dos personas que han marcado al portero

Florentino metió el serrucho a Iker Casillas y Mourinho remató al mito

Florentino Pérez nunca consideró a Iker Casillas un gran guardameta. La batalla de éste con Mourinho terminó siendo clave para ensuciar la vida del guardameta en el Santiago Bernabéu

Foto: Florentino Pérez siempre pensó que Casillas no tenía el nivel superlativo para ser el titular del Real Madrid (EFE)
Florentino Pérez siempre pensó que Casillas no tenía el nivel superlativo para ser el titular del Real Madrid (EFE)

Nunca le consideró un guardameta de nivel superior. Y el afectado siempre lo supo. Florentino Pérez siempre ha pensado que Iker Casillas no tenía el nivel superlativo como para defender la portería del Real Madrid. Lo ha manifestado, desde hace muchos años, en diferentes foros. Estaba claro que la salida de Iker Casillas llegaría en cualquier momento y antes de que el portero quisiera. La pasada temporada manifestaba que quería continuar en su casa mucho tiempo más, pero sabiendo que la empresa era complicada de cumplir. El presidente tenía claro que había llegado el momento del relevo de un jugador que sufrido un calvario en los últimos tiempos, desde que Mourinho le pusiera la cruz, haciendo todo lo posible para manchar la imagen del hasta ese momento intocable ídolo del madridismo.

En el verano del año 2000, Florentino Pérez ganaba las elecciones a Lorenzo Sanz e iniciaba su primera etapa como presidente del Real Madrid. Apenas un año después, el dirigente comenzó a deslizar comentarios poco elogiosos al referirse a Iker Casillas. La temporada 2001/2002 fue especialmente complicada y dura para el entonces joven portero; perdió la titularidad en favor de César Sánchez, decisión que tomó Del Bosque a la vista del bajo rendimiento del portero de Móstoles. Aquella temporada el Real Madrid ganaba la Champions, en la final César se lesionaba, Iker entraba en juego y con un puñado de intervenciones salvó a su equipo, que acabó imponiéndose por 2-1 al Bayer Leverkusen. Tras el partido descargó con lágrimas todo lo acumulado desde hacía tiempo. Florentino ya pensaba en un sustituto.

El primero que pasó por la mente del presidente madridista, casi una obsesión, fue Gianluigi Buffon. El guardameta italiano, durante años considerado como el mejor del mundo, era el idóneo para reforzar la portería del Real Madrid en opinión de Florentino, que ya no creía en Casillas en su primeros tiempos como máximo mandatario blanco. Tras aquella final de la Champions League, comenzó la etapa -hasta que apareció Mourinho- más exitosa y brillante de Iker. Hasta que acabó siendo considerado durante años como el mejor del planeta. Pero en el palco se le seguía cuestionando de manera permanente.

Mourinho y Casillas, durante una rueda de prensa (EFE)
Mourinho y Casillas, durante una rueda de prensa (EFE)

“Diego López me gusta más que Casillas”

Con Florentino Pérez llegaron Dudek, Diego López y Keylor Navas, tres guardametas que sabían de sobra que, a priori, se vestían de blanco para estar a la sombra de Casillas. Sobre todo el polaco. Pero un buen día cambió todo. Mourinho cambió el escenario de la portería del equipo por completo cuando en un Málaga-Real Madrid sentó al intocable Casillas. Aquel día cambió todo, empezando por la vida del nuevo jugador del Oporto. En diciembre de 2012, en La Rosaleda apareció Adán en el equipo titular -“está mejor que Casillas”, esgrimió el el técnico portugués-, mientras cámaras y fotógrafos se arremolinaban alrededor del banquillo blanco para captar la instantánea del ídolo caído. O derribado… En aquellos días, curiosamente, Casillas había elegido mejor portero del mundo por quinto año consecutivo. A principios de 2013, Iker se fracturaba un dedo de una mano. Diego López fue fichado con carácter de urgencia.

Las relaciones entre Mou y Casillas se fracturaron cuando el portero, como capitán, apagó el tremendo incendió que en su día se originó en la Selección española. Contactó con Xavi para apaciguar un ambiente que amenazaba la convivencia en la Roja. Este episodio encendió al actual entrenador del Chelsea,que 'marcó' definitivamente a Casillas mientras estuvo sentado en el banquillo madridista. Una guerra sucia germinó, con defensores de uno y otro entrando en juego y con una grada del Santiago Bernabéu que se fue fraccionando en dos. Hasta hoy… "Diego López me gusta más que Casillas", destacó el entrenador en su momento. Mou acusaba en todos los foros a su portero de filtrador, algo que le hizo un daño irreparable. Por mucho que se defendió Iker de aquellas acusaciones, en su estadio nuncale creyeron los seguidores del técnico luso.

Hace un año, el Real Madrid impulsó la salida de Iker Casillas. Contrató los servicios de Keylor Navas y se planteó recuperar a Kiko Casilla. Pero en aquel momento no hubo manera de encontrar una solución. Ancelotti, que en su primer año dio la titularidad en la Liga a Diego López, apostó por el de Móstoles como titular indiscutible, dejando al tico para disputar los partidos de Copa y otros intrascendentes de Liga y Champions League. Florentino ya había pensado en otros guardametas como Courtois o De Gea, pero las operaciones no eran nada sencillas. Ahora, tras años criticando en privado a Casillas, el presidente ve cumplido un deseo. El gran capitán ya es historia...

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios