la SAD tiene que empezar a pagar la deuda

Las hipotecas de Bankia y CaixaBank, la cara B del Valencia eufórico de Peter Lim

El club debe pagar ya 28 millones en vencimientos de deuda que pueden ahogar el beneficio económico del éxito en la Liga. La junta de accionistas ratifica hoy unas pérdidas de 27 millones

Foto: El propietario de Valencia SAD, Peter Lim. (EFE)
El propietario de Valencia SAD, Peter Lim. (EFE)

El Valencia Club de Fútbol afronta este viernes su junta de accionistas en un ambiente de complacencia. Hace pocos meses nadie hubiera apostado un euro en William Hill a que el equipo estaría a cuatro puntos de la cabeza de la Liga con ocho partidos ganados, tres empatados y ninguna derrota. La llegada de Marcelino García Toral parece haber transformado un colectivo deportivo abonado a la depresión, ha reactivado a la afición y ha salvado la imagen de Peter Lim, el dueño de la sociedad anónima deportiva a través de su compañía Meriton. Lim visitó la ciudad el pasado mes de agosto, con la temporada ya finalizada y después de 16 meses sin aparecer por las instalaciones de su club.

La pelota entra y esto ha calmado los ánimos de la afición. En los despachos del Valencia hay hasta una sensación de euforia desmedida que ha llevado a publicar un polémico editorial en la web corporativa con el título "Meriton salvó al Valencia del colapso y lo está volviendo a hacer grande". El texto ha incendiado a una parte del valencianismo porque en él se lanzan críticas a lo que la directiva que encabeza Anil Murthy denomina "falsos aficionados". Los responsables del club ven cerca la posibilidad de jugar la Champions el año que viene y regresar a la élite. La opción existe, pero ello no exime al club de seguir teniendo un balance castigado por una mochila financiera que, precisamente este año, toca empezar a vaciar.

La euforia y las ganas de desquite se han instalado en la SAD que preside Anil Murthy, pero el éxito deportivo no liquida la mochila financiera

Los buenos resultados en el plano deportivo han llegado justo en el momento en que Valencia SAD empieza a sortear ‘match balls’ desde el punto de vista financiero. Esta temporada finalizan los años de carencia que Bankia y CaixaBank dieron a Meriton para comenzar a amortizar 175 millones de euros en préstamos heredados de la etapa anterior. Es decir, la partida de gastos del club empiezan a engrosar el epígrafe de vencimientos de deudas con entidades de crédito. Este año serán 28 millones de euros los que la sociedad tiene que afrontar, de los que 14,1 son con bancos.

Fotografía cedida por el Valencia CF de su presidente, Anil Murthy (c), junto a Andreas Pereira (d) y Gonçalo Guedes. (EFE)
Fotografía cedida por el Valencia CF de su presidente, Anil Murthy (c), junto a Andreas Pereira (d) y Gonçalo Guedes. (EFE)

La junta de accionistas del Valencia SAD se reúne este viernes a puerta cerrada y sin periodistas como testigos (es la primera vez que esto ocurre en la era Lim) para ratificar el cierre de cuentas de la pasada temporada y lo presupuestos de la que ahora está en curso. La sociedad deportiva terminó el ejercicio 2016/2017 con unas pérdidas de 27 millones y contempla gasta 92 en la de 2017/2018.

Una parte de ese gasto será atender el primer vencimiento del crédito de 155 millones de euros con Bankia y de otro de 20 millones que los antecesores de Lim suscribieron con CaixaBank. Ambos tienen como garantía la parcela sobre la que se ubica el viejo Mestalla, el campo en el que juega el Valencia a la espera de que se reinicien las obras del nuevo estadio, algo que solamente ocurrirá si Lim encuentra comprador para los terrenos del antiguo o decide financiar de su bolsillo la finalización de que está sin terminar. Hace pocas semanas, el club presentó el rediseño del recinto, con menos aforo y la eliminación de las pistas de atletismo para generar mayor ambiente de ‘caldera’. Sin embargo, sigue sin poner fecha al estreno.

No son pocos los intermediarios del sector inmobiliario que han pulsado las intenciones de Lim con la parcela de Mestall​a, ubicada en un lugar privilegiado de la ciudad en la Avenida de Aragón. Sin embargo, las hipotecas de Bankia y CaixaBank limitan cualquier operación que no pase por la amortización ancitipada de los 175 millones de euros de créditos, lo que, por ahora, parece frenar las soluciones.

Al corriente de pago

La parcela del Nuevo Mestalla también tiene hipotecas. En concreto una de 16 millones de pagos aplazados al Ayuntamiento de Valencia por las permutas e intercambios que permitieron al Valencia hacerse con el suelo con Rita Barberá de alcaldesa.

Lim está al corriente del pago del otro préstamo que Bankia le hizo para poder comprar las acciones de la Fundación por 90 millones de euros, el mismo importe que esta adeudaba a la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri. Puso 18 millones de su bolsillo en octubre de 2014 y recibió otros 72 a crédito a pagar en cuatro años. Está al corriente de plazos. Solamente le restan 36 millones por amortizar (anualidades 2017 y 2018). El banco ha rescatado ya 54 millones de un préstamo que daba por perdido hasta la llegada de Lim. Para Bankia, no ha sido mal negocio en este sentido.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios