¿Qué hacer ante un episodio racista? La falta de protocolo señala a LaLiga y a Europa
  1. Deportes
  2. Fútbol
Las guías, enfocadas al aficionado

¿Qué hacer ante un episodio racista? La falta de protocolo señala a LaLiga y a Europa

El caso de Diakhaby y Cala reabre una herida que no deja de sangrar en el fútbol español y europeo. No existen pautas de actuación para el racismo centradas en los protagonistas

placeholder Foto: Diakhaby decide marcharse del campo junto a sus compañeros. (Efe)
Diakhaby decide marcharse del campo junto a sus compañeros. (Efe)

El pasado domingo 4 de abril, el fútbol español quedó manchado por un incidente racista en el partido que enfrentó al Cádiz y al Valencia. “Hay dos opciones, o Diakhaby se lo ha inventado o lo ha entendido mal. El resto es un circo”, argumentó Juan Cala, en su comparecencia pública dos días después de la polémica. Según el relato de Mouctar Diakhaby, el jugador español le había insultado con un término racista. El futbolista valencianista reafirmó su postura en un comunicado en sus redes sociales. “Negro de mierda”, fueron las palabras que supuestamente empleó Cala durante un lance del partido. Afectado por lo sucedido, el futbolista francés decidió abandonar el terreno de juego, arropado por sus compañeros.

Foto: Juan Cala busca recuperar un balón ante el futbolista francés del Valencia, Kevin Gameiro. (EFE)

Se vivieron en el terreno de juego momentos de inquietud. La plantilla del Valencia, según la versión que el club transmitió a este periódico, decidió regresar al terreno de juego únicamente porque Diakhaby se lo pidió. Él se quedó en la grada con gesto de abatimiento. Desde el Comité de Árbitros se negó que Medié Jiménez, encargado de dirigir el encuentro, hubiera presionado a los jugadores ches para reincorporarse al encuentro. El desaguisado mostró un evidente ejercicio de improvisación ante una situación de tal calibre.

La falta de protocolos para un hecho como este, en el que un jugador supuestamente ejerce un insulto racista contra un compañero de profesión, salpica a LaLiga. Consultada por este medio, la entidad presidida por Javier Tebas respondió que “la máxima autoridad es el árbitro”. “Suspender o no un partido es un tema de la Federación”, insistieron. El propio Tebas confirmó que hay una investigación al respecto: “Por la conducta del jugador del Valencia, algo pasó”.

Ese algo no se ha logrado demostrar, todavía, en los archivos que maneja la entidad. “Hemos cogido las imágenes que tenemos para limpiar el sonido ambiente y ver si encontramos una prueba de lo que sucedió. En caso de ser constitutiva de falta, se le pasará la propuesta de sanción al Comité de Competición. Es el árbitro quien decide, es el juez, y si él dice que no ha oído nada y considera que el partido debe continuar…”, defendieron fuentes de LaLiga.

placeholder Cala, en su comparecencia sobre el episodio con Diakhaby. (Efe)
Cala, en su comparecencia sobre el episodio con Diakhaby. (Efe)

"De momento no hemos encontrado nada”, aseguraron desde el organismo. Medié Jiménez sí reflejó en el acta del partido el “negro de mierda”, pero el árbitro lo escribió matizando que esa era la versión del central valencianista: “No fue percibido por ningún integrante del equipo arbitral”. El protocolo de competición es claro en ese sentido, se debía de seguir el partido. ¿El problema? La ausencia de reglamento ni directrices que protejan al afectado si sucede un episodio racista como el que denuncia Diakhaby.

"A veces tienen que ocurrir este tipo de cosas para que se integren estos casos”, contestan desde LaLiga cuando se les pregunta por la ausencia de un protocolo elaborado. El organismo señala que, en todo caso, estas directrices deberían ser elaboradas por la Federación y el Comité de Competición.

Según la versión de la entidad de Tebas, no se ha logrado obtener audios limpios todavía: “No siempre entra nítido el sonido por el ambiente”. Hay que recordar que el partido se celebró a puerta cerrada por las restricciones frente al coronavirus. Todavía no se descarta la aparición de imágenes que logren probar qué sucedió entre Cala y Diakhaby. En su comparecencia pública, el central del Cádiz aseguró que únicamente le dijo “déjame en paz”. “Estamos investigándolo para ver si podemos conseguir pruebas para mostrárselas a los clubes, leer los labios, ver qué pasó… Y proponer sanción”, avisan.

La Premier League, la liga más involucrada

El racismo y el fútbol han convivido con relativa mano blanda durante años en Europa. El foco se ha puesto en las aficiones y en los insultos racistas que los jugadores han recibido en los terrenos de juego. En este sentido, la Premier League es la competición que más ha endurecido sus códigos internos, llegando a provocar incluso episodios surrealistas como la sanción de Edison Cavani. El pasado diciembre, el delantero uruguayo del Manchester United recibió tres partidos de castigo y una multa de 100.000 libras por escribir “gracias, negrito” a un amigo íntimo en una 'story' de Instagram. El término, aceptado culturalmente en Uruguay, fue motivo de sanción para la liga británica.

Foto: Cavani celebra su primer gol en aquel partido contra el Southampton. (Reuters) Opinión

La FA (Football Association) modificó su guía de actuación en políticas de discriminación el pasado agosto. La federación inglesa incluyó en este apartado cualquier tipo de acción ofensiva que los jugadores (y a algún otro participante), ya sea sobre el terreno de juego, en redes sociales o en su esfera privada. Al caso de Cavani se unió el de Bernardo Silva: el mediapunta del Manchester City publicó una imagen de su compañero, Mendy, comparándolo con un conguito. El portugués fue sancionado con un partido de suspensión y 50.000 libras de multa a pesar de que el propio francés declaró que se trataba de una broma privada. No existen casos recientes con similitud al protagonizado por Diakhaby y Cala en la máxima categoría del fútbol inglés y para encontrar el último hay que remontarse al incidente entre Pabrice Evra y Luis Suárez, en 2011.

El pasado 2019, la Premier League lanzó la campaña No Room for Racism, con la que se busca acabar con la discriminación en la liga inglesa. Uno de los apartados más agresivos de este proyecto se basa en pedir al aficionado que denuncie, de manera anónima y a través de distintas vías, cualquier tipo de episodio racista relacionado con el fútbol, ya sea tanto en un estadio como en las redes sociales.

placeholder Bernardo Silva y Mendy, en una imagen de archivo. (Reuters)
Bernardo Silva y Mendy, en una imagen de archivo. (Reuters)

Sí existe un caso similar al del Cádiz-Valencia en Francia, el que se vivió el pasado 2020 durante el enfrentamiento que enfrentó al Olympique de Marsella y el Paris Saint Germain. La estrella parisina Neymar acusó a Álvaro González de haberle llamado “mono hijo de puta”. El defensa español negó los hechos inmediatamente, alegando a un ajuste de cuentas por la mala relación que mantenía con el futbolista brasileño. Dos semanas más tarde, la Comisión de Disciplina de la LGP (Ligue de Football Professionnel) consideró que los insultos racistas -Neymar también había sido acusado de discriminar a Sakai, jugador japonés del Marsella- de ambos jugadores no podían ser probados a falta de pruebas materiales. Ningún vídeo ni audio pudo probar la existencia de dichos episodios racistas.

Al igual que sucede con el resto de grandes ligas europeas como la Bundesliga o la Serie A, no existe una pauta de actuación oficial a seguir en casos de acciones racistas entre propios jugadores. Todos los clubes del viejo continente se rigen por una guía de actuación de la UEFA publicada en el 2006, centrada en episodios de racismo por parte de aficionados.

Este martes 6 de abril, el Hertha de Berlin quiso dar ejemplo despidiendo a Zsolt Petry, entrenador de porteros, a raíz de unas declaraciones suyas homófobas y xenófobas en Hungría, su país natal. Petry criticó en dicha entrevista a su compatriota Peter Gulacsi, portero titular del Leipzig, por estar a las órdenes de un equipo que, según él, respalda el matrimonio homosexual. "No entiendo cómo puede apoyar a homosexuales, transvestidos y gente con esas identidades sexuales. En Europa se te acusa con mucha facilidad de racista”, afirmó. El equipo alemán salió al paso y cortó por lo sano.

Fútbol Cádiz CF Racismo Premier League Comité de Competición LaLiga Javier Tebas
El redactor recomienda