la historia del enfado del canario

Pedro pidió su venta al Barcelona hace semanas en Estados Unidos

Pedro Rodríguez comunicó hace semanas su deseo de abandonar el Barcelona. Así se lo transmitió personalmente en Estados Unidos a Josep María Bartomeu, Luis Enrique y Albert Soler

Foto: Pedro con el trofeo que acredita al Barcelona como nuevo campeón de la Supercopa de Europa (EFE)
Pedro con el trofeo que acredita al Barcelona como nuevo campeón de la Supercopa de Europa (EFE)

Cuando se enteró, en mitad de la fiesta blaugrana, de las palabras del nuevo director deportivo frunció el ceño. Feliz por el gol definitivo que dio un nuevo título al Barcelona, Pedro ya llevaba caliente un tiempo. Y su ánimo se encendió más todavía cuando le soplaron la frase de Robert Fernández. “Nos ha dicho que se quiere ir”, lanzó el ejecutivo azulgrana, que tuvo cumplida respuesta por parte del jugador minutos después. Respuesta que no tuvo que preparar mucho porque el club sabe desde hace tiempo cuál es su postura. Tomó la decisión hace semanas, no en las horas previas a la final de la Supercopa, como vino a decir el nuevo responsable técnico de la estructura azulgrana. 

Fue durante la gira americana que realizó el Barcelona cuando la cúpula directiva del Barcelona conoció de manera directa y personal el plan de Pedro. No cuando la cuenta atrás de la final de Tbilisi se había puesto en marcha, como dejó entrever Robert. En Estados Unidos, el futbolista habló claramente con Josep María Bartomeu y Albert Soler (director de deportes profesionales) para transmitirles su deseo de abandonar el club. También Luis Enrique recibió el mismo mensaje. Por eso Pedro saltó como un resorte cuando conoció las palabras de Robert Fernández, con el que, como bien dijo, “sólo he cruzado dos frases”.

Pedro explicó sus motivos, a la cara, a la cúpula deportiva del Barcelona en Estados Unidos. Razones obvias y conocidas de sobra; transmitió su profunda lealtad y cariño al club blaugrana, como dejó claro también que con Messi, Neymar y Luis Suárez por delante, y con un Luis Enrique que apenas toca al trío, se le hacía imposible continuar una temporada más. Pidió por ello que el club le abriera las puertas y negociara con los que se hubieran interesado en su fichaje. Para el canario no queda otra salida, sabiendo que donde vaya su rol será de actor principal y no de reparto.

Pedro, nada más marcar el quinto gol del Barcelona en la final de la Supercopa de Europa (Imago)
Pedro, nada más marcar el quinto gol del Barcelona en la final de la Supercopa de Europa (Imago)

Unas mínimas molestias

Sorprendió la respuesta de Pedro, que siempre pone pausa ante un micrófono, pero el extrañado fue él por el comentario de Robert Fernández. “Ha hecho unas declaraciones muy desafortunadas. Él tendrá sus razones, pero gente así no debería hablar”, afirmó ante una cámara de TV3. Y es que a estas alturas, el canario esperaba que su situación ya estuviera resuelta, o al menos muy encaminada para esperar sólo el capítulo final. Por eso avisó con tiempo al club de su deseo de emprender una nueva aventura en otra parte, para que en estas últimas semanas se hubieran dado los pasos necesarios para activar su venta. 

Otro detalle que tampoco le agradó en exceso fue el de “las molestias en un aductor” que esgrimió como excusa Luis Enrique para dejarle en el banquillo en Tbilisi y sólo darle entrada en el campo cuando la tanda de penaltis se acercaba. En este punto, tal vez el entrenador asturiano, que sabe de sobra que su jugador se quiere marchar, optara por un jugador que estará a sus órdenes esta temporada y no por otro que no lo estará. Alinear a Pedro de inicio, tal vez hubiera supuesto incomodar al grupo, sabedor de que las horas de su compañero están contadas. Pero esas molestias, eso sí, no le habrían impedido jugar de inicio sin problemas.

En estos momentos, parece, Pedro Rodríguez seguirá vestido de azulgrana en la doble cita ante el Athletic de Bilbao. Una final de la Supercopa de España en la que si no se activa ya la 'operación salida', Luis Enrique contará con él, aunque sea para sentarlo en el banquillo. El Manchester United tomó la delantera hace tiempo, aunque el City -como desveló Marca- también ha entrado en la puja a última hora.

Pedro es abrazado por Messi tras marcar el gol del triunfo del Barcelona en Tbilisi (Reuters)
Pedro es abrazado por Messi tras marcar el gol del triunfo del Barcelona en Tbilisi (Reuters)

Nolito espera

El Manchester United ofrece al Barcelona 25 millones de euros más otros 5 en variables, pero Bartomeu exige los 30 de una vez. En cualquier momento se pueden producir los contactos definitivos que pongan fin a la operación. Mientras, el City movió ficha -lleva semanas sin poder cerrar el fichaje del belga De Bruyne- para tantear el terreno. Txiki Begiristain se puso en contacto con el Barcelona, informando a sus dirigentes de que el club citizen sí pone sobre la mesa esos 30 millones.

A todo esto, entró en escena Nolito, el jugador del que se habla desde hace semanas como firme candidato a ocupar la plaza que dejará libre Pedro con total seguridad. “He recibido muchas ofertas, para ganar mucho dinero, en los últimos tiempos, pero sólo me marcharía al Barcelona”, admitió el futbolista andaluz. Y dejó claro que “es mentira lo que se está diciendo, pues no he recibido ninguna oferta del Barcelona, y que yo sepa el club tampoco”. “Insisto: o me voy al Barça o me quedo en el Celta”, subrayó, para añadir que “al Barcelona no se le puede decir que no”.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios