Casillas se aburre en su debut, pero vuelve a sentirse feliz al jugar como local
  1. Deportes
  2. Fútbol
tuvo pocas ocasiones para lucirse

Casillas se aburre en su debut, pero vuelve a sentirse feliz al jugar como local

Iker Casillas debutó en partido oficial con el '12' del Oporto en un partido en el que, en realidad, pasó casi desapercibido ya que apenas tuvo que intervenir en la cómoda victoria 'tripeira' por 3-0

Foto: Una enorme bandera luce el '12' de Iker Casillas (Reuters).
Una enorme bandera luce el '12' de Iker Casillas (Reuters).

A partir de ahora, Do Dragão tiene un dragón más en sus filas. Y no es un dragón cualquiera, en absoluto. Es uno que ha estado entre los más admirados del mundo y que ahora que se acerca a su último servicio, se marchó a Oporto para volver a ser feliz haciendo lo que más le gusta. Iker Casillas debutó en partido oficial con el 12 del Oporto en un partido en el que, en realidad, pasó casi desapercibido, ya que el Oporto ganó 3-0. Eso habla muy bien de su equipo, mal del contrario, el Vitória de Guimarães, y no muy bien de lo que le espera al capitán de la Selección en Portugal.

Se esperaba desde hace mucho tiempo un ambiente muy intenso en el partido que habría para el Oporto la temporada. Iba a ser uno de los clásicos del norte de Portugal, contra el Vitória de Guimarães y las entradas iban a venderse a buen ritmo, sin ninguna duda. Además, siempre es llamativo el arranque de una campaña, el público coge el fútbol con ganas después de dos meses sin nada que llevarse a la boca. Pero a eso le unimos que el Oporto, de repente, se convirtió en la salvación de Iker Casillas.

Si le preguntamos a cualquier portero, la gran mayoría dirá que prefieren aburrirse bajo sus palos y así no encajar ningún gol. Otros preferirán que les acribillen y así divertirse, pero serán los menos. Casillas, en realidad, se aburrió en su estreno oficial con su nuevo equipo. Alguna intervención esporádica y una única parada de cierto mérito en los 90 minutos que estrenaban la liga del país vecino. Es decir, que poco se puede valorar de su estado de forma actual en comparación a lo visto en el Real Madrid.

Pero al menos con lo que se volvió a casa junto a Sara Carbonero y su hijo Martín es con el calor de la afición blanquiazul. Qué diferente resulta ese ambiente al que vivía cada domingo en el Bernabéu: donde es un recién llegado es muy querido; donde ha vivido sus mejores años (un cuarto de siglo), le pitaban.

El Oporto está muy acostumbrado a crear estrellas. Pinto da Costa, su presidente, ficha jugadores relativamente desconocidos y en Oporto se revalorizan de manera exponencial (algunos con precios sensiblemente hinchados) hasta que llega un momento en que estos jugadores se marchan a otros clubes que les ofrecen mejores condiciones económicas y deportivas. No es lo habitual que pase al contrario. Así, el fichaje de Casillas es un refugio para el Oporto, que ve por fin cómo una figura mundial entra y no sale.

De hecho, esta temporada ya el Oporto ha visto cómo se han marchado cuatro jugadores que habían sido fundamentales para Julen Lopetegui, y todos han tomado el camino contrario a Casillas: Danilo, Casemiro, Jackson y Óliver se fueron a Madrid, los dos primeros para jugar en el equipo donde vivió 25 años Casillas, los otros dos, al Atlético de Madrid. Es decir, el Oporto ya tiene nuevo ídolo indiscutible... y Portugal, en realidad.

Portugal Oporto Iker Casillas
El redactor recomienda