marcó el 1-2 y luego fue expulsado

Cristiano Ronaldo, héroe y villano del primer Clásico de la Supercopa

El delantero portugués, que volvió a ser suplente, marcó un golazo para poner el 1-2 y luego fue expulsado tras ver una amarilla por simular una falta, una decisión equivocada del árbitro

Foto: Cristiano Ronaldo marcó el 1-2 y luego fue expulsado. (EFE)
Cristiano Ronaldo marcó el 1-2 y luego fue expulsado. (EFE)

Se acabó el verano en el fútbol. Adiós a las giras por tierras lejanas y los partidos amistosos. Hola a los partidos broncos, las polémicas arbitrales y ese debate permanente entre FC Barcelona y Real Madrid que nos va a acompañar hasta mayo. El primer Clásico oficial de la temporada (ya hubo uno amistoso: ni lo más sagrado se respeta) comenzó pareciéndose a cualquier torneo de pretemporada y acabó como acaban los partidos importantes, como cualquier eliminatoria decisiva de Champions: con todo el mundo protestando, casi nadie contento y el árbitro señalado. Ganó el Madrid 1-3 y Ricardo de Burgos Bengoetxea, recuerden su nombre porque se van a hartar de escucharlo en los próximos días, se equivocó al expulsar a Cristiano Ronaldo, al que solo se le ocurrió reaccionar empujándolo.

En dos minutos, el portugués pasó de héroe a villano. Primero marcó el mejor gol que ha marcado en su carrera en el Camp Nou, un contragolpe llevado de forma brillante entre él e Isco que cerró con un disparo a la escuadra desde la esquina del área. Era el minuto 80 y para entonces el partido ya llevaba unos minutos loco, lejos del control al que le había sometido el Madrid, mejor que su rival. El Barça, volcado en busca de la remontada, se descuidó en defensa. Y eso lo aprovechó el delantero portugués, de nuevo suplente.

La expulsión de Cristiano Ronaldo. (Reuters)
La expulsión de Cristiano Ronaldo. (Reuters)

Dos minutos después de marcar se plantó de nuevo en el área azulgrana y fue derribado por Umtiti. La repetición mostró que la acción había sido fuera del área y que el francés le había hecho falta, pero el árbitro lo amonestó por tirarse. Amarilla y expulsión, porque tras el 1-2 se había quitado la camiseta y había imitado el gesto de Messi en el Bernabéu. Tenía motivos para cabrearse tras ser expulsado, pero el empujón puede salirle muy caro. Cuando Cristiano apareció en el partido, el Barça ya había empatado el primer gol visitante con un penalti de Messi que enervó al Madrid. Luis Suárez se tiró ante Keylor Navas, pero engañó al árbitro, superado por el partido desde el principio. Solo en la primera parte había mostrado cinco tarjetas amarillas.

Vidal y Deulofeu, puntos débiles

Antes de que todo el fútbol acabara sepultado por la excitación, el Madrid fue mejor en un partido sin demasiado ritmo, pero en el que supo identificar y explotar los problemas del Barça. Tan claro tenía que Aleix Vidal era el punto débil que se olvidó de la derecha, despreció ese lado del campo para sobrecargar la izquierda. Cuando no era Marcelo era Benzema, y si no Isco, la pieza más libre del centro del campo madridista, bien escoltado por Kroos, Casemiro y Kovacic. De las botas del malagueño salió el penúltimo pase que precedió al primer gol. Asistió a Marcelo, cuyo centro acabó dentro de la portería gracias a Piqué. Sí, Piqué. El central, perfecto en la primera parte, en la que había salvado a su equipo en varias ocasiones realizando coberturas a Vidal, se equivocó al poco de empezar la segunda: no escuchó a Ter Stegen, que le pedía que la dejara pasar el balón, y marcó el 0-1 en propia meta.

Los principales defectos del Barça estaban en las bandas: en la izquierda en ataque y en la derecha en defensa. Aunque haya heredado la posición del brasileño, Deulofeu no es Neymar, y exigirle que lo sea, además de estúpido, puede ser contraproducente. El extremo catalán tiene aptitudes que le pueden venir muy bien a su equipo, el problema es que contra el Madrid no las mostró. Estuvo muy tímido y no se atrevió a encarar a Carvajal ni una vez. Ni siquiera cuando tuvo una ocasión clara, con el 0-1 en el marcador, estuvo acertado. Su tiro (¿o era un centro?) no lo tocó Messi y se fue por la línea de fondo. El izquierdo no es el perfil natural de Deulofeu, pero tan escaso atrevimiento le puede perjudicar. Y los esfuerzos por fichar a Dembelé indican que el club azulgrana no esperará a que explote.

La acción del penalti de Luis Suárez. (Reuters)
La acción del penalti de Luis Suárez. (Reuters)

Todo el peligro azulgrana llegaba por la asociación de Rakitic-Messi-Suárez. El uruguayo se peleó con los centrales madridistas, pero no pudo con ellos. Cuando se libraba de uno (Ramos), aparecía el otro para corregir (Varane). Y si no lo hacía Kovacic, titular en lugar de Modric. Que el Madrid tiene mucho más banquillo que el Barça quedó demostrado no solo con el partido del croata, siempre dispuesto a la llamada de Zidane, también con los minutos de Asensio, que marcó el 1-3 en una acción muy parecida al 1-2 de Cristiano: contragolpe que finalizó con disparo a la escuadra desde la frontal del área.

El mallorquín es todo lo que no tiene el Barça, un equipo al que, siendo justos, ahora mismo le daña más todo lo que le rodea, ese ruido constante que evita que haya un solo día de tranquilidad, que su imagen en el campo. Fue inferior al Real Madrid, sí; tiene peor plantilla, también; pero su imagen sobre el césped no es la de un equipo roto. Quizá sí falto de ilusión, pero muy buenos tienen que ser los fichajes para arreglar eso. Sean quienes sean esos fichajes, ninguno jugará el miércoles en el partido de vuelta, así que a Ernesto Valverde le tocará darle la vuelta a la Supercopa con lo que tiene, que tampoco es poco.

Ficha técnica

1 - FC Barcelona: Ter Stegen; Aleix Vidal, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Sergio Busquets, Rakitic (Paco Alcácer, min. 83), Iniesta (Sergio Roberto, min. 68); Messi, Luis Suárez y Deulofeu (Denis Suárez, min. 58).

3 - Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kovacic (Marco Asensio, min. 68), Kroos, Isco; Bale (Lucas Vázquez, min. 82) y Benzema (Cristiano Ronaldo, min. 58).

Goles: 0-1: Piqué (p. p.), min. 50. 1-1: Messi (p.), min. 77. 1-2: Cristiano Ronaldo (min. 80). 1-3: Marco Asensio, min. 90.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (comité vasco). Mostró tarjeta amarilla a Casemiro (min. 21), Piqué (min. 27), Bale (min. 41), Messi (min. 40), Carvajal (min. 41), Sergio Busquets (min. 57), Marcelo (min. 76) y expulsó a Cristiano por doble amonestación (min. 81 y min. 82).

Incidencias: partido de ida de la Supercopa de España disputado en el Camp Nou ante 89.514 espectadores.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios