Messi empieza la temporada como acabó la pasada: con el fantasma de las lesiones
  1. Deportes
  2. Fútbol
ES DUDA PARA EL PARTIDO CONTRA EL MÁLAGA

Messi empieza la temporada como acabó la pasada: con el fantasma de las lesiones

Leo Messi vagó por el Calderón. Se volvió invisible y no sólo por la buena defensa del Atlético sino porque el argentino sufría una lesión en la pierna izquierda

placeholder Foto: Leo Messi durante el partido de ida de la Supercopa (Efe).
Leo Messi durante el partido de ida de la Supercopa (Efe).

El Vicente Calderón vivió una buena noche de fútbol con el protagonismo repartido entre varios futbolistas: Villa y Neymar se llevaron la atención de los focos porque suyos fueron los goles. Diego Costa y Jordi Alba pusieron la tensión con su continuo roce en la banda que, por suerte, no fue a más. Y Messi representó el papel que nadie quiere nunca. Cuando Undiano Mallenco señaló el final de la primera parte muchos se preguntaron si el argentino seguía en el campo. Así era. Estaba, pero había desaparecido completamente. La respuesta a su caminar por el lado de las sombras llegó tras el descanso: había sido sustituido debido a unas molestias en el muslo izquierdo. Otra vez el fantasma de las lesiones.

Este jueves, los servicios médicos del club emitiían un comunicado para informar de la dolencia del argentino:"Las pruebas realizadas han puesto de manifiesto un hematoma intramuscular postcontusional en el bíceps femoral del muslo izquierdo". La cosa no acaba ahí: Messi es duda para el partido de Liga que el Barcelona jugará este domingo en La Rosaleda: "La evolución clínica de este hematoma marcará la disponibilidad para el próximo partido".

Con la temporada cogiendo velocidad tras la primera jornada de Liga y la Supercopa de España en juego, Leo Messi vive un ‘déjà vu’. La estrella del Barcelona acabó la campaña pasada lastrado por las lesiones musculares y el nuevo curso ha comenzado de la mismaforma. El ‘Tata’ optó por darle a él la responsabilidad del ataque azulgrana en el primer partido frente al Atlético y el de Rosario apenas acertó a dar un par de pinceladas en el área de Courtois. El excelente juego del Atlético y la férrea defensa rojiblanca parecían los motivos de su nula actuación. La realidad era otra. En el descanso se empezó a barajar la posibilidad de una lesión y el Barcelona no tardó en confirmarlo a través de sus redes sociales: “Messi ha sido sustituido por precaución por unas molestias en la parte posterior del muslo izquierdo provocadas por una contusión”.

Se repite la historia. Habrá que ver si el club azulgrana apuesta por el secretismo del que hizo gala al temporada pasada cuando el bíceps femoral de la pierna derecha de Messi tuvo en vilo al equipo. El delantero argentino se lesionó durante el partido de cuartos que enfrentaba al Barcelona y al PSG en Champions. Reapareció en la vuelta y el club negó una posible recaída. La realidad era otra bien distinta: forzó para estar en Múnich donde jugó andando, literalmente. Una escena que se repitió en San Mamés con la Liga prácticamente sentenciada. El Barcelona pagó demasiado cara la nefasta gestión de las lesiones musculares de Messi.

Vuelve el pasado

Y es que este es el gran lastre de la estrella argentina tras dos años prácticamente alejado de la enfermería azulgrana. Con la llegada de Guardiola, hicieron un plan de trabajo especial para que el argentino no sufriera tanto: había tenido siete lesiones importantes que evidenciaban la fragilidad de su musculatura. Se puso en manos de Juanjo Breu, el fisioterapeuta que le acompaña siempre y que tiene la misma potestad que el técnico para decidir sobre las participaciones de Leo cuando está lesionado. Moldeó el cuerpo del argentino y también su mente… aunque no domó el ansia del jugador por querer jugar siempre. Ese ímpetu le llevóa desoír las recomendaciones de los médicos y esto se tradujo en varias recaídas que mermaron al argentino en la recta final de la temporada.

Meses después las cosas no han cambiado. Leo Messi está entre algodones. En la pretemporada no disputó el último partido de la gira asiática y tampoco se puso la camiseta de Argentina en el partido que sus compatriotas disputaron contra Italia. ¿La razón? El delantero ya tenía algunas molestias en el muslo izquierdo, las mismas que le hicieron invisible ayer por la noche y las que le han mandado de vuelta a la enfermería. Esta recaída supone un problema para los médicos del Barcelona: se topan con un problema del pasado que parecían haber solucionado y, al mismo tiempo, es un aviso para que no se repita la gestión del año pasado. Las alarmas vuelven a estar encendidas.

Leo Messi FC Barcelona Atlético de Madrid Supercopa de España
El redactor recomienda