regresado a Valdebebas.

Algo más que palizas y carreras

Se suele resumir la labor de un preparador físico en '¡corred, corred, malditos!' pero la realidad, como suele ocurrir, es muy diferente. Hubo un tiempo en el que fue así, pero la medicina deportiva ha explotado en complejidad. Fabrizio Perroni, profesor en el Departamento de Ciencias Biomoleculares de la Universidad de Urbino, marca ese momento en torno al año 2000, precisamente cuando Pintus comienza a asumir más galones en los clubes. El triángulo entre ejercicio físico, investigación científica y tecnologías aplicadas al deporte ha dotado a los preparadores de nuevas herramientas para desarrollar programas individualizados y monitorizar el rendimiento de los futbolistas de élite antes, durante y después de los partidos.

placeholder 2017. Pintus observa a los jugadores del Real Madrid hacer un rondo. (EFE)
2017. Pintus observa a los jugadores del Real Madrid hacer un rondo. (EFE)

En este sentido, la figura del preparador físico ha pasado de ser un hombre con silbato que grita a los jugadores —aunque en apariencia siguen haciendo justo eso— a alguien que coordina el trabajo en los entrenamientos con un equipo más amplio de fisioterapeutas, psicólogos o expertos en nutrición. Pese a la imagen de Pintus haciendo correr a los futbolistas del Madrid, sus colaboradores explican que una de las claves de su método es, precisamente, evitar el sobreentrenamiento, dado que éste podría desembocar en más lesiones.

Perroni colaboró con Pintus en varios estudios científicos durante la primera etapa del preparador en la plantilla del Real Madrid. En uno de ellos, por ejemplo, utilizaron células fotoeléctricas para medir el rendimiento de jóvenes talentos del fútbol italiano mientras realizaban tandas de 'sprints' en los entrenamientos. "Considerando que el crecimiento y la madurez están asociados con ventajas en la forma física, nuestro estudio pretendía examinar la habilidad de hacer 'sprints' repetidos en categorías juveniles de fútbol para analizar la relación entre edad cronológica y pubertad, para ayudar al entrenador a administrar una carga de entrenamiento adecuada a la cantera", explica el académico a El Confidencial.

"Los entrenadores de fuerza y condición física basan su trabajo en la fisiología del ejercicio y en la respuesta del cuerpo a la carga de trabajo que se les administra", añade Perroni. "Equilibrar la carga de trabajo y la recuperación es muy importante y el profesor Pintus, dada su experiencia y conocimiento cultural, sabe cómo hacerlo. Además, "sabe cómo hablar a los futbolistas y cómo motivarles para que incrementen su estado de forma con la metodología del trabajo duro".

El Pintus estudiante

En el mundo de la preparación física de los equipos de alto nivel, el secretismo es máximo. Los equipos tratan sus métodos de entrenamiento como si de una fórmula sujeta al espionaje industrial. "Preferiría no explicar sus métodos", dice por e-mail Alexandre Dellal, preparador físico en equipos como el Niza de la Ligue 1 francesa que coincidió con Pintus en Lyon. "Él es el la mejor persona para hacerlo".

En su autobiografía, Luka Modric se refiere en una ocasión al italiano: "Los entrenamientos eran duros porque seguíamos un exigente plan preparado por Antonio Pintus, experto en preparación física", señalaba sobre la pretemporada 2016-17, igualmente sin revelar nada extraordinario sobre su famoso método.

"Antonio Pintus, a su edad, se graduó, con muchos sacrificios, en fisioterapia en Madrid"

La faceta del preparador físico como investigador o académico de las ciencias del deporte ayuda, sin embargo, a entender qué tipo de trabajo hace a nivel de césped y por qué está tan bien considerado. Igual que existen entrenadores ofensivos, defensivos, tácticos o técnicos, con los preparadores físicos pasa lo mismo. "Hay preparadores físicos que tienen sus propias ideas y creencias diferentes, muchas veces contradictorias entre sí", dice D'Onofrio. Pero Pintus cuenta con una ventaja importante sobre otros competidores: su continua actualización de conocimientos.

"Antonio Pintus, a su edad, se graduó, con muchos sacrificios, en fisioterapia en Madrid", revela el editor y profesor en universidades como La Sapienza. "En la práctica diaria de fútbol es difícil encontrar tiempo para estudiar y actualizarse: aquellos que logran actualizarse están en un nivel superior".

No solo se graduó, sino que —meses antes de saber que iba a volver a España— a mediados de abril participó como ponente invitado en el congreso Fisioterapia y Deporte 2021, donde impartió una conferencia sobre el regreso a la actividad del jugador de fútbol después de la reconstrucción del ligamento cruzado anterior. Es la lesión que tuvo en el dique seco casi un año al mediapunta madridista Marco Asensio.

placeholder Asensio se lesionó en un amistoso contra el Arsenal en la pretemporada de 2019. (EFE)
Asensio se lesionó en un amistoso contra el Arsenal en la pretemporada de 2019. (EFE)

"Es una persona muy llana y buena gente, nos sorprendió a mí y a todos los que le trataron", explica Mikel Junquera, fisioterapeuta y director del congreso. La invitación a participar en el mismo vino por un amigo común, Sebastián Truyols, durante muchos años fisioterapeuta en equipos de primer nivel como el Atlético de Madrid.

"Habitualmente se trabaja mucho en sinergia entre el fisioterapeuta y el preparador físico", añade, "los primeros llegan hasta la fase de readaptación de la lesión y luego lo retoma el preparador, que es en lo que Antonio es experto". Pintus se ha centrado en los últimos años en esta frontera entre una y otra labor, algo que para los expertos consultados separa al italiano de otros preparadores de élite.

¿Flor de Zidane o curro de Pintus?

D'Onofrio explica que el manejo de una lesión por parte de grandes clubes de fútbol no siempre sigue las evidencias científicas. Lo hemos visto muchas veces: las ganas del jugador de volver, las necesidades del equipo o las infiltraciones acaban en recaídas. O peor, en jugadores incapaces de volver a ser los de antes. "Incluso hoy en día, el proceso de devolución al deporte de los atletas lesionados se basa a menudo en conocimientos subjetivos y no en la evidencia científica que nos llega de la literatura internacional", dice el italiano. En este contexto, la culpa se reparte entre el preparador —cuando se lesiona entrenando— y el equipo médico cuando sufren una recaída.

Pintus, en este sentido, trasciende ese debate 'con balón' o 'sin balón' y lo que trata es de introducir aspectos preventivos en todas las fases del entrenamiento. Evitar las lesiones por sobreentrenamiento permite tener más jugadores disponibles para las rotaciones, lo cual reduce también el estrés por sobreesfuerzo en los partidos. Todo se retroalimenta, aunque desde fuera estos entrenamientos se desarrollen de una forma aparentemente 'clásica'.

placeholder El delantero brasileño Rodrygo Silva se lesiona durante el partido Real Madrid-Granada. (EFE)
El delantero brasileño Rodrygo Silva se lesiona durante el partido Real Madrid-Granada. (EFE)

Además de su evolución, la nueva etapa del preparador italiano contará con un factor añadido: la autonomía. En su anterior etapa, la responsabilidad era colegiada con el preparador Bernardo Requena y los asistentes de Zidane: David Betoni y Hamidou Msaidie. "El problema principal está en la relación entre el entrenador y el preparador físico, y en su autonomía en la toma de decisiones", dice D'Onofrio. "En Italia muchos entrenamientos se realizan exclusivamente con balón y el preparador a menudo no tiene poder de decisión: está claro que un preparador físico muy importante discute la autonomía en la toma de decisiones en el momento del contrato". Así ha ocurrido en esta ocasión, donde Pintus será responsable de la metodología de preparación física de todos los equipos: desde el Castilla hasta el infantil pasando por el femenino.

Otro de los subproductos del 'método Pintus' al que habrá que estar muy atento en esta próxima temporada es la resistencia. Durante la primera temporada del preparador turinés (2016/17) el Real Madrid se convirtió en el equipo de las cinco primeras ligas europeas que más goles marcó después del minuto 75, según datos del portal estadístico WhoScored. En aquel momento, los medios hicimos célebre la expresión "la flor de Zidane" por aquellas épicas remontadas, que aseguraron al equipo blanco 23 puntos extra.

Ahora podrá discernirse con más claridad quién regaba en realidad aquellas flores tardías.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Fútbol Fisioterapia Medicina personalizada