Cómo los valores y filosofía de Real Madrid y Barcelona quedan en entredicho

A diferencia de la Premier, que esta temporada ha copado las finales europeas y donde todos los clubes están orgullosos de su competición, los dos grandes de LaLiga le faltan al respeto

Foto: Pochettino y Klopp se verán las caras en el Wanda Metropolitano. (Reuters)
Pochettino y Klopp se verán las caras en el Wanda Metropolitano. (Reuters)

¿Se imaginan una final de la Champions entre el Atlético de Madrid y el Sevilla y el derbi vasco, Athletic-Real Sociedad, como final de la Liga Europa? Bueno, pues algo parecido es lo que ha sucedido esta temporada con los equipos ingleses en las competiciones europeas. Así, mientras Liverpool y Tottenham se disputarán la Liga de Campeones en el Wanda Metropolitano, Arsenal y Chelsea protagonizarán un derbi londinense en Bakú, en el que, por cierto, puede llegar la cuarta Europa League que conquista Unai Emery, el ahora técnico de los gunners.

[¿Amenazas, chantajes y denuncias? Las cloacas del fútbol español]

Después de Real Madrid (33) y FC Barcelona (26), los cuatro clubes mencionados son los que más Ligas tienen en España, de ahí el paralelismo con lo ocurrido en Inglaterra, pues en el pleno de equipos en la Premier en las finales continentales ninguno de los cuatro es el el Manchester United, el más laureado y poderoso económicamente de todos, ni el equipo que acaba de revalidar el título de esta competición, el Manchester City de Pep Guardiola. Y eso sin olvidar que los ingleses valoran tanto o más ganar su prestigiosa liga doméstica como levantar la Champions.

Hace unas semanas, los 20 clubes de la Premier League se reunieron para discutir sobre la propuesta de la UEFA de crear una SuperLiga Europea. La idea, a priori pensada a partir de la temporada 2024-25, les preocupa y mucho. Tanto, que decidieron hacer un comunicado conjunto en contra del cambio de formato: "En Inglaterra, el fútbol juega un papel importante en nuestra cultura y en la vida cotidiana. Millones de hinchas asisten a partidos en todo el país, con lealtades y rivalidades locales que a menudo pasan de generación en generación. Tenemos una fantástica combinación de fútbol competitivo y aficionados comprometidos que defenderemos vigorosamente". ¡Qué envidia!

Josep Maria Bartomeu y Florentino Pérez, presidentes de FC Barcelona y Real Madrid, respectivamente. (EFE)
Josep Maria Bartomeu y Florentino Pérez, presidentes de FC Barcelona y Real Madrid, respectivamente. (EFE)

Mientras en España los dos grandes, Real Madrid y Barcelona, se han desmarcado del resto de clubes que forman LaLiga, todos los clubes de la Premier acordaron por unanimidad estar en contra de la idea de la UEFA, ya que, según ellos, "no es apropiado que los organismos de fútbol europeos creen planes que alteren las estructuras, el calendario y la competitividad del juego nacional”. Además, añadieron que "trabajarán todos juntos para proteger la Premier League". Igualito que aquí, sí, con una federación que desde hace justo hoy un año lo único que ha hecho es poner palos en las ruedas del fútbol español, tanto el profesional como el amateur, tanto el masculino como el femenino, por las ansias de poder y protagonismo de su presidente, un ex sindicalista que está haciendo bueno a Villar.

La Premier, sagrada para los ingleses

Para los ingleses, tal y como ellos mismo lo destacan, "las estructuras del fútbol doméstico están determinadas por las ligas y sus respectivas asociaciones nacionales. Ahora trabajaremos con la FA y otras ligas para garantizar que los organismos europeos de fútbol entiendan la importancia de esto y su obligación de mantener la salud y la sostenibilidad del fútbol de la liga nacional". Normal que el prestigio de la Premier sea cada vez mayor y que sus clubes hayan llegado donde han llegado esta temporada en las competiciones continentales, paradójicamente ahora que tanto se habla del Brexit.

Lo mismo sucede en Alemania, donde los 36 clubes profesionales, los 18 de la Bundesliga 1 y los otros 18 de la Bundesliga 2, firmaron un comunicado conjunto en el que mostraron su "total oposición" a la reforma de las competiciones europeas. "El concepto de la Asociación Europea de Clubes (ECA) actualmente en discusión tendría consecuencias inaceptables para las ligas nacionales de Europa y no debe ser aplicado en el formato propuesto", aseguran los clubes germanos. Por no hablar de Francia, donde la federación gala ha amenazado con dejar sin licencia a los clubes que apoyen a la nueva Champions, y de la propia Italia, aunque es en la Serie A donde participa la Juventus de Agnelli, el ideólogo de la Superliga junto a 'nuestro' Florentino Pérez

"No hay ninguna Superliga. Es que no la hay", se limita a contestar Luis Rubiales al ser preguntado por esta polémica. "Lo que hay es un momento de plantear modelos, hay uno sobre la mesa y se está escuchando a todos. Lo harán con todos los que formamos parte del fútbol y es la primera vez que escuchan a todos los que formamos parte", añade el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), una vez más con un mensaje hueco, cargado de cinismo y, para no perder las buenas costumbres, en sintonía con lo que le dicta Florentino Pérez, quien a su vez deja en entredicho los valores y la filosofía del club que preside. Lo mismo que sucede, claro está, con Josep María Bartomeu y el Barça, aunque da la sensación de que el presidente azulgrana se deja llevar. La pregunta es a dónde: ¿a un 'Brexit' de Madrid y Barça? Tan grandes y tan ricos que solo buscan clientes y dinero...

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios