FA CUP, PRIMER TÍTULO DE MIKEL COMO TECNICO

Arteta, el aprendiz de Guardiola, y las malentendidas críticas de Pep a su Arsenal

Unas duras palabras del catalán sobre el club londinense fueron malinterpretadas, pues se refería a los tejemanejes de su paisano Raül Sanllehí, el gran enemigo del que fuera su pupilo

Foto: Mikel Arteta posa con la FA Cup tras ganar la final al Chelsea este sábado en Wembley. (EFE)
Mikel Arteta posa con la FA Cup tras ganar la final al Chelsea este sábado en Wembley. (EFE)

Su regreso al Arsenal, club en el que precisamente puso fin a su carrera como futbolista, le ha supuesto a Mikel Arteta (San Sebastián, 1982) un gran estreno como entrenador. Después de tres años y más de 200 partidos como ayudante de Pep Guardiola en el Manchester City —concretamente del 1 de julio de 2016 al 20 de diciembre de 2019—, el donostiarra aceptó el difícil reto de dirigir a un equipo que navegaba a la deriva por la Premier y que ha terminado llegando a buen puerto gracias a ganar la FA Cup, un título que Mikel ya conquistó dos veces vistiendo la camiseta de los gunners y levantó como capitán.

A diferencia de Unai Emery, su paisano y antecesor en el banquillo del Emirates Stadium, pues el paso del sueco Ljunberg fue testimonial, Arteta tenía importantes ventajas a la hora de aceptar la oferta. La primera, que domina el idioma y conoce la mentalidad británica. Aprendió inglés en Escocia cuando fichó por el Glasgow Rangers y lo perfeccionó (es un decir) en Liverpool durante sus seis años en el Everton. Además, el hecho de haber jugado en el Arsenal le permitió a Mikel saber los gustos de los 'gooners', como se les llama a los aficionados del equipo londinense.

A partir de ahí, la apuesta era arriesgada dada su inexperiencia, pero del mismo modo que en la secretaría técnica del Arsenal estaban convencidos de la capacidad del donostiarra para hacerse con el equipo, el propio Arteta tuvo claro que era el momento de dar un paso al frente e iniciar su carrera de entrenador. A Pep le costó dejarle marchar, pero evidentemente el catalán sabía que no podía cortarle las alas ante la oportunidad de entrenar a un grande de la Premier. Un equipo que, cosas del fútbol y de la vida, se cruzó en su camino en las semifinales de la FA Cup.

Casualmente, Arteta también empezó su carrera como futbolista tomando el testigo de Guardiola. Él mismo lo contó en una entrevista en 'The Independent'. "Jugué mi primer partido con el Barcelona a los 16 años, cuando entré en sustitución de Pep. Me encontré jugando junto a Rivaldo, Figo, Kluivert, Luis Enrique, todos superestrellas. Guardiola era mi ídolo, como lo fue para mucha gente en Barcelona por su personalidad y su carácter, así como por su calidad como jugador".

Los jugadores del Arsenal celebran la FA Cup en Wembley. (EFE)
Los jugadores del Arsenal celebran la FA Cup en Wembley. (EFE)

Tras coincidir con Xabi Alonso en el Antiguoko, el club donostiarra que recientemente ha sido noticia tras firmar un convenio de colaboración de diez años con el Athletic de Bilbao, Mikel fichó por el FC Barcelona. Sin embargo, después de una temporada y media en el segundo equipo se marchó cedido a un Paris Saint-Germain que no era lo que es ahora y, un año más tarde, fue traspasado al Rangers. En 2004, precisamente el año en el que Xabi Alonso fichó por el Liverpool, Arteta regresó a San Sebastián para jugar en la Real Sociedad, pero su fichaje no funcionó y en enero del año siguiente se marchó al Everton cedido con opción de compra.

En 2011 llegó al Arsenal con Wenger

El 31 de agosto de 2011, Arteta llegaba por primera vez al Arsenal. De la mano, cómo no de Arsène Wenger, el donostiarra heredó el dorsal número 8 que siempre le ha acompañado y pronto se hizo con el liderazgo del vestuario. A las dos mencionadas FA Cup ganadas en 2014 y en 2015 hay que sumar otras tantas Community Shield. El 1 de julio de 2016 colgó las botas e inició su andadura como entrenador como ayudante de Guardiola en el Manchester City. Pep estuvo listo al reclutarle para su desembarco en la Premier, pues sabía que Mikel podía aportarle precisamente lo que él no tenía: conocimiento de la Premier y del fútbol inglés.

En diciembre del año pasado, el donostiarra regresó a Londres y poco a poco fue reconduciendo al equipo, aunque no lo suficiente como para colarse en los puestos nobles de la Premier. El Arsenal necesitaba ganar la final de la FA Cup contra el Chelsea si la temporada que viene quería estar en Europa, de ahí que la presión fuera mucho mayor para los de Arteta. Después de 19 años consecutivos disputando la Champions de la mano de Wenger, la Europa League es un consuelo. Aubameyang, máximo artillero de los gunners, valga la redundancia, fue el autor de los dos goles que dieron un título que el equipo londinense domina con claridad con 14, por los 12 del Manchester United y los 8 de Tottenham y Chelsea.

Precisamente la renovación del delantero gabonés es una de las prioridades de Mikel: "Él sabe que queremos construir el equipo del futuro en torno a él. Creo que quiere seguir, pero hay que cerrar la negociación. Estos momentos le ayudarán a creer que estamos en el buen camino y que él es gran parte de ello". A partir de ahí, al técnico le toca hacer una buena reestructuración de su plantilla y el hecho de jugar competición europea sin duda será todo un alivio. El propietario del Arsenal, el magnate estadounidense Stan Kroenke, no está por la labor de hacer grandes desembolsos.

Pep Guardiola y Mikel Arteta celebran una victoria del Manchester City. (Reuters)
Pep Guardiola y Mikel Arteta celebran una victoria del Manchester City. (Reuters)

Las duras palabras de Guardiola

"Tengo respeto por todo lo que está haciendo el Arsenal en el campo, pero no mucho por lo que hace fuera de él", dijo hace unos días Pep Guardiola. Unas declaraciones que fueron erróneamente interpretadas, pues no hacían referencia a que el Arsenal fuera uno de los ocho equipos de la Premier que habrían firmado una carta conjunta lamentando la anulación de la sanción que le impuso la UEFA al Manchester City de dejarle fuera de Europa las dos próximas temporadas. No, a lo que realmente se refería Guardiola es a los tejemanejes de su paisano Raül Sanllehí a los que su aprendiz deberá estar muy atento.

El máximo responsable deportivo del Arsenal mantiene una estrecha relación con Kia Joorabchian, agente de David Luiz, incomprensiblemente renovado, y de otros jugadores como William o Coutinho, cuyos nombres casualmente suenan para el Arsenal y, visto lo visto, no se pueden descartar. La sombra de la duda se cierne sobre Sanllehí, sobre todo después de incorporaciones tan extrañas en el último mercado de invierno como las de Cedric o el español Pablo Marí. Y este es a día de hoy el gran problema de Arteta, que tiene el enemigo en casa...

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios