EL REAL MADRID FEMENINO YA ESTÁ EN MARCHA

Las 'galácticas' de Florentino: cláusulas de 25 millones con sueldos de 70.000 euros

Como era de esperar, la RFEF dio el visto bueno a que el CD Tacón sea absorbido por el Real Madrid, cuyas jugadoras tendrán cláusulas como si cobraran como los futbolistas de Primera

Foto: Imagen del Real Madrid femenino difundida por el club que preside Florentino Pérez.
Imagen del Real Madrid femenino difundida por el club que preside Florentino Pérez.

En el verano de 2018, Sonia Bermúdez decidió que quería marcharse del Atlético de Madrid pese a tener un año más de contrato. A sus 33 años, y después de haber ganado nueve de las últimas diez Ligas Iberdrola —tres con el Rayo Vallecano, cuatro con el Barcelona y dos con el Atlético—, la madrileña tenía una buena oferta del Levante UD, aunque también una cláusula de rescisión de 300.000 euros.

En un principio el Atleti no estaba dispuesto a rebajar esta cantidad más allá del 50%, pero finalmente ambos clubes negociaron y llegaron a un acuerdo. Eso sí, sin llegar a especificar el montante de la operación. Sonia firmó por dos temporadas y el pasado 27 de mayo, con la ahora llamada Primera Iberdrola definitivamente suspendida sin ni siquiera preguntar, anunció que se retiraba.

Sirva la historia de Bermúdez para poner en contexto lo que está sucediendo en el fútbol femenino español, empezando con la polémica Lista de Compensación, la cual, salvo que los clubes cedan esta semana, todo apunta a que será declarada nula por la Audiencia Nacional el próximo 17 de julio y hacer buena la denuncia del sindicato Futbolistas ON y diez de las 17 jugadoras implicadas contra la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), a quien poco o nada le importan las futbolistas españolas.

Pero hay otras prácticas habituales del fútbol profesional masculino que no hacen sino distorsionar la realidad del femenino. Aunque ya empezó a hacerlo la temporada pasada con los fichajes del absorbido CD Tacón, el Real Madrid está poniendo —o imponiendo, según se mire— unas cláusulas de rescisión de 25 millones de euros a jugadoras que van a reforzar su ya oficialmente equipo femenino y que van a cobrar alrededor de 70.000 euros por temporada, todos los conceptos, como los variables y el piso, incluidos.

Es decir, que proporcionalmente es como si a un futbolista de Primera que cobra un millón de euros le ponen una cláusula de 357 millones. Absurdo, ¿verdad? Pero aún podemos poner más ejemplos: ¿Se imaginan cuáles serían las de Bale o Hazard, los dos jugadores del Real Madrid que más cobran, con cerca de 14 millones por temporada? Pues nada menos que 5.000 millones.

José Manuel Espejo, representante de Eva Navarro, y Pablo Egurrola, padre de Damaris, en la entrada de la Audiencia Nacional. (EFE)
José Manuel Espejo, representante de Eva Navarro, y Pablo Egurrola, padre de Damaris, en la entrada de la Audiencia Nacional. (EFE)

Hay agentes que tienen muy claro que estas cláusulas son ilegales y que por tanto en un juzgado no tendrían ninguna validez. Otros, en cambio, consideran que, aunque puedan ser legales, pues se supone que se aceptan y de hecho se firman de mutuo acuerdo, tampoco sirven para nada, pues son unas cantidades tan completamente desproporcionadas que, llegado el momento en el que una futbolista quiera marcharse antes de finalizar su contrato, podría denunciarlo pues existe jurisprudencia al respecto y sería un juez el que estableciera cuál es el precio justo en función de su sueldo.

La cuestión es que el Real Madrid no hace ningún favor al fútbol femenino tratándolo como si fuera el masculino. Eso sí, solo a la hora de fijar cláusulas de rescisión, pues no a la hora de pagarles las fichas. Además, con ello contribuye a que a las futbolistas no se les tome en serio. Si algo necesitan las mujeres es que su fútbol sea sostenible, pues esta es la única manera que tiene de crecer. De ahí la importancia que esté a la sombra de LaLiga y no de la RFEF, pues desgraciadamente esta no genera los recursos necesarios y bastante 'carga' tiene ya con la Segunda B y la Tercera División, además de las diferentes selecciones nacionales.

El ridículo caso de Eva Navarro

Nadie duda de que el desembarco de un club tan grade como el Real Madrid es beneficioso por todo lo que ello conlleva, aunque el fútbol femenino se está pervirtiendo de tal manera que corre el riesgo, no ya de estancarse, sino de retroceder y acabar derrumbándose. ¿Cómo es posible que el Levante pretenda que Eva Navarro, quien desde el pasado 30 de junio está sin contrato, pague 500.000 euros para irse al Real Madrid, mientras le ofrece aplicar el Artículo 20 del Convenio Colectivo y renovarle una temporada con el mismo sueldo que tenía, más un aumento correspondiente al 7% de esa cantidad? Una vez más, desproporcionado, además de ridículo.

El pasado miércoles, 1 de julio, el Real Madrid anunció que "la Real Federación Española de Fútbol nos ha comunicado que la documentación correspondiente para hacer efectiva la fusión por absorción del Club Deportivo Tacón es correcta". Después del cambalache que Florentino y Rubiales organizaron hace un año, como para echárselo atrás ahora. Desde el Real Madrid se añadió que afrontan "con ilusión este nuevo desafío con el compromiso de potenciar la promoción del fútbol femenino y contribuir a su desarrollo y crecimiento en nuestra sociedad". Ojalá sea así, pero mal empieza si inflan las cláusulas de rescisión como si las futbolistas fueran 'galácticas'...

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios