David Silva, el mago que dijo no al Madrid con 12 años y ahora dice sí a la Real con 34
  1. Deportes
  2. Fútbol
POCOS FICHAJES HAN ILUSIONADO COMO EL SUYO

David Silva, el mago que dijo no al Madrid con 12 años y ahora dice sí a la Real con 34

Gran gestión de la dirección deportiva que lidera Roberto Olabe, capaz de reaccionar al golpe de perder a Odegaard con el fichaje de un jugador que ilusiona y que encima llega libre del City

Foto: David Silva, capitán del Manchester City, durante un partido de la Premier contra el United. (Reuters)
David Silva, capitán del Manchester City, durante un partido de la Premier contra el United. (Reuters)

Sabido es aquello de que un clavo saca a otro clavo. Algo así es lo que ha sucedido con el sorpresivo más que sorprendente fichaje de David Silva por la Real Sociedad, quien de la noche a la mañana ha hecho olvidar a los aficionados del equipo donostiarra el inesperado, además de desacordado, regreso de Martin Odegaard al Real Madrid. Pocas veces una contratación —y encima a coste cero, pues acababa contrato con el Manchester City— habrá ilusionado tanto a una hinchada. No en vano el canario es unos de los mejores futbolistas españoles de todos los tiempos, con 125 internacionalidades, junto a los Xavi, Iniesta, Casillas, Ramos, Busquets, Xabi Alonso, Cesc, Puyol, Torres o Villa.

El golpe de efecto de la dirección deportiva que lidera Roberto Olabe ha sido sonado. Sobre todo porque, según algunas informaciones, Silva estaba a punto de cerrar una acuerdo para fichar por la Lazio y tenía una oferta para irse a Qatar junto a Xavi Hernández y otro ilustre de la Premier y de LaLiga que muy podría ser incluido en la lista anterior como es Santi Cazorla. De este modo, la Real ha pasado en unos días de perder a un jugador que aún está por hacer, de ahí la idea y el acuerdo inicial del Real Madrid de ceder a Odegaard dos temporadas, a contar con uno que lo ha hecho todo, pero que aún tiene mucho fútbol para dar y tomar, tal y como demuestran sus estadísticas en el Manchester City. Un campeón del mundo, que se reencontrará en Zubieta con el anteriormente mencionado Xabi Alonso, entrenador del segundo equipo txuriurdin, ganadores ambos también de dos Eurocopas.

Foto: Odegaard, ante Ander Herrera en un amistoso del Real Madrid contra el Manchester United en julio de 2018. (Reuters)

Su reciente enfrentamiento en los octavos de la Champions contra el Real Madrid ha servido para recordar que en 1998, cuando David aún tenía 12 años, fue invitado a pasar unas pruebas con el club blanco, aunque, como él mismo confesó en el documental 'Made In Gran Canaria', realizado por el Manchester City, "me llamaban todos los años, pero decidimos no ir". Según cuenta su padre, Vicente del Bosque le seguía muy de cerca, pero su corta estatura les hizo dudar. "Les dije que no había llevado a mi hijo para quedarse y que si les podía llegar a interesar, podía volver a su ciudad e ir siguiéndolo".

El caso es que un año después Silva volvió a Madrid para jugar un torneo donde también participaba el Valencia, quien lo vio y no dudó. Le llamaron para incorporarlo a sus juveniles y aceptó. Después de debutar en Primera con el Celta y hacerse un nombre en Mestalla, fue justo antes del Mundial de Sudáfrica cuando el canario volvió a estar cerca de fichar por el Real Madrid, pero el City elevó su oferta y se lo llevó por 33 millones.

En Inglaterra Silva firmó diez temporadas extraordinarias, de ahí que se le considere una leyenda, y ganó hasta trece títulos: cuatro Premier (2011-12, 2013-14, 2017-18 y 2018-19), dos FA Cup, cinco ediciones de la Copa de la Liga y dos de la Community Shields. Un palmarés que redondea con la Copa del Rey ganada con el Valencia en la temporada 2007-2008, a la que ahora aspirará a sumar otra con la Real, la que está pendiente de disputar el equipo donostiarra en la aplazada final contra el Athletic de Bilbao.

Pero no solo el Real Madrid. También Guardiola intentó ficharle para el FC Barcelona y no lo logró, aunque en su caso más tarde tuvo la ocasión de entrenarle en el City. "Pensaba que este chico era muy bueno y quería tenerlo en mi equipo", reconoce Pep en el mencionado documental realizado por el club inglés. Al igual que en Mánchester, Silva va a encontrar en San Sebastián un lugar donde ni los medios ni los aficionados son intrusivos, algo que quienes le conocen al canario saben que tanto él como su familia valoran mucho y ha influido en su decisión de aceptar la oferta de la Real.

placeholder Silva, en la imagen junto a Xavi e Iniesta, ha sido uno de los jugadores más importantes de la historia de la Selección española. (EFE)
Silva, en la imagen junto a Xavi e Iniesta, ha sido uno de los jugadores más importantes de la historia de la Selección española. (EFE)

Los prejuicios que desmonta Guardiola

Aunque David llega a la Real con 34 años, quienes aprecian y valoran su talento saben que en su caso la edad no es ningún inconveniente. De hecho, ya lo dijo Guardiola: "Con David siempre tienes estereotipos. Que si es canario, que si está acostumbrado al sol, al buen tiempo... Los prejuicios nunca son buenos asesores. Cómo pudo sobrevivir o adaptar y hacerlo tan bien. Se nota que aprendió su fútbol en la calle, como si estuviera amenazado de que solo quedaría un ganador. Silva tiene eso y no te das cuenta hasta que lo conoces". Amén.

Sí, a sus 34 años y los dos de contrato que ha firmado, más un tercero opcional, entra dentro de lo probable que el mago de Arguineguín cuelgue las botas en la Real, curiosamente cuando su explosión como el gran futbolista que ha sido y es se produjo durante su cesión en otro club guipuzcoano como es el Eibar en la temporada 2004-05. Ese año, Mikel Etxarri, prestigioso entrenador y ex secretario técnico de la Real, avaló e insistió en su fichaje, pero el entonces técnico del equipo donostiarra, el bilbaíno Josemari Amorrortu finalmente se decidió por Barkero y Gabilondo en lugar de incorporar a un futbolista que ya entonces veía con buenos ojos vestir la camiseta txuri urdin. Nada más que comentar sobre Amorrortu...

Sabido es que no hay mayor desprecio que no hacer aprecio, pero en ocasiones no está de más retratar a los acomplejados o indocumentados, que nunca se sabe qué es peor, que consideran que fichar a Silva no es coherente con la política de cantera de la Real. Sobre todo porque precisamente son futbolistas como el canario quienes apuntalan el gran trabajo de cantera que se hace en Zubieta. Además, la manera de jugar del equipo de Imanol es un reclamo para jugadores que quieren disfrutar y no solo sudar la camiseta.

Como la temporada pasada lo fue Nacho Monreal, ex del Arsenal, por no hablar de un caso aún más estratégico como el de Mikel Merino. Futbolistas que, lo mismo que ahora ha pasado con Silva y con Odegaard si el Madrid no le hubiera obligado a volver, eligen la Real por lo mucho que les ofrece desde el punto de vista deportivo y personal. Un proyecto ambicioso, aunque sin perder lo más importante: la perspectiva y una identidad en la que nadie se hace trampas al solitario y sabe lo que hay. Y es que ya lo dijo Xabi Prieto: "Cuando alguien se pone la camiseta de la Real ya es de aquí".

David Silva Manchester City Pep Guardiola Florentino Pérez