Sergio Pérez y la guadaña de Helmut Marko que puede volverse contra el propio Red Bull
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LLEGAN LOS AVISOS AL MEXICANO

Sergio Pérez y la guadaña de Helmut Marko que puede volverse contra el propio Red Bull

Checo Pérez ya sufre la enorme presión que está aplicando Marko y Horner, la misma de sus predecesores junto a Max Verstappen, pero que puede terminar como un arma de doble filo

placeholder Foto: A pesar de su experiencia, Pérez ya empieza a sufrir en Red Bull como sus predecesores
A pesar de su experiencia, Pérez ya empieza a sufrir en Red Bull como sus predecesores

El mexicano Sergio Pérez’está teniendo problemas tal y como se esperaba en su adaptación a RedBull. Desde la marcha de Daniel Ricciardo, ningún piloto ha logrado hacer funcionar el segundo coche del equipo austríaco y Helmut Marko empieza a presionar.después del rendimiento del mexicano tras el Gp de España

Aunque Checo Pérez está proporcionando puntualmente destellos de su clase, está sufrienbdo para estar cerca de Max Verstappen en entrenamientos y carrera de forma regular. El segundo asiento del equipo austríaco ya adquirido la imagen de una especie de silla eléctrica con el Dr. Helmut Marko al mando. Checo fue valiente aceptando el reto de intentar brillar allí donde previamente fracasaron Pierre Gasly o Alex Albon, pero justo después de la carrera de Barcelona admitía las dificultades con las que se está encontrando para extraer el 100% del rendimiento de su vehículo: “Cada vez que termina el fin de semana, desearía que empezará justo en ese momento. Con lo limitado que ésta el tiempo en pista hoy día es dificilísimo sacar el cien por cien”, afirmaba con cierta amargura el mexicano.

placeholder Checo Pérez está encontrándose en Red Bull unas cartas más difíciles de manejar de lo esperado ante la falta de tiempo en pista con su Red Bull
Checo Pérez está encontrándose en Red Bull unas cartas más difíciles de manejar de lo esperado ante la falta de tiempo en pista con su Red Bull

No apto para cualquiera

No sólo el estilo de Max Verstappen es muy particular y hace la vida difícil a otros pilotos en RedBull. El monoplaza austríaco es de los más radicales de la parrilla, con su agresivo concepto de chasis inclinado hacia delante. Cuando vienes de coches de tan distinto concepto aerodinámico necesitas horas de vuelo y mucho estudio de la telemetría de Verstappen para trabajar en los sitios donde se pierde tiempo. “Esto es justo o la parte que más estoy trabajando, -comentó Checo-, el problema es que cada circuito es diferente y lo que averigüe aquí, no necesariamente es aplicable en la siguiente carrera. Estoy adaptando mi estilo y espero pronto ser capaz de dar lo mejor de mí”.

Aunque suene a excusa las dificultades de adaptación a un estilo de conducción concreto, es una canción similar en todos los pilotos que han cambiado o estrenan montura este año, incluido el mismísimo Fernando Alonso. Checo es indiscutiblemente un gran piloto e incluso con esas dificultades ha logrado estar ocasionalmente más cerca de Verstappen que sus predecesores. Da qué pensar hasta qué punto influyen en el pilotaje las características de un vehículo recordando el caso de Pierre Gasly, capaz de rodar mas rápido con el coche ‘malo’ como AlphaTauri, que cuando lo hacía con el RedBull.

Tanto puede llegar a influir la inadaptación a un coche, que un indiscutible talento como Juan Pablo Montoya abandonó McLaren en 2006 a mitad de temporada por su inadaptación a las características extremas de su coche. El colombiano reconoció lo poco que le seducía jugarse el pellejo para estar muy lejos tanto de su compañero de equipo Kimi Raikkonen, como de las posiciones de cabeza. Pedro de la Rosa sustituyó desde mitad de temporada a Montoya y sin llegar al nivel de Raikkonen y brilló a gran altura. El secreto radicaba que había participado en el desarrollo de un coche que, aunque se adaptara como un guante al estilo de conducción de Kimi, al menos había podido realizar con el mas de 15.000 kilómetros de pruebas en circuito.

El contraste de aquella es notable cuado se recuerdan los apenas día y medio que con los que ha contado Pérez, lo que explica muchas cosas. Mas aún teniendo en cuenta que sus predecesores en RedBull al menos tuvieron acceso al simulador del equipo, tanto en su condición de candidatos cuando formaban parte del equipo filial Alpha Tauri como cuando ascendieron al equipo titular. Ni siquiera esa opción tuvo el año pasado el mexicano.

El caso de Honda y Márquez

Es habitual que el desarrollo de un vehículo se centre alrededor del estilo de conducción del piloto que esté dando mas resultados al equipo, pero esta es una espiral que complica la vida a los pilotos compañeros del piloto estrella, creando una situación muy peligrosa si ese piloto decide marcharse del equipo, tal y como ha sucedido en MotoGP con Honda HRC y la ausencia de Marc Marquez durante un año por lesión.

Nada hay peor al gestionar a un equipo y un piloto que presionarle echándole en cara que si el coche va rápido con el otro piloto tiene que ‘ponerse las pilas’ e intentar hacer las cosas que hace el compañero de equipo. Sistemq que podría compadecerse cuando se habla de un debutante, pero no con un tricampeón como Jorge Lorenzo, quien encontró inconducible una moto que era una prolongación del cuerpo de Marc Marquez. Poner todos los huevos en la cesta de un piloto es un error. Jorge Lorenzo dejó Honda HRC y ningún piloto, ni siquiera Alex Marquez, el hermano de Marc, ha sido capaz de llevar esa moto a la victoria. Tan notoria ha sido la mediocridad de los resultados de la Honda sin su piloto estrella, que en Japón se han dado cuenta del enorme peligro de focalizar todo el desarrollo técnico, exclusivamente al gusto de un piloto.

El futuro de Verstappen

¿Cuál será el futuro de de Max Verstappen? Llamado en su momento a batir todos los récords de precocidad, su frustración cada día es mayor. Estrellarse un año tras otro frente a la superioridad del dúo Hamilton Mercedes, es posible que se plantee cambiar de barco ahora que Lewis Hamilton acaba contrato este año. Toto Wolff seguro que estudia con la situación contractual de Verstappen en sus negociaciones con Lewis Hamilton, por lo que para RedBull sería muy suicida si no contempla un plan B.

A tenor de la competitividad mostrada por Mercedes y Hamilton en Barcelona, el campeonato se antoja difícil para Verstappen se antoja difícil, o lo suficientemente complicada como para que Red Bull no pueda retener a su piloto franquicia. Bien haría por tanto el Dr. Helmut Marko de mimar a Checo Pérez y dotarle de todas las herramientas y confianza necesarias para que el mexicano sea capaz de aplicar todo su talento a sus coches. Si la receta es amenazar con la guadaña y decirle que ‘estas son las lentejas’, ojo, porque Red Bull tiene ya un frente abierto con la marcha de Honda en 2022. Si perdieran a Verstappen sin haber hecho los deberes con Checo, las consecuencias pueden ser fatales.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Helmut Marko Max Verstappen Fernando Alonso Sergio Pérez
El redactor recomienda