Es noticia
Menú
El Sevilla también frenó la racha del Madrid y sin necesidad de estar primado por la Real
  1. Deportes
  2. Fútbol
el récord de los donostiarras, 37 años vigente

El Sevilla también frenó la racha del Madrid y sin necesidad de estar primado por la Real

Al igual que hizo en 1980 con la Real Sociedad, que llegó al Pizjuán con 38 partidos consecutivos de Liga sin perder, el Sevilla paró la marca liguera del Real Madrid en 28

Foto: Los jugadores del Sevilla celebran el 2-1 al Real Madrid, con Ramos en primer plano. (EFE)
Los jugadores del Sevilla celebran el 2-1 al Real Madrid, con Ramos en primer plano. (EFE)

De los 40 partidos que el Real Madrid encadenaba sin perder, 28 eran de Liga: los 16 de la presente temporada hasta la derrota contra el Sevilla y a falta del que los blancos tienen pendiente de disputar en Mestalla, más los 12 últimos de la pasada campaña. De este modo, el equipo que dirige Zinedine Zidane, que contando todas las competiciones no perdía un partido desde el 6 de abril del año pasado, el de Champions en Wolfsburgo, se ha quedado a tres de los 31 del Barça de Pep Guardiola de la temporada 2010-11 y del Real Madrid de Leo Beenhakker de la 1988-89 y a 10 del récord que 37 años después mantiene vigente la Real Sociedad.

Foto: Jovetic marcó su segundo gol al Madrid en su segundo partido. (Julio Muñoz/EFE)

Curiosamente el equipo donostiarra también vio truncada su racha de imbatibilidad en el Sánchez Pizjuán y por el mismo resultado que el Madrid este domingo: 2-1. Fue el 11 de mayo de 1980. A la Real, que llevaba sin perder en la Liga desde el 22 de abril de 1979, le bastaba con un empate para depender de sí misma en la última jornada -en la que recibía en Atocha al Atlético de Madrid- para proclamarse campeona de Liga por primera vez en su historia. Sin embargo, dos goles del argentino Bertoni le acabaron dando el título al Real Madrid. Aquel partido de infausto recuerdo para los aficionados txuriurdinak se vio rodeado de una enorme polémica, pues ya entonces eran habituales los famosos maletines.

Muñoz se negó a aceptar el dinero

Sergún informaba el 21 de junio de 1980 el diario El País "los jugadores del Sevilla recibieron cuatro millones y medio de pesetas por ganar en su campo a la Real Sociedad, en el penúltimo partido de la pasada Liga, derrota que supuso para los donostiarras la pérdida de casi todas las posibilidades de proclamarse campeones. El jugador argentino Bertoni, traspasado hace pocos días a la Fiorentina, se encargó de repartir el dinero. Bertoni fue el autor de los dos goles que dieron la victoria al Sevilla. Miguel Muñoz, entrenador del Sevilla, se negó a aceptar una sola peseta de ese dinero. No existen, por el momento, pruebas concretas por las que se pueda asegurar que esas 4.500.000 pesetas fuesen proporcionadas por el Real Madrid. De todos modos, se presume que el dinero podría proceder del club madridista, ya que fue el único que se vio favorecido por la derrota de la Real Sociedad".

"Ha pasado mucho tiempo. Lo que pasó, pasó. Aunque tengo que reconocer que los jugadores de la Real nunca me lo perdonaron", confesó el exsevillista Bertoni en una entrevista con 'Mundo Deportivo'. "Eso es algo que ha existido siempre. Se motiva a los equipos para que ganen. Eso no es malo. Me parece mal que se prime por perder, pero no por ganar", explicó el argentino, a quien estas declaraciones hoy le habrían costado la pertinente investigación de LaLiga que preside Javier Tebas, cuya cruzada en este sentido singue sin dar sus frutos.

Cabe recordar que actualmente las primas por ganar también están prohibidas, por más que el mismísimo presidente del sindicato de futbolistas AFE, Luis Rubiales, opine que sería mejor legalizarlas. "No es lo mismo un amaño de partidos que dar un incentivo por ganar", opina el que fuera jugador del Levante, un club que ha estado en más de una ocasión bajo sospecha y no precisamente por ser incentivado para ganar. "Es algo opaco, por lo que hay que conseguir que sea algo transparente. Hay que sentarse. No se puede poner al mismo nivel un delito que un incentivo ante la posibilidad de lograr un resultado", considera Rubiales.

Zamora reivindica a aquella Real

Lo cierto es que la derrota del Real Madrid en el Sánchez Pizjuán permitió que siga vigente el récord de la Real Sociedad de 38 partidos consecutivos invicto, 32 de la temporada 1979-80, es decir, todos hasta el partido de Sevilla, pues entonces la Liga formaban 18 equipos, más 6 de la 1978-79. "Pasa el tiempo, pero sigo teniendo la sensación de que lo que hizo aquel equipo no se valora como realmente se merece", comenta Jesús Mari Zamora. "Aquella generación fue única y lo que conseguimos, me da la sensación de que irrepetible", añade uno de los jugadores más importantes de aquel equipo junto a Luis Arconada y Roberto López Ufarte.

En una amena charla con El Confidencial, el 10 más legendario de la Real recuerda que "en aquel partido nos faltaba López Ufarte, un jugador vital para nosotros, y la verdad es que nos pudo la presión. Pagamos nuestra falta de experiencia y nos bloqueamos. Nisiquiera después de empatar y que el árbitro expulsara a dos jugadores del Sevilla fuimos capaces de calmarnos. El empate nos valía, pero acabamos perdiendo por un error nuestro".

Pagamos nuestra falta de experiencia y nos bloqueamos. Ni siquiera después de empatar y que el árbitro expulsara al dos jugadores del Sevilla fuimos capaces de calmarnos

En cuanto a la extramotivación del rival, Zamora comenta que "el Sevilla no se jugaba nada, pero cuando les empatamos pareció que se jugaban la vida... Es decir, que no se jugaban nada en lo deportivo, pero sí algo más. En aquel momento es lo que todos pensábamos y más tarde lo confesó el propio Bertoni". Sin embargo, con ese espíritu que precisamente hizo grande a la Real, el donostiarra recuerda que "aquella experiencia nos sirvió para aprender y si no es nada fácil que la vida te vuelva a dar una segunda oportunidad, nosotros fuimos capaces, no de ganar una Liga, sino dos. Un año antes el Sporting estuvo en una situación parecida a la nuestra, pero se repuso como lo hiciemos nosotros. Ese fue nuestro gran mérito".

Aunque en el fútbol las comparaciones más que odiosas suelen ser injustas, Zamora cree que "con el formato de competición que hay hoy en día, nosotros podíamos haber estado en Europa 11 de las 14 temporadas que duró aquel equipo. Además de las dos Ligas, que a punto estuvieron de ser tres, jugamos dos finales de Copa, otras cuatro semifinales, ganamos la primera Supercopa... y todo con una plantilla muy corta, en realidad 11+2 en todos los partidos y con un tremendo desgaste. Con un poco más de descanso creo que podíamos haber ganado más títulos", sentencia Jesús.

El Sevilla no se jugaba nada, pero cuando les empatamos pareció que se jugaban la vida. No se jugaban nada deportivo, pero sí algo más...

En 1972, los Miami Dolphins terminaron la temporada como el único equipo invicto en la NFL. Ganaron los 14 partidos de temporada regular, los dos de playoffs y la Super Bowl VII que disputaron ante los Washington Redskins. Este récord sigue vigente en la actualidad y desde que lo lograron cada vez que todos los equipos de la competición han perdido al menos un partido, los jugadores de aquel equipo se juntan para celebrarlo.

Esto no sucede con aquella Real Sociedad campeona, pero no estaría de más que en el club que preside Jokin Aperribay tomaran nota del ejemplo de los Miami Dolphins y año tras año, y yan son 37, rindieran al menos un pequeño a aquel equipo que estableció un récord que ni siquiera el embalado Real Madrid de Zidane ha sido capaz de batir. Como dice Jesús Mari Zamora, "la historia no está solo para ser recordada, sino también para demostrar que, aunque en el fútbol actual sea muy difícil repetir lo que hicimos nosotros, todos es posible y es a lo que hay que aspirar". Es decir, exigencia.

De los 40 partidos que el Real Madrid encadenaba sin perder, 28 eran de Liga: los 16 de la presente temporada hasta la derrota contra el Sevilla y a falta del que los blancos tienen pendiente de disputar en Mestalla, más los 12 últimos de la pasada campaña. De este modo, el equipo que dirige Zinedine Zidane, que contando todas las competiciones no perdía un partido desde el 6 de abril del año pasado, el de Champions en Wolfsburgo, se ha quedado a tres de los 31 del Barça de Pep Guardiola de la temporada 2010-11 y del Real Madrid de Leo Beenhakker de la 1988-89 y a 10 del récord que 37 años después mantiene vigente la Real Sociedad.

El País
El redactor recomienda