FALI, JUGADOR DEL CÁDIZ, SE NIEGA A JUGAR

Al futbolista que remueve conciencias no le ponen mascarilla sino mordaza

Fali se ha erigido en el guardián de la moral de los futbolistas y no quiere volver a entrenar hasta que la salud esté plenamente garantizada. Desde su club ya no le dejan hablar más...

Foto: Fali celebra un gol durante un partido del Cádiz. (EFE)
Fali celebra un gol durante un partido del Cádiz. (EFE)

Hace unos días fue noticia al llevar al Cádiz a ganar el I Trofeo Ramón de Carranza de eSports, un torneo virtual del FIFA20 que enfrentó a jugadores de los equipos de Segunda y que tuvo como objetivo recaudar fondos para el Ministerio de Sanidad contra la pandemia del coronavirus. Claro que lo más llamativo fue que lo hizo "con una consola que me prestó el frutero, la tele rota y el Wifi que le robé al vecino". Su nombre es Rafael Giménez (Valencia, 1993), aunque se le conoce como Fali, y ha vuelto a ser noticia, pero en esta ocasión por avisar que se negará a volver a los entrenamientos hasta que la salud de los futbolistas no esté totalmente garantizada.

La bomba estalló a última hora el lunes, cuando el diario 'AS' dio voz a Fali y tanto la Cadena Cope como la Cadena SER hicieron de altavoces. "Que la Liga vuelva cuando estemos de verdad seguros. Si nos ponemos todos los clubes de la mano, no van a poder jugar al fútbol", dijo Fali. "No se puede, por mucho que nos obliguen. Somos los protagonistas y si los futbolistas decimos no, es no. Es así, pero tenemos que ser todos; no cuatro", añadió el valenciano, para erigirse en una especie de objetor de conciencia.

[LaLiga, ante su parón más largo "con los inútiles de Aganzo and company" de aliados]

El pasado domingo el Consejo Superior de Deportes (CSD) informaba que su presidenta, Irene Lozano, había juntado en el Palacio de Viana, residencia oficial del ministro de Asuntos Exteriores, a su homólogo de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, y el de LaLiga, Javier Tebas. Tal fue el secretismo con el que se llevó la reunión y el bombo que se le dio, que nadie diría que estábamos en 1991, cuando Felipe González juntó al por aquel entonces presidente de los Estados Unidos, George Bush, y al de la extinta URSS, Mijail Gorbachov, con motivo de la Conferencia Internacional de Paz para Oriente Medio.

Según el comunicado del CSD, el objeto de la reunión era "abordar la situación que ha generado al fútbol y a todo el deporte la crisis del Covid-19", además de destacar que "todos los participantes han dialogado durante más de ocho horas de forma abierta y honesta". Lo cierto es que, sin restarle mérito a la secretaria de Estado para el Deporte, que lo tiene, resulta lamentable que algo que debería ser normal, y más en las circunstancias en las que nos encontramos, fuera elevado a la categoría de noticia. Eso sí, después de haber sustituido a Tebas de la Comisión Directiva del CSD y comprobar este martes cómo el Gobierno ha reformado de un día para otro el Real Decreto de los derechos audiovisuales del fútbol, por el que LaLiga dará el doble de dinero a la RFEF, es de imaginar de dónde vino todo.

Sin embargo, más allá de la cumbre y de una foto que alguien buscaba y tuvo, resulta curioso que en una reunión en la que tenía que negociarse cuándo podrá volver la competición no hubiera ningún representante de los futbolistas. Efectivamente, el problema es que, tal y como informamos en El Confidencial, en otros tiempos la Asociación de Futbolistas Aficionados (AFE) no hubiera faltado. Sin embargo, AFE ya no es un actor principal, sino un simple extra. Con su presidente, David Aganzo, dependiente de Tebas, mientras parte de sus directivos siguen siendo leales a Rubiales, de ahí que el sindicato mayoritario se quedara fuera de una reunión en la que, al menos de manera consultiva, tenía mucho que decir.

Luis Rubiales, presidente de la RFEF, Irene Lozano, presidenta del CSD, y Javier Tebas, presidente de LaLiga
Luis Rubiales, presidente de la RFEF, Irene Lozano, presidenta del CSD, y Javier Tebas, presidente de LaLiga

Indignado con el 'pacto de Viana'

Y es aquí cuando empezó la indignación de Fali. "Me he enterado que igual el 4 o el 11 de mayo a lo mejor empezamos a entrenar y yo me he negado", desveló. "Si es verdad que están al cien por cien seguros de que no nos vamos a exponer al virus, que nos firmen un papelito. ¿Es que no entienden que si a nosotros nos pasa algo, nuestra familia tendrá esa pena el resto de su vida en el alma?. Están diciendo solo lo del protocolo, pero la salud vale más que todos los millones que se mueven en el fútbol. Nos tenemos que anteponer a esto", pide el futbolista valenciano.

Solo por el hecho de que él es el primero que dice respetar la opinión de quienes piensan diferente, Fali se merece todo el respeto. Además de una alta consideración humana, pues no habla por hablar, sino que está dispuesto a demostrar lo que dice con hechos. "Si me tengo que ir a mi casa a comerme un bocadillo de mortadela, me va a engordar un montón porque mi conciencia estará muy tranquila. No voy a poner en riesgo la vida de nadie por mi culpa. Ni de coña", asegura el defensor cadista,

En 'ausencia' de AFE, Fali comentó en la citada entrevista estar en contacto con Futbolistas ON, el otro sindicato al que tanto la RFEF como LaLiga ningunean permanentemente, en este caso por todo lo contrario, pues no bailan al son de Rubiales o de Tebas. "Son los únicos que me están entendiendo y valoran mi opinión", comentó el jugador del Cádiz, quien no se corta a la hora de hablar de los firmantes del pacto de Viana: "Como van por el dinero, seguramente no quieran perderlo. Si firman el papelito que les pido, Fali jugará. Y jugaremos todos los futbolistas sin que pase nada. Pero me apuesto lo que queráis a que no lo hacen. Es imposible", sentenció.

Fali, durante un partido con el Cádiz en el estadio Ramón de Carranza. (EFE)
Fali, durante un partido con el Cádiz en el estadio Ramón de Carranza. (EFE)

Como el propio Fali no tuvo ningún problema en confirmar, el presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno, "me estaba convenciendo de que estuviera tranquilo, pero no me confirma nada y yo no voy a anteponer mi salud y la de mi familia por unas personas que me quieren intentar obligar a jugar al fútbol cuando no es un trabajo esencial. No se muere nadie por no ver fútbol. Y sí nos podemos morir nosotros por jugar o pueden morir personas por nuestra culpa. Y eso Fali no lo va a consentir. Lo tengo claro. Si me tengo que ir a mi casa a trabajar a mi bar, me voy con la cabeza alta, la cabeza tranquila y más contento que nadie. Y espero que todo el mundo lo sepa".

Aunque desde el Cádiz dicen que consideran las declaraciones de su futbolista "respetables y a título personal" y aseguran que seguirán las órdenes del protocolo de LaLiga en temas sanitarios, lo cierto es que Fali ya no pudo atender este martes a ninguna de las muchas peticiones que recibió, especialmente para hablar en diferentes televisiones. Por si alguien duda de que no va de farol, Fali insiste en que no piensa jugar, "y lo va a ver todo el mundo. Aunque me multen". "Como no tengo redes sociales, no tengo forma de que se entere todo el mundo", se quejó, pero tampoco le han hecho falta. Le ha bastado ir con la verdad y su dignidad por delante para que todo el fútbol español conozca su opinión y, lo que es más importante, remueva muchas conciencias.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios