EL NUEVO ENTRENADOR SE MOSTRÓ MUY ILUSIONADO

El único error de Valverde en su presentación con el Barcelona

Ernesto Valverde ya ha sido presentado como nuevo entrenador del FC Barcelona y, algo nervioso al principio, comentó sus primeras impresiones sobre el estilo, Messi y el club

Foto: Ernesto Valverde, este jueves en el Camp Nou. (Cordon Press)
Ernesto Valverde, este jueves en el Camp Nou. (Cordon Press)

En un congelado Auditori por culpa del aire acondicionado a todo trapo (quizás sea una estrategia para que los periodistas deseemos acabar rapidito y preguntemos poco) Ernesto Valverde puso la calidez necesaria para estrenarse como entrenador del Barcelona. Durante una hora respondió a 31 preguntas con naturalidad, tranquilidad y, sobre todo, dando muestras continuamente de la enorme ilusión que le hacía ser presentado como técnico azulgrana. Después del deslucido anuncio de Bartomeu del pasado lunes el presidente se ahorró incluso estar en la sala de Prensa (cuanto más lejos nos tenga, mejor, debe pensar). Y Valverde, que estaba acompañado por el vicepresidente deportivo Jordi Mestre y el secretario técnico Robert Fernández usó por fin el lenguaje verbal y corporal correcto para motivar de nuevo a la afición culé, alejado de rigideces y corsés. A Mestre no se le hizo ninguna pregunta. A Fernández, solo una. Todos los focos fueron para el Txingurri y únicamente tuvo un fallo, uno solo: dijo Nou Camp en lugar de Camp Nou. Que es como decir Bernabéu Santiago, vamos, que a los culés les sienta fatal. Pero como escribió Billy Wilder y pronunció el personaje Osgood Fielding en la frase final de la obra maestra ‘Con faldas y a lo loco’: “Nadie es perfecto”.

La palabra que más usó el nuevo entrenador azulgrana fue reto y siempre añadiendo un calificativo positivo: ilusionante, apasionante, maravilloso, bonito. Se le notaba contento, algo nervioso en sus primeras respuestas a las que contestó en tono bajo ante los más de 150 medios acreditados para la ocasión. Las preguntas más repetidas, de una u otra manera, no podían ser otras que las relacionadas con el estilo -tema capital en el barcelonismo- y salió airoso usando algo como el sentido común y dándose pocas ínfulas. No ha venido para descubrir la pólvora y cuando se le recordó que Luis Enrique afirmó en su primera rueda de Prensa que había venido “para ser el líder”, él contestó: “Yo trataré de influir para que los jugadores sean mejores y para que el equipo crezca. ¿El estilo? Me tengo que adaptar al que ya tiene el Barça, pero al final siempre cada uno deja su sello personal y tiene su forma de hacer las cosas, ya lo iremos viendo. Como estamos no nos podemos quedar. Hay que avanzar porque si no vas hacia arriba, vas para abajo. Profundizaré en el estilo y trataré de darle una vuelta más. Quiero crear un espíritu de equipo que pueda emocionar porque el fútbol es eso: generar emociones”.

"No conozco los privilegios de Neymar"

Las que generó su presentación fueron que en cuanto a comunicación el club va a salir ganando desde ya. Ante un Luis Enrique con la permanente actitud de ‘yo contra el mundo’ “me va la marcha”, llegó a decir, Valverde tiene otro estilo totalmente diferente. Ante una pregunta delicada sobre “los privilegios de Neymar” y mientras al encargado de prensa se le descomponía el gesto y cortaba a la periodista para que no siguiera hablando sobre el cumpleaños de la hermana del brasileño, el extremeño se lo tomó con humor, incluso sonrió: “¿Privilegios de Neymar? No los conozco, la verdad”. Con total normalidad despejó la duda sobre si sabrá manejar un vestuario lleno de estrellas: “Eso de jugadores con ego es una etiqueta que se les cuelga sin más. Cuando tienes que competir debes tener ese impulso personal que te empuja a querer ser el mejor, y hay quien lo llama ego. Espero encontrarme con un grupo de jugadores jóvenes que quieren ganar y que van a dar lo mejor de sí mismos. ¿Jugadores millonarios? No he conocido a muchos jugadores que hayan nacido millonarios”.

Valverde tampoco quiso disimular la ilusión que le hace entrenar a Leo Messi: “Es una suerte para mí. Será una experiencia única. Es determinante juegue donde juegue y una cosa es verle desde fuera y ahora podré verlo desde dentro, pero no he entrenado nunca a un jugador que pueda ser tan decisivo, que pueda decidir un partido por sí mismo”. Bromeó sobre que la mayor dificultad será “lidiar con las ruedas de prensa”, para añadir más tarde que es consciente de lo que le espera y no está preocupado en absoluto: “Cuando quieres algo, cuando hay un reto, tienes que ir a por ello. Los entrenadores somos los padres de todas las derrotas y asumo el cargo. Sé a lo que me expongo y estoy dispuesto a ello. Y lo hago con la máxima confianza”.

[Lea más noticias de fútbol]

En una entidad metida permanentemente en la centrifugadora, con noticias negativas en los juzgados día sí y día también y un presidente con escaso carisma, hacía falta que la cara visible del primer equipo sea amable y sepa exteriorizar emociones positivas. Porque como él mismo dijo, eso es el fútbol, emoción. Y total, lo del "Nou Camp" tiene fácil arreglo.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios