NOVATADA DE LA PRESIDENTA DEL CSD

El patinazo de Irene Lozano que dejó al Rey con la boca abierta (y a su ministro atónito)

La nueva secretaria de Estado para el Deporte, que 'debutó' en un acto con las Selecciones de waterpolo en La Zarzuela, pidió la palabra cuando ya lo había hecho Rodríguez Uribes y era el turno de Felipe VI

Foto: Irene Lozano, durante el acto de toma de posesión del cargo de presienta del Consejo Superior de Deportes. (EFE)
Irene Lozano, durante el acto de toma de posesión del cargo de presienta del Consejo Superior de Deportes. (EFE)

"A mí también me gustaría decir unas palabras". Así, de manera más o menos literal, pero en cualquier caso saltándose el protocolo, 'debutó' Irene Lozano como nueva secretaria de Estado para el Deporte. Sucedió en su primer acto institucional tras tomar posesión de un cargo al que llega procedente de España Global, la Secretaría de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores que se encarga de "la gestión consciente de la imagen y la reputación de España", posiblemente lo único que no necesita el deporte español, siempre tan bien representado por sus deportistas y con gran prestigio a nivel internacional desde hace tres décadas.

Sucedió en el Palacio de La Zarzuela, con motivo de la recepción que los Reyes dispensaron a las Selecciones femenina y masculina de waterpolo, campeona y subcampeona de Europa, respectivamente. Tras tomar la palabra el presidente de la Real Federación Española de Natación (RFEN), Fernando Carpena, y el nuevo ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, era el turno de Felipe VI. Entonces llegó el patinazo de Irene Lozano, quien dejó al Rey con la boca abierta, pues ya estaba dispuesto a hablar.

[Por qué Pedro Sánchez pasa 'olímpicamente' del deporte tras usar y tirar a Rienda]

Nada más tomar posesión de su cargo en la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD), la que fuera diputada de UPyD y más tarde del PSOE se unió a las mencionadas selecciones femenina y masculina de waterpolo para visitar La Moncloa y luego La Zarzuela. En la primera tuvo ocasión de encontrarse con quien le ha colocado en su nuevo cargo, por mucho que el ministro de Cultura —"y también de Deportes", como él mismo tuvo que puntualizarle a Irene Lozano— quisiera atribuirse tal elección. Sobra decir que Rodríguez Uribes fue el primero que se quedó atónito cuando la presidenta del CSD pidió dirigir unas palabras. Para eso estaba él ahí.

Curiosamente, quizás porque así debe ser o quién sabe si como represalia por reclamar un protagonismo que no le correspondía, Casa Real ignoró a Irene Lozano en la comunicación posterior al acto. "Las Selecciones acudieron al Palacio de La Zarzuela encabezadas por el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, y por el presidente de la Real Federación Española de Natación, Fernando Carpena Pérez". Sobra decir que, tratándose de deportistas, el ambiente fue distendido. Los monarcas recibieron de manos de las jugadoras unas camisetas con sus nombres y cuando acabó la recepción y, ahora sí, el protocolo, pidieron a doña Letizia inmortalizar el momento haciéndose un selfie con ella, del que dieron buena cuenta en sus redes sociales con el simpático hashtag #esaLeti.

Los reyes, Felipe VI y Letizia, en el Palacio de la Zarzuela junto a las selecciones nacionales femenina y masculina de waterpolo. (EFE)
Los reyes, Felipe VI y Letizia, en el Palacio de la Zarzuela junto a las selecciones nacionales femenina y masculina de waterpolo. (EFE)

El Deporte no puede tomarse a broma

Siendo comprensivos, lo sucedido en La Zarzuela puede considerarse una novatada de quien solo llevaba unas horas en el cargo. Sin embargo, no lo es el hecho de que Lozano haya llegado al CSD rodeada de asesores que saben tan poco o menos de deporte que ella. Y lo que es peor, alguno incluso alardeando de ello, lo que daría por bueno aquello que dijo la propia Irene: "Plantear que mi cargo es un premio de consolación me parece ofensivo para la gente del deporte". El Deporte español no puede tomarse a broma y, como quiera que desgraciadamente la mayoría de federaciones y deportistas viven de las subvenciones, alguien tendrá que dejárselo claro a su máxima responsable, después del ministro, claro está.

La víspera de tomar posesión de su cargo, la presidenta del CSD concedió varias entrevistas radiofónicas, todo un riesgo cuando no se es experta en una materia y una temeridad cuando no se sabe prácticamente nada. De ahí no fue de extrañar que confundiera la Eurocopa con la Champions y que al ser preguntada por la final de la primera dijera que "se celebra en Estambul, ¿no?". Claro que lo peor fue cuando dijo que, según sus asesores, la final de la Eurocopa no estaba claro que fuera en Londres....

En la entrevista con Carlos Alsina en 'Onda Cero' también dejó otras perlas como que "Florentino (Pérez) me quiere mucho, he estado sentada con él en el palco y tan amigos. Él distingue perfectamente a la Irene periodista de la Irene secretaria de Estado. Me lo ha demostrado por la vía de los hechos". Sobran comentarios. Aunque para ridículo, el de este domingo con motivo de la Supercopa de España de fútbol femenino. "Apoyamos al fútbol femenino y la reivindicación de nuestras jugadoras de un convenio colectivo que ampare sus derechos de una vez. No puede esperar más", escribió en su cuenta de Twitter, mientras compartía palco con el responsable de que este no se haya firmado. Sí, el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), quién si no.

Tal y como informamos al conocerse que la destitución de María José Rienda —la primera mujer en presidir el CSD y parece que únicamente por ser mujer— había sido con una llamada telefónica de Rodríguez Uribes, el principal aval de su sustituta es haber dado "forma literaria" al libro de Pedro Sánchez, Manual de resistencia, según confirma el propio presidente del Gobierno en el prólogo. Y si esto es así, normal que por debajo se produzcan nombramientos a dedo, por simple amiguismo del presidente del Gobierno, a quienes se hace sitio con despidos indecentes, tanto en el fondo, pues se trata de personas cualificadas, como sobre todo en las formas.

Sirva el ejemplo de un funcionario de un rango bastante bajo que, para sorpresa e incredulidad de sus compañeros del CSD, ahora ocupa uno de los tres puestos del Gabinete de presidencia que pueden cubrirse con personas que no son funcionarias de la Administración por oposición y cuyo salario es el más alto que corresponde a un funcionario del llamado nivel 30. No acaba ahí el beneficio para este afortunado que tuvo la suerte de coincidir con Pedro Sánchez en el pasado. Resulta que si permanece dos años en este puesto, consolidará parte de unas ventajas retributivas de las que disfrutará el resto de su vida. Como decía el clásico, así son las cosas y así las iremos contando, cumpliendo con el protocolo del periodismo, que es lo nuestro...

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios