el posible inversor es estadounidense

El pacto invisible de los archienemigos Del Nido y Pepe Castro para vender el Sevilla

Se habla del gigante MACY´S y San Francisco 49ers, de la NFL, que ya ha entrado en el Leeds de Bielsa como probable comprador de un club que ahora mismo está en armas

Foto: Junta General de Accionistas del Sevilla FC. (EFE)
Junta General de Accionistas del Sevilla FC. (EFE)

La tarde/noche del 10 de diciembre de 2018 va a quedar grabada a fuego en las columnas del Sevilla FC y dejará sentimientos muy enfrentados de dolor e ira, porque quedó escrito el destino del club de Nervión, un club que irá a parar a manos extranjeras. El último escollo quedó salvado. El dinero obra “el milagro” de encarrilar a dos encarnizados enemigos como José Castro y José María Del Nido, que ayer se batían en los Tribunales, hoy se sentarán en la misma mesa y mañana caminarán juntos: han sentado las bases para la (futura) venta de la mayoría accionarial del Sevilla, que pasará a un fondo americano.

“Si hay humo en la cocina es porque la abuela está fumando”, decía con guasa socarrona un accionista en la junta del lunes. La mayoría ha pasado por encima de la minoría como un elefante sobre una alfombra de merengues. Más del cuarenta por ciento del capital social, que integra el grupo comandado por José Castro, los hijos de Rafael Carrión y Roberto Alés, más el aporte de Francisco Guijarro, cuñado del presidente sevillista, con la abstención (sintomática y sistemática) en la mayoría de los puntos debatidos en la Junta por parte del treinta y uno por ciento del grupo que representa la familia Del Nido y José Gómez Miñán, dejó el campo expedito para que la noche se convirtiera en un incendio pavoroso; un complejo fallero con ninots bailando sobre la tarima. José María Del Nido Carrasco regresará al Consejo. Su grupo tendrá dos sillones más. Uno para Enrique de la Cerda Cisneros, nieto del mítico ex presidente José Ramón Cisneros; el otro, a nombre de Nervión Grande, SL, podría ocuparlo José María Del Nido Benavente (extremo no confirmado) o una persona asignada por éste.

Por mucho que José Castro prometiera que, “mientras que yo sea presidente, no se venderá el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán ni nuestra Ciudad Deportiva (cuyo campo principal se llama Jesús Navas)”; por mucho que Castro jurara en arameo “que todo lo que ha salido por los medios no es verdad y que no hemos vendidos las acciones a los americanos o a los chinos”, las evidencias son tan claras, los rastros son tan nítidos, que la voz del presidente quedó perdida en la jauría de protestas y gritos de los alarmados accionistas. “El Sevilla no se vende”, gritaban.

El estadio y la hija de Alés

Uno de ellos, Alejandro Cadenas, con un paquete de 300 acciones, tocó la fibra a los asistentes: “Yo vi colocar la primera piedra del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán que se hizo con el esfuerzo de todos los sevillistas. Es por ello un imperativo moral blindarlo. ¡El Sevilla no se vende! ¿Hay dinero que pueda comprar lo que significa para nosotros el Sánchez-Pizjuán? ¿Va a caer todo vuestro esfuerzo en saco roto? ¿No merece la pena de que todo ese esfuerzo termine con el blindaje de la ciudad deportiva y el estadio? Sería un último y un gran acto de amor por estos colores. Los sevillistas les han vendido sus acciones a ustedes (los mayoritarios), que son sevillistas. Sé que no querrán pasar a la historia como aquellos que propiciaron la venta del Ramón Sánchez-Pizjuán. A vuestro corazón sevillista apelo”. Pero mientras en el patio la tensión quemaba como el aceite hirviendo, en el entarimado nadie movía un músculo. Como si oyeran llover.

José Castro, el presidente, reconoció: “Nosotros también podemos vender, estamos en nuestro derecho. Pero no lo hemos hecho”. No dijo, eso sí, que sus planes futuros pasan por la venta de sus acciones, lo que le reportará, como a sus compañeros de viaje, un suculento “pico”. Dos de los accionistas mayoritarios, Rafael Carrión y Roberto Alés, se encuentran en un delicado estado de salud. Por razones obvias, ambos no estaban presentes, pero sí sus hijos. Precisamente, Carolina Alés, consejera y primogénita del ex presidente sevillista, pulsó el botón rojo de la escandalera: “Nosotros no vendemos el Sevilla, vendemos nuestro paquete”. Y cuando se refirió a la enigmática sociedad “Sevillas 2020, SL”, que ejerce de testaferro del inversor extranjero y accederá al consejo con un miembro, la hija de Alés señaló: “¿Por qué no compraron (los minoritarios) acciones? Ah, claro: no tienen dinero”. Los gritos cruzaron las aceras y las descalificaciones nadaron a su gusto.

José Castro, presidente del Sevilla, en la Junta. (EFE)
José Castro, presidente del Sevilla, en la Junta. (EFE)

El año de la compra compulsiva de acciones

2018 ha sido el año de la compra compulsiva de acciones, que se han llegado a pagar entre una horquilla de 1.500 a 1800 por título. Los que han vendido, la mayoría por necesidad, no están arrepentidos, pero si indignados. Según aseguran, se sienten engañados, pues dicen que el grupo inversor pagará a los accionistas 4.000 euros por acción. Eso puede llevar a una compra de los títulos mayoritarios cercana a los 200 millones de euros. Negociazo.

Accionistas Unidos, con Federación de Peñas Sevillistas y Tercera vía sevillista, fueron los que portaron la bandera de David ante el músculo de Goliat. Eduardo Arenas, abogado y hermano del ex ministro Javier Arenas, metió vara dialéctica con argumentos jurídicos de peso, además de pruebas fehacientes de futura venta. Pero sus propuestas quedaron aplastadas por la mayoría. El grupo de Accionistas Unidos desmadejó el origen de “Sevillistas Unidos 2020, SL”, pero se quedó sin respuestas: “Hemos podido conocer que Nutmeg Adquisition LLC, dueña de “Sevillistas Unidos 2020, SL”, fue inscrita por el abogado neoyorquino Boris Ziser, que pertenece al bufete de abogados Schulten Roth & Zabel LLP. Dicha firma ha confirmado que está detrás de la compraventa de acciones del Sevilla FC”.

El abogado Pérez Solano

En la parte española, según hemos podido saber, se encuentra el abogado Alberto Pérez Solano, un personaje clave en la operación y, en nombre de su sociedad (y puede que en el suyo propio), está llamado a llevarse una tajada muy importante como comisión. Pérez Solano, sevillano y simpatizante del Real Betis Balompié, fundó en 2007 el despacho Altius, especialista en asesoramiento integral de empresas. Pero desde 2012 Altius se integró en MA Abogados, un bufete fundado por los ex ministros de Justicia José María Michavila y Ángel Acebes. Este bufete aglutina a poderosos despachos: Trías de Bes y Vidal Quadras (Barcelona), Salinas Legal y Tributario (Valencia), BDR Estudio Legal (Palma de Mallorca) y el antiguo MA Abogados (Madrid y Valladolid).

Alberto Pérez Solano es miembro del consejo de dirección de AM Abogados y responsable ejecutivo del área del Derecho en los Negocios. Pérez Solano también forma parte de la directiva de la Confederación de Empresarios de Andalucía. Esta es la persona que mueve los hilos de la operación sevillista, un negocio que se irá por encima de los 200 millones de euros y, por su peculiaridad, no verá la luz de inmediato, aunque sí han reconocido a El confidencial, que las bases ya están sentadas y a partir de ahora “tan solo” queda un arduo proceso burocrático, que puede durar meses.

Castro y José María del Nido. (EFE)
Castro y José María del Nido. (EFE)

El gigante MACY´S y San Francisco 49ers

Mientras que el silencio en la parte gobernante es total, entre los minoritarios tienen la absoluta certeza de que la mano que quiere al Sevilla FC como importante de negocio es norteamericana. Accionistas Unidos habla del gigante americano MACY`S INC (locales comerciales), que preside Dennis J. Broderick, (69 años), recientemente jubilado y fanático del fútbol. También hemos podido conocer que también ha aparecido la figura de Paraag Marathe, presidente ejecutivo del San Francisco 49ers, mítico equipo de la NFL.

Marathe, universitario de brillantes notas, pasa por ser un gurú en el área de la gestión deportiva. Desde hace varios años lleva dando rienda suelta a su gran afición por el negocio en el deporte, en especial el fútbol americano, donde ha triunfado a lo grande. Paraag Marathe ha conseguido que su franquicia se haga con un paquete importante en el accionariado del Leeds United, líder de la Championship League, que dirige el argentino Marcelo Bielsa. Paraag Marathe quiere dar el salto a la Liga y nada mejor que hacerlo con el Sevilla FC, un club saneado económicamente y que ocupa una prestigiosa sexta posición del podio en la UEFA.

Las aguas corren turbulentas por Nervión. El escenario del Sevilla huele a campo de batalla. Y con pinta de cubrir portadas durante semanas. Entre medias, este jueves partido de UEFA Europa League, donde el pentacampeón se juega los cuartos contra el Krasnodar. Nervión hierve, pero todos miran con el rabillo del ojo al palco. Zumbidos: da la impresión de que esta poderosa gente ha metido las dos manos en un avispero.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios