Es noticia
Menú
Checo Pérez frente a los Hermanos Rodríguez: el mayor reto de un mexicano
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
OPORTUNIDAD PARA CHECO PEREZ

Checo Pérez frente a los Hermanos Rodríguez: el mayor reto de un mexicano

El circuito Hermanos Rodriguez está bautizado en homenaje a las dos leyendas del automovilismo internacional. De ganar, Checo Pérez puede convertirse en un mito en su país

Foto: Pedro Rodriguez, histórico piloto mexicano (MéxicoGP)
Pedro Rodriguez, histórico piloto mexicano (MéxicoGP)

La Fórmula 1 ha llegado ya al Autódromo Hermanos Ricardo y Pedro Rodríguez, para la disputa este fin de semana del Gran Premio de México. Y Checo Pérez aspira a batir los récords de sus legendarios compatriotas. El circuito mexicano es el mejor homenaje que podían recibir los míticos hermanos en la ciudad azteca.

En 2021 se cumplen importantes efemérides tanto para Ricardo como para Pedro Rodríguez, pues si en 1961 el primero debutó en Fórmula 1 con Ferrari, el segundo perdía la vida en 1971 disputando una irrelevante carrera de Sport-Prototipos. Ambos hermanos eran buenos, rematadamente buenos pilotos, pero desafortunadamente la fatalidad se cruzó en su camino y nos quedamos sin saber hasta dónde podían haber llegado aquellos prodigiosos volantistas procedentes del país hermano.

Quienes les trataron coinciden que Ricardo era el más dotado naturalmente de los dos. De hecho, muchos de ellos reconocen que Pedro sólo comenzó a sacar su mejor versión a raíz del fallecimiento de su hermano pequeño. Desligado de la presión de ser comparado por todos, empezando por su propio padre, el mayor de los Rodríguez comenzó a pulir su pilotaje y con mucho trabajo desarrolló una técnica de conducción bajo el agua que acabó convirtiéndole en el que probablemente haya sido el mejor piloto de la historia sobre mojado, mejor incluso al decir de muchos expertos que el propio Ayrton Senna.

placeholder Pedro Rodríguez bajándose victorioso de su Porsche 917 después de su asombrosa demostración bajo el agua.
Pedro Rodríguez bajándose victorioso de su Porsche 917 después de su asombrosa demostración bajo el agua.

El primer ‘rey’ bajo el agua

Cuando Senna asombró al mundo en 1984 disputando la victoria bajo el agua a Alain Prost en el Gran Premio de Mónaco, muchos mecánicos británicos de distintos equipos se acercaron a Ayrton para felicitarle y decirle que desde Pedro Rodríguez no habían visto nada igual. Y es que pese a su origen, era reverenciado con absoluta devoción en el Reino Unido. Los aficionados de ese país comprobaron cómo batía regularmente bajo el agua a sus pilotos compatriotas y, sobre todo, recordaban su demostración en una prueba legendaria: Los 1000 kilómetros de Brands Hatch del Mundial de Resistencia, donde quizá se viviera la mayor demostración de pilotaje bajo el agua de la historia del automovilismo.

Por entonces las competiciones de coches de Sport tenían tanto o mayor prestigio que la Fórmula 1, por lo que no resultaba extraño ver a varios de los mejores pilotos de la categoría compitiendo en aquella carrera. También era el año cumbre de la batalla entre Porsche y Ferrari, por una demostración de superioridad insultante en un escenario como aquel explicaba el por qué de la ascensión de Pedro Rodríguez a mito del automovilismo aquel día.

"¡Que alguien diga a Pedro que está lloviendo!" Así exclamaba el piloto neozelandés Chris Amon ante la apabullante demostración que protagonizó sobre agua el piloto mexicano, que acabó sacando cuatro vueltas al siguiente clasificado, y que cuando más fuerza llovía se distanciaba de sus rivales a ritmo de cinco segundos por vuelta. Todos admitieron que lo vivido ese día fue lo más sublime que habían visto nunca.

Un antes y un después para México

Desafortunadamente, la estrella mexicana falleció en una carrera que nunca debió de haber corrido. Pero a comienzos de los setenta no existían contratos como los actuales y los emolumentos de los pilotos dependían de los premios o primas de salida que ofrecían los organizadores para atraer público a sus gradas. Tener a Pedro Rodríguez en una carrera elevaba automáticamente el nivel de cualquier prueba. Por ello se explica que perdiera la vida pilotando un Ferrari en una prueba menor, cuando al mismo tiempo era piloto oficial de Porsche en el campeonato del mundo. A raíz de su fallecimiento las cosas empezaron a cambiar y los equipos empezaron a pagar un sueldo base junto al reparto del dinero procedente de los premios para asegurar la exclusividad de sus pilotos.

Y si Pedro era el aparentemente tenía menos talento natural de los dos hermanos, cómo sería de bueno su hermano Ricardo, quien tristemente perdió la vida en el Gran Premio Inaugural de México en 1962, apenas un año después de protagonizar uno de los debuts más sensacionales de la historia de la Fórmula 1. Por esos caprichos del destino Ferrari no quiso acudir a esa carrera y, dado que Ricardo no estaba dispuesto a no competir antes sus compatriotas, alquiló un Lotus al equipo privado de Rob Walker. Pese a no estar al nivel del Lotus oficial del mítico Jim Clark el mexicano le disputó la pole position, pero en su última vuelta sufrió un accidente que acabó con su vida.

Oportunidad histórica para Pérez

No es pequeña la responsabilidad que pesa sobre los hombros de Checo Pérez para superar la ilustre trayectoria de los Hermanos Rodríguez en su circuito y lograr algo que nunca pudieron conseguir ellos: ser el primer piloto mexicano de la historia en vencer delante de sus compatriotas. En la actualidad Checo y Pedro Rodríguez, con dos victorias cada uno, están empatados en número de triunfos y de ganar este fin de semana se convertiría en el piloto más exitoso de la historia de su país.

Obviamente, Checo Pérez tendrá que cubrir las espaldas de Max Verstappen cuando sea preciso. Pero tal y como ha admitido recientemente el propio Toto Wolff no es nada descartable que Max y Lewis vuelvan a encontrarse en pista y acaben ambos eliminados. Ante esa circunstancia Pérez sería el principal favorito para lograr el triunfo. Por ello el propio piloto mexicano reconoce que “ser campeón del mundo es su máximo objetivo, pero llevarse la victoria en el Gran Premio de México sería un momento único en mi carrera”.

Prueba de la pasión que se ha desatado en la capital azteca alrededor de la figura de Sergio Pérez es la exhibición el miércoles pasado del piloto mexicano con su Red Bull en el Paseo de Reforma, la principal arteria de la ciudad. No cabía un alma en el improvisado circuito urbano y el equipo de las bebidas energéticas, fieles a su buen instinto comercial, lograron el evento de activación de patrocinio más exitoso de toda la temporada.

Checo ya lleva muchos años en la brecha para soportar la presión, pero ahí es nada el reto: ganar por primera vez en la historia ante tu público y superar a un piloto que bajo la lluvia decían que era mejor aún que Senna.

La Fórmula 1 ha llegado ya al Autódromo Hermanos Ricardo y Pedro Rodríguez, para la disputa este fin de semana del Gran Premio de México. Y Checo Pérez aspira a batir los récords de sus legendarios compatriotas. El circuito mexicano es el mejor homenaje que podían recibir los míticos hermanos en la ciudad azteca.

Reino Unido Mónaco Max Verstappen
El redactor recomienda