"Apesta". Cuando Ferrari dejaba la puerta vacía y McLaren manda el balón a la grada
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
DESATRE DE MCLAREN CON UN FERRARI MEDIOCRE

"Apesta". Cuando Ferrari dejaba la puerta vacía y McLaren manda el balón a la grada

Losail era un circuito en el que McLaren podía recortar con Ferrari. El equipo italiano jugó al empate y a la defensiva. Pero el británico no pudo aprovechar la oportunidad

Foto: Ferrari ha conseguido distanciar a McLaren desde Sochi tras perseguir al equipo británico casi toda la temporada. (Efe/Epa/Andy Rain)
Ferrari ha conseguido distanciar a McLaren desde Sochi tras perseguir al equipo británico casi toda la temporada. (Efe/Epa/Andy Rain)

Una semana antes, en Interlagos, Andreas Seidl lamentaba que McLaren debía haber “cogido los puntos que había sobre la mesa”, aludiendo a la magra puntuación de Lando Norris y Daniel Ricciardo. El equipo británico seguía perdiendo fuelle en los compases finales del campeonato. “Teníamos que haber superado a Ferrari y haber reducido la diferencia”, lamentaba el británico tras el GP de Qatar. Por tercera vez consecutiva McLaren tropezaba, pero en Losail Ferrari les había dejado la portería vacía.

Ambos equipos parecían ‘empeñarse’ en regalar los puntos a su rival. Aunque jugaba en campo favorable, McLaren terminó desparramado mientras el equipo italiano tampoco lanzó cohetes. “Pase usted, por favor”, “No, usted primero”. Más que una pugna entre rivales parecía una reunión de caballeros en la que nadie quiere desentonar, metafóricamente hablando. Ni Ferrari ni McLaren se mostraron como los candidatos que son al tercer puesto final por el que pugnan a brazo partido. Con recordar que en Losail el mejor de los cuatro pilotos terminó séptimo…

Sainz: Leclerc, que no pase

A pesar de su clasificación el sábado, Sainz no respiraba bien para la carrera. El viernes se despertaban en Ferrari los fantasmas que acosan al SF21, y que solo se irán con su jubilación. Como ponerle la cruz al diablo de la degradación, Sainz salió agarrotado a la carrera. Perdió dos puestos en la salida, y a Lando Norris de vista, que había salido por delante. Ferrari ató en corto a sus pilotos ante el temor a despeñarse con los neumáticos.

“Al final la estrategia rindió sus frutos porque los otros cometieron errores, pero por mi parte no pude atacar en toda la carrera, y fue un poco aburrida”. Maniatado, Sainz tuvo su particular sobresalto para entrar en boxes que le pudo costar la posición, ojo, con Charles Leclerc. Solo faltaba después de los fines de semana anteriores. Cierto pánico se pudo apreciar en la voz de Sainz por la radio ante las dudas de un posible error en el momento de entrar en boxes. Esta vez, Leclerc no le robó la cartera como en las dos ocasiones anteriores. Hubiera sido un duro golpe, por tercera vez consecutiva.

Para Leclerc, también carrera timorata. Por su parte, el monegasco también abonó su cuota de problemas con el fondo de su chasis roto el sábado, que le retrasó en la parrilla. Se pegó a la estela del español. Cuando los estrategas ordenaron un tembloroso zafarrancho de combate a sus pilotos, ni siquiera pudieron pasar a Lance Stroll. Aliviado Leclerc con el descargo de un chasis defectuoso, hubo de reconocer la paliza de un Alpine al que no habían visto el pelo en las últimas carreras. “Sí, eran muy fuertes. Creo que mostramos un ritmo bastante similar cuando tuve aire libre, pero han sido mucho más fuertes de lo que esperábamos”.

El gato negro que persigue a Norris

McLaren tenía una oportunidad inigualable para asestar ese contragolpe tan necesario para el campeonato. ¿Resultado? Dos puntos para todo el equipo en Losail. Norris lleva cuatro en otras tantas carreras. Ricciardo ha sumado uno. McLaren atraviesa una ‘pájara’ tan espectacular que podría haber perdido el tercer puesto de no mediar un milagro.

Ciertamente, la fortuna castigó de nuevo a Norris, quien tenía asegurada como mínimo la quinta posición -quizás la cuarta, especulaba el británico- hasta la vuelta 49. “Deberían mejorar los neumáticos. Es peligroso para nosotros como pilotos, ¿verdad? Así que arriesgamos mucho cada vez”, lanzaba sus dardos a Pirell, “si simplemente no podemos conducir un coche de Fórmula 1 por el circuito, ¿qué puedes hacer? Ni siquiera hice un relevo muy largo, 20 vueltas, 25 vueltas, lo que sea, todavía debería poder pilotar”, declaraba al final de la carrera. Definitivamente, Norris ha invertido los términos del campeonato en esta recta final. Generalmente, por la fortuna que ya no le mira de cara.

¿Debía haber parado en boxes el británico para evitar el pinchazo de quienes estiraban sus neumáticos hasta el final? El equipo italiano pecó de excesivamente conservador pero le salieron buenas cartas. La novena posición final de Norris dejó vía libre y regaló además algunos puntos adicionales a los dos pilotos de Ferrari.

placeholder McLaren está atravesando una fuerte 'pájara' en la recta final del campeonato
McLaren está atravesando una fuerte 'pájara' en la recta final del campeonato

Ricciardo no da una

Pero fue Daniel Ricciardo quien acumuló todas las desgracias de los cuatro pilotos en liza por el tercer puesto. Quizás su peor fin de semana con McLaren, Mónaco aparte. Decimo segundo en meta, un resultado embarazoso para un piloto de su categoría, mitad responsabilidad propia, mitad factores ajenos. Pero el australiano comenzó a sellar su suerte cuando el sábado se reencontró con las limitaciones de su estilo de pilotaje para el MCL35B, y terminó en una embarazosa decimocuarta posición el sábado. “Las curvas rápidas y largas es donde más sufro”, reconocía. Le quedaba lo peor.

¿Salida? Perdido el punto de frenada entre varios monoplazas al salir tan retrasado. Dos posiciones perdidas. Luchando contra Ferrari, y solo cuatro monoplazas por detrás cerrar la primera vuelta. Y de repente, uno de los episodios más curiosos de la temporada: fue obligado a pisar huevos, más incluso que Ferrari con un monoplaza teóricamente más rápido. Y desde el principio de la carrera como le pidió su ingeniero, Tom Stallard.

“Empecé con lo que pensaba que era mucho, y no era suficiente. Llegué a un punto en el que perdía dos segundos por vuelta con el ahorro. Los frenos y los neumáticos perdían temperatura, y también perdías adherencia. Estuvimos ahorrando casi la mitad de la carrera”. Cuando el equipo descubrió posibles errores de medición, era demasiado tarde. “Creo que vosotros, los periodistas, podríais haber pilotado al mismo ritmo”, bromeaba. Pero sumaba otro ‘rosco’ en momentos clave, el piloto mejor pagado del equipo.

Lando Norris no pudo resumir mejor el último descalabro de McLaren. “Cuando tienes días así, no hay nada que puedas hacer. Realmente apesta”. Y Ferrari camina hacia la meta, en tercera posición. 39,5 puntos les separan. Con el peligro ahora de que Charles Leclerc y Carlos Sainz incluso terminen la temporada por delante del británico.

McLaren Charles Leclerc Fórmula 1
El redactor recomienda