El tejemaneje de Real Madrid y Athletic con el fichaje de Maite Oroz por un error de cálculo
  1. Deportes
  2. Fútbol
DE LLEGAR GRATIS A COSTAR 250.000 EUROS

El tejemaneje de Real Madrid y Athletic con el fichaje de Maite Oroz por un error de cálculo

No han presentado el justificante de una operación de la que estaban liberados si Ana Rossell, expresidenta del CD Tacón, se hubiera opuesto a la Lista de Compensación

placeholder Foto: Maite Oroz, con el Real Madrid contra el Santa Teresa. (EFE)
Maite Oroz, con el Real Madrid contra el Santa Teresa. (EFE)

Una vez confirmada su salida por la puerta de atrás de la presidencia del Consejo Superior de Deportes (CSD), Irene Lozano precipitó el anuncio de la 'Liga Ellas'. Así se llamará la competición de fútbol femenino que a partir de la próxima temporada se considerará profesional, si bien hasta 2024 estará supervisada por el Gobierno mediante un convenio de coordinación que integrará a los 16 clubes participantes, la Federación Española de Fútbol (RFEF) y el propio CSD, además de una comercializadora externa que explotará los principales activos de esta nueva competición, entre los que destacan los siempre discutidos derechos audiovisuales.

Para la ocasión, en el CAR de Madrid se dieron cita nada menos que la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, además de representantes de algunos de los clubes a los que le dio tiempo a estar a media mañana en la capital de España, pues la convocatoria se hizo, deprisa y corriendo, a última hora de la noche anterior. Llamó la atención la ausencia del ministro de Cultura y Deportes, José Manuel Rodríguez Uribes, aunque sabido es que su relación con Irene Lozano no era la mejor, y por contra sorprendió la presencia del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, aún más por el hecho de que lo hiciera solo.

Foto: Maite Oroz celebra un gol del Athletic de Bilbao con Garazi Murua. (EFE)

Así, mientras el consejero delegado del Atlético de Madrid, Miguel Ángel Gil Marín, acudió a la cita junto a Lola Romero, presidenta del equipo femenino del club rojiblanco, y el presidente del Levante UD, Quico Catalán, lo hizo con Maider Castillo, coordinadora general del equipo femenino, lo normal hubiera sido que Florentino estuviera acompañado, por ejemplo, por Catalina Miñarro, la primera y única directiva del Real Madrid durante su doble mandato, aunque a la que realmente se echó de menos fue a Ana Rossell, la que fuera presidenta del CD Tacón, el equipo nodriza del Real Madrid femenino, pero en ningún caso presidenta de esta sección, tal y como erróneamente han venido informando algunos medios.

Lo cierto es que el papel de Rossell en el Real Madrid es de lo más enigmático, pues no aparece en ningún organigrama. Según parece, es la directora deportiva del primer equipo, un cargo que puede considerarse menor para alguien que en el documental de HBO 'Un sueño Real' cuenta que "Florentino fichó a Zidane a través de una servilleta y yo hice lo mismo. Coincidió que el presidente estaba en el palco, cogí una servilleta de papel y le escribí: 'Al igual que usted ha fichado al mejor jugador del mundo por esta vía, me gustaría ayudarle a conseguir que el club fuese el mejor club del siglo XXI. Y no lo conseguirá sin equipo femenino'".

Además de los numerosos escándalos del CD Tacón, un caso que ha dejado señalada a Ana Rossell fue la gestión del fichaje de la internacional Maite Oroz. La navarra acababa contrato con el Athletic de Bilbao en junio de 2020 y el Real Madrid, entonces todavía Tacón, cerró con ella un acuerdo en febrero. Es decir, mucho antes de que el I Convenio Colectivo del Fútbol Femenino se cerrara. De este modo, el fichaje de Oroz le salía gratis al Real Madrid, tal y como informamos en El Confidencial, y no por los 250.000 euros en los que el club bilbaíno tasó a la centrocampista en la polémica lista de compensación.

placeholder Irene Lozano y Florentino Pérez, tras firmar un acuerdo reciente.
Irene Lozano y Florentino Pérez, tras firmar un acuerdo reciente.

Sin embargo, la cuestión es que Ana Rossell, presionada por la Asociación de Futbolistas Aficionados (AFE), a la que le debía el favor de haber bloqueado las denuncias los impagos de algunas de sus futbolistas del CD Tacón, no se limitó a celebrar el mencionado convenio colectivo en el aquelarre organizado en el mismísimo Congreso de los Diputados, sino que cometió el error de no oponerse expresamente a la lista de compensación que se incluía en él, de manera que finalmente el Real Madrid podría verse obligado a pagar 250.000 euros por Maite Oroz.

No se acreditó en la comisión paritaria

Tal y como puede leerse en el artículo 20 del mencionado convenio colectivo del fútbol femenino en el que se hace referencia a la 'Compensación por preparación o formación', "el club que contrate los servicios de una futbolista profesional incluida en la Liga de Compensación deberá presentar el contrato de trabajo en la RFEF y acreditar haber satisfecho la compensación establecida ante la comisión paritaria". Y en el siguiente párrafo se añade: "Todo contrato especificará con carácter obligatorio, una condición suspensiva de validez del mismo, en el sentido de que se acredite haber satisfecho dicha compensación".

Pues bien, como quiera que la AFE de Aganzo fue primero de la mano de la RFEF y luego de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), tuvo que ser el sindicato Futbolistas ON quien en comisión paritaria solicitara el justificante de haber realizado el pago de los 250.000 euros por Maite Oroz, aunque lo cierto es que nunca se le mostró. Algo parecido sucedió con la RFEF, desde donde tampoco quisieron decir nada al respecto, es de suponer que para colaborar con dos clubes 'amigos' como son el Real Madrid y el Athletic.

Foto: Imagen del Real Madrid femenino difundida por el club que preside Florentino Pérez.

El mismísimo presidente del equipo bilbaíno, Aitor Elizegui, llegó a declarar públicamente que el Real Madrid les había 250.000 euros por Maite Oroz, algo que, por cierto, debería repercutir económicamente en la propia futbolista navarra, pero lo cierto es que nadie ha visto el justificante de esa operación que sabido es que en fútbol profesional representa poco dinero, aunque no lo es para el que se mueve en el femenino. Fuentes bien informadas aseguran que la operación está fosilizada, eso sí, con un reconocimiento de deuda preparado para el caso de alguien lo denuncie. Es evidente que no quieren problemas, sobre todo porque todo fue por un error de cálculo que ha dejado a Ana Rossell marcada y sin ningún poder en el Real Madrid, donde el único presidente es Florentino Pérez.

Florentino Pérez Real Federación Española de Fútbol Convenio laboral Levante UD Irene Lozano