presenta una deuda de 488 millones

El futuro económico del Barça: o sale Messi o tiene que vender a Ansu y bajar sueldos

La caída de los ingresos esta temporada dispara la masa salarial hasta el 80% y Bartomeu necesita activar medidas de urgencia para rebajarla

Foto: Ansu Fati y Messi durante la temporada pasada. (EFE)
Ansu Fati y Messi durante la temporada pasada. (EFE)

El Fútbol Club Barcelona debe a bancos y clubes 820 millones de euros, de los que solo descontará 332 por cobros pendientes, por lo que presenta una deuda neta en la temporada 2019-20 de 488 millones. Una cifra alarmante, ya que venía de 217 la pasada temporada, que le colocaría primero en el ranking de clubes deudores en Europa, atendiendo al ‘Financial Year Report’ que la UEFA publica anualmente y que este último año no ha visto la luz aún por la aparición del covid-19. Hasta el año pasado, el Manchester United era el equipo con más deuda, con 459 millones de euros, seguido del Inter (438), Atlético (391) y Juventus (291). El Real Madrid no aparecía en el ránking de morosos.

El Barcelona ha ingresado 192 millones de euros menos de lo que tenía presupuestado. Sobre un ingreso previsto de 1.047 millones alcanzó solo 855, por más que desde el club se advierta que, sin la pandemia, la cifra ascendería a 1.059. El Barça cierra la temporada 2019-2020 con unas pérdidas de 97 millones de euros y los números rojos continuarán en 2020-2021, según aparece previsto en las cuentas.

Grandes problemas para Bartomeu en su tramo final de mandato. (EFE)
Grandes problemas para Bartomeu en su tramo final de mandato. (EFE)

Problemas con la masa salarial

La previsión de ingresos para la próxima temporada, que era inicialmente de 1.120 millones, se ha reducido drásticamente a 791. Los estragos de la pandemia, con la falta de público en las gradas, harán que deje de ingresar 330 millones. Y eso convierte en un asunto capital para Bartomeu y su directiva el tema de la masa salarial. La Liga no inscribirá a clubes cuya masa salarial supere el 70% de su presupuesto. Al cierre de este ejercicio, la masa salarial azulgrana alcanzaba los 636 millones, un tranquilizador 61%. Pero con el descenso de ingresos previsto hasta 791 millones, la masa salarial se dispara rondando el 80%. El Barcelona ha logrado reducirla este verano en 42 millones con la salida de jugadores como Luis Suárez (23,4 millones de euros brutos anuales), Rakitic (13,3) o Vidal (9). Pero con la inesperada disminución de ingresos necesita reducir mucho más la masa salarial.

Tiene dos alternativas: negociar una reducción salarial de la plantilla, como está planteando el club, o dejar salir a jugadores con mucho peso salarial

Las alternativas de Bartomeu son dos: generar más ingresos con la venta de jugadores o deshacerse de futbolistas con contratos altos. Si apuesta por lo primero, tendría que vender al único futbolista que generaría una plusvalía real por su traspaso, Ansu Fati, por el que estiman que sacarán 150 millones. La venta de Griezmann o Dembelé, por ejemplo, no sería rentable al haber costado al club 120 y 140 millones de euros respectivamente, cifras irreales para un mercado en crisis como el actual. El Barça calcula que las plusvalías por traspasos deben alcanzar los 73 millones esta temporada. Pero Umtiti y Dembelé no han salido y ahora habrá que trabajar el mercado de enero.

La otra opción es aligerar masa salarial, y en ese aspecto también tiene dos alternativas: negociar una reducción salarial de la plantilla, como está planteando el club, o dejar salir a jugadores con mucho peso salarial. La primera apuesta es peligrosa porque podría terminar con los jugadores denunciando sus contratos o saliendo gratis incluso en enero. Existe el riesgo real de que los futbolistas reclamen su carta de libertad, o al menos que impugnen la medida propuesta por el club, ya que les ampara la ley con el artículo 41 del Estatuto del Trabajador. Y no sería la primera vez que un deportista profesional se acoge al Estatuto del Trabajador para reclamar la rescisión de su contrato. Habrá que ver cómo actúa el club, que podría negociar individualmente la reducción salarial con cada jugador.

La segunda pasaría por dejar salir a Messi, cuyo peso salarial ronda los 70 millones brutos anuales. Una medida que no se ha valorado, como se ha podido comprobar cuando el club se negó a dejar salir al argentino tras anunciar su frustrada marcha. Messi se queda y hay que soportar su peso salarial, por lo que la solución es rebajar el sueldo a sus compañeros.

Leo Messi durante el partido de este viernes con Argentina. (EFE)
Leo Messi durante el partido de este viernes con Argentina. (EFE)

El lastre del Espai Barça

Durante el mandato de Bartomeu, el Barcelona se ha embolsado más de 500 millones de euros en ventas (222 con el pago de la cláusula de Neymar al PSG), pero el problema es el altísimo coste de las operaciones afrontadas con traspasos como el de Dembelé (140) o Coutinho (160). El gasto en salarios y en amortizaciones de fichajes ha disparado la deuda, y a eso se ha sumado otro lastre inesperado: el Espai Barça. La financiación del proyecto tecnológico alcanza ya los 815 millones de euros de gasto. Un problema que castiga aún más la maltrecha economía culé.

El Barcelona es la punta del iceberg, por ser el club con más masa salarial. Pero el resto de clubes de primera línea en Europa están viviendo situaciones parecidas. El Dortmund ha cerrado esta temporada con pérdidas de 44 millones y anuncia ya 75 para la que viene. Su presidente, Hans-Joachim Watzke, ofreció un diagnóstico compartido por todos sus colegas: "Solo volveremos a tener beneficios si no hay restricciones en la asistencia a los estadios. Debemos tener paciencia. El fútbol es extremadamente difícil de imaginar sin aficionados y es tiempo de aguantar". La Roma, que perdió 204 millones este pasado curso, necesita ingresar 140 millones y anunció una ampliación de capital en junio para tratar de salvar económicamente el club.

El Real Madrid, sin embargo, salvó la temporada porque tenía previsto un beneficio de 40 millones y ese colchón le salvó del impacto de la pandemia. Los blancos, que han volcado todas sus expectativas en la remodelación de un nuevo Bernabéu que disparará los ingresos ordinarios del club, barajan un presupuesto austero para la próxima temporada, que rondaría los 650 millones. Algo que no provocaría un problema con el peso de su masa salarial, puesto que las plusvalías por traspasos como el de Achraf, Reguilón y Óscar Rodríguez le dan margen. Y además Florentino ya cerró el año pasado una rebaja salarial con la plantilla, ante la crisis inminente de la pandemia, que le permite estar desahogado.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios