nuevo jugador del getafe

Flamini, el futbolista que escondió durante años un negocio millonario

El centrocampista francés, durante muchos años en el Arsenal, fundó hace casi una década una empresa y lo mantuvo en secreto durante mucho tiempo a familiares y amigos

Foto: Mathieu Flamini posa con la camiseta del Getafe. (GetafeCF)
Mathieu Flamini posa con la camiseta del Getafe. (GetafeCF)

La plantilla del Getafe tiene un nuevo jugador: Mathieu Flamini (Marsella, 1984). El centrocampista francés estuvo a prueba dos días a finales de diciembre y este viernes, con la carta de libertad en el bolsillo, el club confirmó su fichaje hasta junio. Hasta ahí nada extraño: un futbolista veterano, con experiencia en equipos tan importantes como Arsenal y Milan, intentando alargar una carrera que ya va por 14 años. Lo curioso de Flamini, y no es muy habitual en un futbolista, es que es mucho más interesante su actividad fuera del campo. Una actividad que mantuvo en secreto durante años.

Hay muy poco desconocido en las vidas de los futbolistas de primer nivel. Salvo algún detalle, es bastante sencillo conocer las andanzas dentro y fuera del campo de un jugador de tu equipo, especialmente desde que las redes sociales se convirtieron en un elemento central de nuestras vidas. Muchos de ellos aprovechan el dinero que ganan para invertir y poner en marcha negocios que se benefician de su exposición mediática. Ahí está el caso de Piqué con su empresa de videojuegos, por ejemplo. Flamini también tiene una empresa, pero en un campo que muy pocos se atreverían a relacionar con un futbolista: la biotecnología.

El ácido levulínico

En 2008, Flamini fundó junto a su amigo y economista Pasquale Granata la empresa GFBiochemichals, una empresa centrada en la producción a gran escala de ácido levulínico, un químico que puede obtenerse de la biomasa y que puede sustituir al petróleo y sus derivados en muchos productos. En 2004, el Departamento de Energía de Estados Unidos señaló al ácido levulínico como una de las 12 moléculas clave para desarrollar un mundo más verde.

Flamini explica que todo nació de la preocupación que tenían él y Granata por el cambio climático. Querían hacer algo para reducir su impacto. Eso les llevó a colaborar con ingenieros de la Universidad de Pisa y la Univesidad Politécnica de Milán, con los que desarrollaron la tecnología que emplea ahora mismo GFBiochemichals. Desde entonces, la empresa ha ido creciendo hasta tener oficinas en Italia (su sede y donde también tiene una planta en Caserta), Países Bajos y Estados Unidos. En febrero de 2016, la compañía compró otra empresa del sector, la estadounidense Segetis. Su objetivo era alcanzar una producción de 10.000 toneladas de ácido levulínico en 2017-2018.

Mathieu Flamini (i) y Pasquale Granata (d) flanquean a Sean Penn en un acto de 2015. (GFBiochemicals)
Mathieu Flamini (i) y Pasquale Granata (d) flanquean a Sean Penn en un acto de 2015. (GFBiochemicals)

Años de silencio

Todo eso fue un secreto para casi todo el mundo hasta noviembre de 2015, cuando Flamini contó públicamente por primera vez la historia en una entrevista a 'The Sun'. Durante años no le contó nada a su familia ni a sus amigos. Cinco años después de fundar la empresa, de vuelta a Londres para jugar en el Arsenal, sus compañeros de equipo se sorprendían al verlo llegar vestido de traje a la ciudad deportiva. "Me preguntaban: ¿dónde vas? El partido es el fin de semana", recordaba el año pasado en una entrevista en 'Financial Times'. No sabían, porque no les había dicho nada, que llegaba de reuniones empresariales. "No quería mencionarlo antes porque no estaba seguro al 100% de su éxito. No quería asustar a nadie, especialmente mi familia", explicó.

Flamini ha invertido mucho dinero en la empresa, pero nunca ha revelado cuánto. "Obviamente, cuando empiezas algo así y gastas mucho dinero, hay mucho riesgo y mucho estrés. Para mí fue una vía de escape. La carrera de un futbolista está llena de altibajos. Esto me ayudó a aclarar mi mente y a pensar en algo diferente. Y fue un reto intelectual", contó en su primera entrevista sobre el tema. La empresa de Flamini es una de las pioneras en un sector que puede valer casi 10.000 millones de euros, una estimación que hace la propia compañía y que hay que coger con pinzas porque la cantidad es casi tres veces menor que la que aparecía en la primera entrevista concedida por el jugador en 2015 a 'The Sun'.

A pesar de su trayectoria empresarial, el centrocampista francés aún no ha querido retirarse, sí seguir jugando. No lo hace desde que acabara la pasada temporada con el Crystal Palace. Busca una nueva oportunidad para seguir disfrutando del fútbol en el Getafe, que será su primer equipo en España. Y cuando se acabe su carrera, siempre podrá dedicarse a tiempo completo al ácido levulínico.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios