EL BARÇA GANA CON GOLES DE MESSI Y PEDRITO AL DINAMO KIEV (2-0)

El cordero de Guardiola

A Guardiola le encanta disfrazarse de cordero. En cuanto la ocasión lo merece, el entrenador del Barcelona se pone la piel del citado animal para tirar

Foto: El cordero de Guardiola
El cordero de Guardiola

A Guardiola le encanta disfrazarse de cordero. En cuanto la ocasión lo merece, el entrenador del Barcelona se pone la piel del citado animal para tirar balones fuera y rebajar al máximo la presión de sus jugadores. En la víspera ante el Dínamo de Kiev sorprendió a todo el mundo al afirmar que el equipo azulgrana no es el favorito para la Champions, que cuidado con el equipo ucranio, que hay que ir paso a paso... Y todo para que los azulgrana se olviden de la responsabilidad que tienen como campeones que son, que no es otra que pelear al máximo por la final de la Liga de Campeones y más sabiendo que el escenario de la misma es el Santiago Bernabéu, territorio del eterno enemigo. El discurso le funciona a Guardiola, que ha sido nuevamente absuelto de un presunto dopaje cuando jugaba en Italia. Sus jugadores salen a divertirse, a pasar el rato de la mejor manera posible y la consecuencia no es otra que la de hacer disfrutar al máximo a su afición.

 

El técnico catalán puede estar tranquilo. A la plantilla parece que le llega con claridad su mensaje. No se relajan. Tienen hambre y no están saciados con lo logrado la campaña pasada y salen en cada partido convencidos de ganar y de hacerlo bien. Además, cuentan con el añadido de lo mucho que pesa tener enfrente la camiseta azulgrana. Los rivales salen acomplejados, timoratos al máximo. Se supone que debe ser muy complicado tener enfrente a la máquina que preside el espía de Laporta, pero no es de recibo que un rival entregue un partido de Champions antes del pitido del árbitro. Dio la sensación de que el Dinamo se conformaba con no salir goleado del Camp Nou. Nada más.

 

Sin hacer nada del otro mundo, gracias a la facilidad dada por el rival, los Xavi, Messi, Ibrahimovic, Piqué y compañía pasaron por encima del equipo de un Shevchenko que está muy lejos de ser aquel que marcó tres goles en el Camp Nou diez años atrás. El que fuera niño mimado de Berlusconi no lo hizo mal, pero ya no es el mismo jugador que en su día fuera pretendido por el Real Madrid. Los azulgrana tardaron en cerrar el partido, pero en ningún momento la sombra del empate apareció por Barcelona. En el deber azulgrana hay que señalar el excesivo adorno con el que quieren llegar a la portería contraria. Rozan la perfección y lo saben y esa puede ser mala compañera de viaje. Aún así, 2-0 y a otra cosa (ver estadísticas).

 

Ante el campeón de Ucrania apareció por el césped Pedro y Jeffren y lo tendrán que hacer en próximo partidos. Las lesiones merman una corta plantilla de tan sólo 19 profesionales y los de la cantera van a tener que asumir responsabilidades muy pronto. Demasiado. Pedro es ya un 'veterano' pero el resto prácticamente se estrenar y lo van a tener que hacer con mucho en juego. La escena se repetirá. No hay otra.

 

El Sevilla disfruta del fútbol. Golea en Champions en Glasgow ante el Rangers y, de paso, presenta candidatura a la Liga. Ya queda menos para saber si hay que contar con los de Jiménez para ganar el título doméstico. La solución, el domingo a las once de la noche, una vez que el Real Madrid haya rendido visita al Sánchez Pizjuán. 

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios