Los peligros de la "generación Sainz" por llegar a la F1 sin la lección aprendida
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
PROBLEMAS CON LOS LIMITES

Los peligros de la "generación Sainz" por llegar a la F1 sin la lección aprendida

El uso y abuso de las escapatorias de asfalto es consecuencia de la educación de muchos jóvenes pilotos en categorías inferiores, y la F1 lo está pagando ahora

Foto: Carlos sainz en el circuito de Austin
Carlos sainz en el circuito de Austin

El uso y abuso de las escapatorias de asfalto en la Fórmula 1 actual está provocando situaciones surrealistas como la vivida en la primera vuelta del Gran Premio. En dos ocasiones Carlos Sainz se salió de la pista antes de completar el primer giro, pero sólo en la segunda ocasión los comisarios decidieron que el madrileño había obtenido una ventaja injusta respecto a su perseguidor. A consecuencia de ello fue obligado ceder la posición a Lando Norris, aunque por error se hubiera hecho al otro McLaren de Daniel Ricciardo. Solo fueron varias entres muchas. Los comisarios deportivos de Austin no daban abasto y fue inevitable que llegaran muchas penalizaciones a destiempo o claramente contradictorias como las sufridas por Fernando Alonso.

La generación actual de pilotos en la que está encuadrado Carlos Sainz han crecido deportivamente con las escapatorias de asfalto, sustitutas de las puzolanas de grava que marcaban los límites de la pista, haciéndoles interiorizar una sensación de inmunidad que invita a abusar de estas escapatorias con más frecuencia de lo deseable. Pero no siempre fue así en el pasado.

Antiguamente, sacar las cuatro ruedas fuera de la pista suponía un severo contratiempo o el final de una carrera. Todos los pilotos eran también conscientes que no podían alegremente empujar a un piloto fuera de la pista, porque significaba una enorme situación de riesgo e incluso también para uno mismo. Sin embargo, cuando los pilotos llegaban a la máxima categoría del automovilismo estaban ya muy bien entrenados en lo carísimo que salía poner siquiera una rueda por fuera del asfalto. En accidentes o en sanciones.

placeholder Ayrton Senna cuando ganó el Festival de Fórmula Ford en 1981,
Ayrton Senna cuando ganó el Festival de Fórmula Ford en 1981,

Los beneficios de la ‘mano dura’

En el Festival de Fórmula Ford se graduaban las futuras estrellas del automovilismo en el pasado, donde se aprendía a pelear al límite, pero respetándose en el cuerpo a cuerpo y también los límites de pista. Se trataba de una prueba de final de temporada a la que acudían hasta 200 pilotos procedentes de todos los campeonatos de la fórmula de promoción más popular de aquella época. Las luchas eran a cara perro y el mero hecho de entrar entre los 30 mejores de la gran final ya se podía calificar como de un enorme éxito.

Esta prueba se realizaba siempre en el circuito de Brands Hatch, con los comisarios alerta y muy severos en evitar que los pilotos tomaran ventajas inapropiadas. Para poner orden a cerca de 200 jóvenes fogosos no quedaba otro remedio que la mano dura y los comisarios no titubeaban en sancionar a todos aquellos pilotos que se pasaran de la raya. Los partes de sanciones eran tantos que en ocasiones más de media parrilla estaba sancionada. Eso sí, en los cuartos de final o en las semifinales, cuando el tema se ponía serio y se peleaba a cuchillo todos los pilotos iban ya más derechos que una vela.

Carlos Sainz padre, participó en esta prueba cuando ganó en España la ‘Marlboro Challenge’ que premiaba al piloto español con mayor futuro. ‘Senior’ podría dar fe sin duda a su hijo de los beneficiosos efectos de la mano dura a tiempo con el pelotón. Pero ahora vivimos otros tiempos y no hay valor suficiente por parte de los comisarios para sancionar de inmediato a todos los pilotos que hayan hecho excursiones por fuera de la pista. La lista sería escandalosamente larga.

placeholder Carlos sainz padre supo de la mano dura de los comisarios para respetar los límites en el Festival de Fórmula Ford de 1982
Carlos sainz padre supo de la mano dura de los comisarios para respetar los límites en el Festival de Fórmula Ford de 1982

Difícil solución

Sólo en la primera curva del GP de las Américas habría que haber sancionado por invadir la escapatoria como mínimo a Verstappen, Sainz y Tsunoda. Durante el resto de la carrera el libro de sanciones por el mismo motivo habría alcanzado casi a la mitad de la parrilla. De haber sido así en Austin se habría provocado un gran escándalo. Es lo que pasa cuando durante toda la temporada se ha tenido mucha manga ancha. Pero si en la primera carrera de Bahrein hubieran empezado a caer sanciones a tutiplén, todos los pilotos se tomarían con mucha menos ligereza salirse por fuera del asfalto.

Es un problema que la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) arrastra desde hace tiempo. Cuando han querido solucionarlo han generado más problemas de los que arreglaban. Como con las bananas que, además de destrozar las suspensiones de los coches, podía hacerlos despegar dependiendo del ángulo de entrada. El anterior delegado de seguridad de la Real Federación Española de Automovilismo, Arturo Fernández de la Puente, presentó a la comisión de seguridad un prototipo de bordillos delimitadores que están fase de estudio y persigue el mismo efecto disuasor de las ‘bananas’, pero sin sus peligros, al estar situados al mismo nivel de la pista.

placeholder El abuso de los límites de pista en la F1 está provocando gran inconsistencia en los comisarios
El abuso de los límites de pista en la F1 está provocando gran inconsistencia en los comisarios

Lección aprendida para siempre

Otra posible solución es la empleada en muchas pistas de karting que, en remoto o a través de un sistema instalado en los propios coches, se reduce la velocidad cuando se han sobrepasado los límites. Hay también una fórmula que se ha probado con éxito en MotoGP: hacer una ‘long lap’ (tomar un trazado alternativo más largo) cuando has cometido una infracción. La tecnología del ‘ojo del halcón’ del tenis determinaría con una precisión absoluta al piloto cuándo ha sobrepasado los límites de la pista y obligaría a hacer de forma inmediata ese recorrido más largo sin necesidad de contraproducentes deliberaciones de los comisarios, como tan a menudo ocurre.

A medida que sean normas que obliguen a su cumplimiento a través de automatismos, se va a liberar presión a los comisarios para ejercer su labor. Hay que reconocer que, aun con clamorosas contradicciones en el criterio, tampoco es fácil aplicar el reglamento con una jauría en las redes sociales metiendo presión. Los comisarios del Festival de Fórmula Ford tenían la ventaja de su anonimato, de igual forma que los pilotos ‘festivaleros’ aprendían quizás para siempre que se corre dentro de los límites de la pista y ni un milímetro más allá.

El redactor recomienda