aquel episodio no gustó en el club amarillo

El polémico Sporting-Villarreal puso en marcha la cuenta atrás de Marcelino

Última jornada de la pasada Liga. El Sporting se juega la permanencia ante el Villarreal. Marcelino, asturiano y sportinguista, dice que espera que su equipo del alma se salve. Fue el principio del fin...

Foto: Las relaciones entre Marcelino y los jugadores del Villarreal estaban muy deterioradas (Reuters)
Las relaciones entre Marcelino y los jugadores del Villarreal estaban muy deterioradas (Reuters)

Muy pocos, posiblemente nadie más allá de los que mandan en el club, podían creerlo. Cuando el Villarreal hizo oficial la salida de Marcelino, más de uno tuvo que frotarse los ojos. La bomba estalló por sorpresa. Poco a poco comenzaron a trascender diferentes cuestiones internas que sirvieron para entender todo lo acontecido. Pero hay un capítulo de la pasada temporada que es clave para entender la abrupta ruptura entre el exitoso entrenador y el club amarillo. El episodio tuvo lugar en la última jornada de la pasada temporada.

"Ojalá el Sporting se mantenga, porque es lo que siento", afirmó el entrenador asturiano días antes del partido, intrascendente para el Villarreal, que se iba a disputar en El Molinón. Ganó el equipo rojiblanco, que lo necesitaba, y evitó el descenso de categoría. El partido fue observado con lupa, sobre todo por parte de los clubes involucrados en el descenso. También por la dirigencia del Villarreal, que tomó la matrícula a su entrenador durante aquellos lejanos días...

En el puente de mando del Villarreal no gustó nada lo sucedido. A sus altos ejecutivos les desagradó sobremanera que su entrenador hablara sin tapujos sobre su deseo de que el Sporting se salvara, pues ello implicaba, en consecuencia, la derrota del equipo amarillo. Este hecho provocó que más de uno torciera el gesto, mucho más cuando la mujer del entrenador, en las redes, escribió tras el partido, en referencia al Sporting, "trabajo hecho, os dejamos en Primera", cuando el trabajo de su marido, para el que le pagaba el club castellonense, era ganar a costa de que perdiera su querido club.

Fran Escribá, en la imagen, durante su primer entrenamiento como entrenador del Villarreal (EFE)
Fran Escribá, en la imagen, durante su primer entrenamiento como entrenador del Villarreal (EFE)

Un polémico fichaje

El Villarreal pasó a adquirir un protagonismo absoluto en las redes sociales, en las que las críticas se sucedían por las manifestaciones de Marcelino. La imagen del club levantino quedó tocada, se daba por hecho que perdería en El Molinón, como así sucedió. La alineación, con varios titulares fuera del once, tampoco es que ayudara a ahuyentar las especulaciones. Raúl Martín Presa, presidente del Rayo, club que bajó a Segunda, dijo entonces que "el Villarreal no ha competido en Gijón; ni con la alineación, ni con el planteamiento, ni con los cambios. Se pudo ver desde un primer momento que no era un partido de fútbol".

Con este peligroso precedente para Marcelino, técnico bien considerado siempre por Fernando Roig y sus más cercanos ejecutivos -por algo en diciembre del año pasado se le prorrogó el contrato hasta 2019-, el buen ambiente empezó a tambalearse poco a poco. Ya este verano hubo alguna fuerte fricción entre el entrenador y el club, sobre todo con el fichaje de Alfred N'Diaye, petición expresa del estratega. Apretó mucho para que el Villarreal reclutara al senegalés, procedente del Betis, generándose cierte tensión entre los dirigentes y García Toral. Finalmente, éste se salió con la suya, teniendo que hacer el club levantino un importante desembolso, al pagar a la entidad verdiblanca 7,5 millones de euros, quedando en el aire 1,5 en función de diferentes objetivos a cumplir.

Cuando estalló todo, en La Coruña, donde el equipo disputó el Teresa Herrera, la directiva del Villarreal no dudó a la hora de ejecutar al entrenador, sabiendo que el vestuario estaba enfrentado abiertamente al cuerpo técnico. Pese a la áspera ruptura, el técnico se despidió con elegancia a través de una carta que hizo publica. En la misma calificó de "inolvidables" los años pasados en el club, al mismo tiempo que daba las gracias "a todos los jugadores a los que hemos dirigido". Y para acabar, palabras de cariño a la afición "por el respeto y cariño que desde el día que llegamos siempre mostró hacia nosotros".

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios